Sufre graves quemaduras en el interior de un concesionario abandonado

Cordón policial en el lugar del suceso. /I. Rosique
Cordón policial en el lugar del suceso. / I. Rosique

LA VERDAD Murcia

La Policía Nacional ha abierto una investigación con el fin de esclarecer cómo un empresario del sector del ocio acabó ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen de la Arrixaca con graves quemaduras en su cuerpo. Las primeras informaciones apuntan a que este hombre, de 51 años, se acercó hasta un concesionario de coches abandonado en la avenida del Rocío, en la zona de Atalayas, próximo a su negocio, harto de las molestias que afectan a su establecimiento por las basuras y la suciedad que se acumulan en dicha nave. Ese local sirve de refugio a indigentes y toxicómanos, que con frecuencia se enzarzan en trifulcas. El posible arrebato para, al parecer, intentar acabar por su mano con esos problemas terminó mal. Los agentes encargados de la investigación tratan de arrojar luz acerca de cómo se vio envuelto por las llamas. En principio, todo apunta a que fue un accidente, según la Policía. El fuego se extendió por una parte del sótano del edificio debido a la gran cantidad de basura inflamable que había acumulada.

Un trabajador de la zona prestó los primeros auxilios al herido. Hasta el lugar se desplazaron policías y bomberos, además de un equipo sanitario. Un ambulancia trasladó a la víctima hasta el centro sanitario de El Palmar, donde quedó ingresado en la UCI. Su estado era muy grave al cierra de esta edición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos