La rueda de La Ñora lucirá su valor en un entorno remozado entre sendas verdes

La rueda se integrará en un nuevo espacio ajardinado en el que dominará la vegetación y las zonas para el esparcimiento. / LV
La rueda se integrará en un nuevo espacio ajardinado en el que dominará la vegetación y las zonas para el esparcimiento. / LV

El Ayuntamiento tiene listo el proyecto para que entre en fase de contratación y sea una realidad en 2020

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Uno de los emblemas que está más arraigados a la huerta de Murcia como es la rueda que se encuentra en la pedanía de La Ñora recuperará su esplendor con la ejecución de un plan de recuperación que se pondrá en marcha durante los próximos meses.

Los técnicos municipales tienen terminado el proyecto de ejecución. A falta de pequeños flecos, el documento se someterá en breve a proceso de contratación y las obras comenzarán de inmediato. Las tareas proyectadas buscan adecuar y poner en valor la noria y todo su entorno, así como el acueducto que también se encuentra en este enclave histórico. Desde el Ayuntamiento diseñaron una actuación especial de intervención y recuperación de este lugar, cuya recuperación llevan pidiendo desde hace años los cerca de 5.000 habitantes que tiene La Ñora.

El proyecto, que ha liderado el arquitecto Antonio Abellán, fue expuesto a los ciudadanos y a la Junta Municipal, que preside Jesús Aliaga. De hecho, se introdujeron algunas modificaciones para recoger el criterio que había expuesto el vecindario. En el entorno de la rueda discurren dos acequias. Una es la de Churra la Vieja y otra la de Alfatego. Ambas serán recuperadas y acondicionadas. Se integrarán en sendas verdes por las que el peatón podrá caminar en un entorno natural. Los taludes vegetales serán elementos que estarán presentes sobre el cauce de estas acequias.

Sobre las acequias Alfatego y Churra la Vieja habrá espacios ajardinados en los que se podrá pasear

Las nuevas zonas ajardinadas también serán protagonistas en un proyecto que supondrá la inversión de 400.000 euros para acondicionar una superficie de 4.037 metros cuadrados. Para reducir al máximo el impacto en la zona, la circulación de vehículos se restringirá únicamente a residentes. Entre las especies naturales que estarán presentes compartirán terreno las agrícolas con las ajardinadas «para crear un espacio que sea un auténtico huerto-jardín» precisan desde la Concejalía de Desarrollo Sostenible, responsable del proyecto.

Entre las actuaciones a desarrollar se encuentra un paseo peatonal de nueva creación que servirá para conectar La Ñora con la rueda por medio de la sustitución de la banda de aparcamiento y las aceras que existen en la actualidad por otras nuevas que estarán acompañadas de un parterre lineal de arbolado que dotará de muchos más espacios de sombra al paseo.

La idea es crear una área arqueológica que permita hacer excavaciones en el futuro de forma eficiente

En cuanto al tráfico, la idea de los técnicos es la de mantener un carril único hasta más allá del terreno sobre el que se va a trabajar. Con esta decisión los expertos buscan superar los problemas de «estrangulamiento» a los que tiene que hacer frente el peatón en la zona.

De forma paralela a estos trabajos también está ideada la construcción de un jardín que se encuentre paralelo al acueducto. El planteamiento pasa por ampliar el jardín que existe ahora y alejarlo de las edificaciones y las tapias existentes. Apostar por estos trabajos también entraña un interés patrimonial porque, si se distribuye el espacio de esta manera, «se creará una área de reserva arqueológica que posibilitará que se puedan realizar en el futuro excavaciones que permitan conocer la parte de la Rueda que se encuentra enterrada».

Cauces abiertos

Uno de los objetivos principales del proyecto, que verá la luz durante 2020 tras cinco meses de trabajo, es ensalzar el nudo de acequias que existe en el entorno. Para plasmar esta idea, los expertos apuestan por la creación de cauces abiertos sobre el par de acequias que pasan por debajo de donde se van a realizar las actuaciones y que en la actualidad se encuentran ocultas. Los trabajos tratarán también de rendir homenaje a la Churra la Vieja y la Alfatego, las acequias de la zona. Al comienzo de la senda verde que recorrerá cada una de ellas se instalarán sendos monolitos de mármol blanco que recogerán sus nombres para situar a los visitantes. Pegado a la calle Rueda está proyectado un jardín triangular que, por las especies que lo formarán, será un espacio etnobotánico.

Más