Reclaman más de 40.000 euros al Ayuntamiento de Murcia por los daños que causó el ficus de Santo Domingo

El ficus de Santo Domingo, en el momento de la caída, el pasado 16 de junio de 2017. /Javier Carrión / AGM
El ficus de Santo Domingo, en el momento de la caída, el pasado 16 de junio de 2017. / Javier Carrión / AGM

El Ayuntamiento indica que la responsabilidad será asumida por STVG, empresa concesionaria del mantenimiento de jardines y arbolado

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

No hubo víctimas mortales ni heridos de gravedad, salvo una mujer que tuvo que ser trasladada al hospital, pero sí provocó daños materiales en ventanas y porterías del vecindario y de los comercios de la plaza de Santo Domingo, así como en el mobiliario urbano de algunos bares, cafeterías y heladerías de la zona. Ahora, casi dos años después, se tiene conocimiento de que una decena de particulares y empresas que se vieron perjudicadas por la caída de varias ramas del ficus en junio de 2017, con varias toneladas de peso, reclaman al Ayuntamiento de Murcia una indemnización de más de 40.000 euros.

La mayor parte de las reclamaciones se refieren a los daños sufridos en fachadas, puertas y ventanas de los inmuebles de la zona que se vieron afectados por este suceso, que se produjo el 16 de junio de 2017, al filo del mediodía. Entre los demandantes, se encuentra el dueño de un negocio ubicado en la citada plaza, que reclama una indemnización de 1.730 euros por los perjuicios que sufrió al tener que paralizar su actividad a raíz de la caída de las ramas y hasta que la zona pudo volver a la normalidad.

Las mayores cantidades, que superan en cada caso los 10.000 euros, son las presentadas por los perjuicios sufridos por un furgón que se encontraba en la plaza cuando se produjo la caída de las ramas y por los daños causados en la fachada de un local. Como consecuencia del siniestro, según el atestado que levantó la Policía Local aquel mismo día, resultó herida una mujer, que tuvo que ser trasladada a un hospital del municipio de Murcia.

El instructor del expediente incoado en el Ayuntamiento propone la desestimación de las reclamaciones, presentadas por la vía de la responsabilidad patrimonial que incumbe a la Administración cuando se produce un anormal funcionamiento de los servicios públicos. Y añade que, en todo caso, la responsabilidad debe ser asumida por la empresa adjudicataria del contrato del servicio de conservación y mantenimiento de los jardines y arbolado del Ayuntamiento de Murcia, STVG. A lo largo de la tramitación del expediente, esta empresa propuso la desestimación de todas las reclamaciones al considerar que el siniestro se produjo por causa de fuerza mayor.

El expediente de responsabilidad patrimonial, que siguió el Ayuntamiento como consecuencia de las reclamaciones interpuestas por los daños ocasionados por la caída de parte del ficus de la plaza de Santo Domingo, se tramitó por el servicio de responsabilidad patrimonial. El estrés hídrico por el calor fue una de las causas de que se resquebrajaran las ramas. Para evitar episodios como el de 2017, se realizan inspecciones frecuentes y el Ayuntamiento no va a permitir que adquiera grandes dimensiones.

Destrozos en ventanas y fachadas de Santo Domingo

El concejal de Hacienda y Contratación, Eduardo Martínez-Oliva, afirma que «hubo diez reclamaciones, de las que cuatro fueron presentadas por una compañía de seguros por daños en ventanas y fachadas en el edificio por ellos asegurado. Así, se declaró responsable a la empresa STV Gestión en aquellas reclamaciones que se ha acreditado el importe de los daños, en concreto, en cinco de las diez presentadas, cuyo importe hace un total de 28.582 euros».

Según el edil, «la empresa STV ha de responder de los daños y perjuicios causados a terceros, ya que así viene establecido en el contrato. STV tiene la obligación de tener concertado un seguro de responsabilidad civil que cubra esos daños».

El pliego de condiciones establecía en el apartado 8.3 de responsabilidad del contratista que «el adjudicatario será responsable de las consecuencias que se deduzcan para el Ayuntamiento o para terceros por las omisiones, errores, métodos inadecuados o conclusiones incorrectas en la ejecución del contrato. Será obligación del adjudicatario indemnizar todos los daños y perjuicios que se causen como consecuencias de las actuaciones que se realice en la ejecución del presente contrato».