La recuperación de las arcas públicas hace que cada murciano deba 138 euros menos

El tranvía, causa de que el Ayuntamiento tenga que pedir permiso para solicitar préstamos, a su paso por la avenida Juan Carlos I de Murcia. / juan carlos caval / agm
El tranvía, causa de que el Ayuntamiento tenga que pedir permiso para solicitar préstamos, a su paso por la avenida Juan Carlos I de Murcia. / juan carlos caval / agm

La cuantía pendiente del Ayuntamiento con los bancos baja un 25% desde 2014, pero la imputación de la deuda del tranvía obliga otra vez a pedir permiso para concertar créditos

David Gómez
DAVID GÓMEZ

La recuperación que han experimentado las arcas municipales en los últimos cuatro años, como consecuencia de la mejora general de la economía, ha permitido que la deuda del Ayuntamiento de Murcia con los bancos se haya reducido en más de un 25% y que cada murciano deba ahora una media de 381 euros, 138 menos que en 2014, según los datos -actualizados a 30 de junio de 2018- con los que cuenta el concejal de Hacienda y Contratación, Eduardo Martínez-Oliva.

El edil asegura que la deuda financiera a largo plazo del Consistorio murciano ha pasado de 193 millones de euros en 2014, antes de que llegara José Ballesta a la alcaldía de Murcia y él asumiera el control de las cuentas públicas, a los 150 contabilizados a fecha de 30 de junio. Aunque en los informes que figuran en el proyecto de Presupuestos municipales para 2018, que el Pleno de la Corporación aprobará el 28 de agosto gracias al acuerdo alcanzado entre PP y Ciudadanos, se avanza que el Ayuntamiento de Murcia cerrará este ejercicio de 2018 con un endeudamiento de 161 millones de euros. En cualquier caso, la mejora de la situación con respecto a hace cuatro años es evidente.

Según los documentos que constan en los Presupuestos de Murcia para 2018, a los que ha tenido acceso 'La Verdad', el Consistorio tendrá a final de año pendientes de amortizar un total de 122 millones de euros con entidades financieras privadas, mientras que con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que es un organismo público, la deuda alcanza los 14,2 millones. La mayor cantidad se le debe al BBVA, al que todavía se le tienen que pagar casi 35 millones de euros, por los 30,7 pendientes de abonar a Cajamar, los 21,3 millones que se le adeudan a Banco Santander y los 12,2 que corresponden a Bankia.

El concejal de Hacienda destaca que en los últimos años no se ha utilizado la póliza que se contrata para evitar la falta de liquidez

Martínez-Oliva señala que a la hora de calcular el endeudamiento municipal hay que diferenciar la deuda a corto plazo de la de largo plazo. La primera se refiere a las pólizas de tesorería que se conciertan para garantizar la liquidez y se cancelan en el mismo año. El concejal explica que cada año se pide menos dinero (de los 35 millones de 2014 a 20 en este año), «y desde 2015 en ningún ejercicio se ha utilizado porque no ha sido necesario». La deuda a largo plazo, en cambio, es la que se contrata con los bancos para financiar las inversiones. «En cada ejercicio presupuestario desde 2014 se amortiza más de lo que se pide», indica el responsable económico.

Una deuda virtual

En estas cifras que ofrece el delegado municipal de Hacienda no se tiene en cuenta, sin embargo, el coste de la construcción y explotación del tranvía (173 millones), que computa desde hace dos años como deuda del Ayuntamiento de Murcia a ojos de la Intervención General del Estado, pero que la entidad local no considera como tal a efectos reales, ya que el préstamo lo abona exclusivamente la empresa que gestiona este medio de transporte.

No obstante, pese a las consideraciones del equipo de gobierno del Partido Popular, lo cierto es que este lastre del tranvía hace que la entidad local murciana supere la ratio establecida por el Estado (que debe ser inferior al 75% de los ingresos corrientes liquidados) y obliga a que se tenga que obtener el permiso del Ministerio de Hacienda cada vez que se quieren cerrar nuevas operaciones de crédito. Así sucederá este año, en el que el Ayuntamiento de Murcia tiene previsto solicitar préstamos bancarios por importe de 24 millones de euros, con el objetivo de financiar las obras que se incluyen en el anexo de inversiones de las cuentas públicas de 2018.

Un informe aconseja que solo las inversiones que se vayan a realizar se incluyan en los Presupuestos

Eduardo Martínez-Oliva recuerda que el Consistorio presentó en su día un recurso contencioso administrativo, todavía pendiente de resolver, contra la imputación de esta deuda por parte de la Intervención del Estado, pues la considera «injusta a todos los niveles» y la atribuye «a una mano negra».

Intervención da un aviso

Por otra parte, entre los documentos que se han incluido en el proyecto de Presupuestos municipales para 2018 consta un informe realizado por el servicio de Intervención en el que se realizan una serie de recomendaciones a seguir.

Entre estos consejos, destaca el de «financiar en cada ejercicio tan solo las inversiones que se pretendan ejecutar en el mismo, y el resto tratarlas en un contexto plurianual de gasto». Considera Intervención que «la mencionada inejecución de inversiones ocasionará un incremento de los excesos de financiación a final del ejercicio, ya de por sí elevado en nuestro ayuntamiento, que tras su obligatoria incorporación a los años siguientes incrementará peligrosamente el margen de disponibilidad de gasto sobre lo inicialmente consignado».

Reclama por tanto este organismo «la máxima atención en la gestión» en este ejercicio y apela «a la prudencia en la ejecución de los gastos, acompasándolos a la verdadera ejecución de los mismos».

«Los funcionarios me dicen que nunca han visto tan saneado este consistorio

El concejal de Hacienda y Contratación, Eduardo Martínez-Oliva, asegura que la reducción de la deuda en estos años ha sido posible «por una gestión muy responsable por parte de este equipo de gobierno, que se ha regido siempre de la máxima responsabilidad en el uso del dinero público». Dice el edil que se ha conseguido aminorar el endeudamiento sin que esto suponga una merma en los servicios públicos que se prestan, ni tampoco que los murcianos tengan que pagar más impuestos. «Al contrario, pues llevamos cinco años seguidos bajando tasas. Los funcionarios de la parcela económica me dicen que nunca han visto el Ayuntamiento de Murcia tan saneado como ahora», presume el responsable de Hacienda, quien destaca la capacidad de sus compañeros de grupo para captar fuentes de financiación externas, que permiten acometer muchas inversiones sin que ello suponga llenar más la mochila de la deuda para la institución municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos