Los templos abrazan la limosna digital

Un joven utiliza uno de los cepillos electrónicos que se encuentran dentro de la Catedral . / EDU BOTELLA / AGM
Un joven utiliza uno de los cepillos electrónicos que se encuentran dentro de la Catedral . / EDU BOTELLA / AGM

La Catedral dispone de cuatro cepillos electrónicos implantados por Banco Sabadell

Alberto Gómez Avilés
ALBERTO GÓMEZ AVILÉS

Las nuevas tecnologías también han llegado a los templos. Las posibilidades que brindan los avances tecnológicos se han puesto al servicio de los feligreses que deseen actualizar el modo en el que harán llegar sus limosnas y donaciones. La Catedral de Murcia es uno de los enclaves que ha abrazado las últimas novedades que han visto la luz recientemente.

Desde el 23 de mayo tiene instalados en su interior cuatro cepillos electrónicos. La idea se la trasladó el Banco Sabadell al Cabildo de la Catedral. La entidad financiera ha diseñado un prototipo que está operando bajo el nombre del proyecto 'Done'. La experiencia desembarcó en España en la catedral de La Almudena de Madrid y se ha ido extendiendo de forma paulatina.

Este año, por ejemplo, también han estrenado este sistema tres parroquias de Bilbao y está presente en otras de Valencia. Dentro de la Región de Murcia, al primer sitio al que llegó fue a la parroquia Nuestra Señora de las Lágrimas de Cabezo de Torres. Los dispositivos que allí se instalaron permiten la entrega telemática de donativos de 2, 5, 10 ó 15 euros.

Los aparatos permiten que los pagos se puedan hacer con móviles, relojes y tarjetas de débito o crédito. «La intención es dar más opciones a los interesados en hacer donaciones», argumenta el deán

Esta iniciativa apareció en Estados Unidos y no tardó en expandirse por otros puntos como Francia, Gran Bretaña y Australia.

Ahora está presente también en uno de los enclaves más emblemáticos y que concentra más interés turístico de Murcia como es su catedral. «Dentro de unos meses se podrá valorar mucho mejor la experiencia, pero los primeros días están transcurriendo bien porque es un servicio limpio y rápido», explica a 'La Verdad' el deán del complejo catedralicio, Juan Tudela.

El hecho de que el servicio se encontrara activo en catedrales y parroquias de otros puntos de España animó a que la idea se probara también en la catedral murciana. Dentro del templo, se han instalado cuatro cepillos electrónicos, que se encuentran ubicados al lado de las puertas de acceso al templo. Los dispositivos son táctiles. El usuario debe seleccionar la cantidad que desea abonar y el pago se puede realizar con tarjeta de débito o de crédito. De igual manera, los teléfonos móviles y los relojes digitales son otros soportes con los que se puede realizar el pago de forma directa.

En la actualidad existen aplicaciones móviles que posibilitan la realización de este tipo de transacciones digitales de manera segura. En el caso de la catedral de Murcia, «el usuario puede elegir de forma táctil en la pantalla si desea realizar una donación de 5, 10, 15 ó 19 euros», detalla Juan Tudela, quien también argumenta que «la intención es dar más opciones a los interesados en hacer donaciones».

El dinero recaudado en estos dispositivos, que también permiten que la entrega se realice en efectivo en uno de los soportes que ofrece, tendrá como destino el sostenimiento del complejo catedralicio. «El fin es contribuir a los gastos de mantenimiento que son necesarios sufragar para que el templo luzca de la mejor manera posible», argumenta Juan Tudela.

Los dispositivos llevan activos diez días y la medida se estrenó en la Región en la parroquia de Cabezo de Torres

Buena acogida

Aunque los cepillos electrónicos todavía se encuentran casi recién instalados, lo cierto es que su acogida entre los feligreses de la catedral está siendo buena. «Es una buena manera de acercarse a los jóvenes y fomentar que la gente pueda dar limosna de una forma sencilla», aclara María, vecina de Murcia.

En la misma línea, Tudela también manifiesta que «es indudable que en los tiempos actuales la población tiende de una manera evidente a llevar cada vez menos dinero encima. Por eso, estos cepillos pueden representar una buena alternativa para los que deseen realizar algún donativo».

Marcos es un joven que ya ha usado el cepillo electrónico y asegura que su experiencia es muy positiva porque «el sistema es muy intuitivo y el mecanismo de uso muy simple. Me parece un acierto que estén en la catedral porque es un lugar al que acude todos los años mucha gente y así se pueden multiplicar los donativos para ayudar a mantener la catedral lo mejor posible». La intención de la diócesis es que este sistema pueda llegar a más parroquias en los próximos meses.