Rebajan una indemnización por robo porque la caja fuerta no superaba los 100 kilos

Palacio de Justicia de Murcia./Nacho García / AGM
Palacio de Justicia de Murcia. / Nacho García / AGM

La Audiencia Provincial de Murcia reduce de 16.100 a 12.100 euros la compensación tras la sustracción de unas joyas en una vivienda

EFEMurcia

La Audiencia Provincial de Murcia estimó el recurso presentado por una compañía de seguros y rebajó de 16.100 euros a 12.100 euros la indemnización fijada por un Juzgado de Primera Instancia de Cieza porque la caja fuerte en la que se encontraban las joyas robadas no superaba los 100 kilos de peso. La sentencia señala que el Juzgado, en su resolución de octubre de 2017, estimó la demanda presentada por la compañía y condenó a la aseguradora al abono de la suma de 16.100 euros, cantidad a la que ascendía el valor de lo robado.

En su recurso, la demandada, que había reconocido la existencia del robo y del seguro concertado, así como la entrada en la vivienda por la ventana de la planta superior, consideró, por el contrario, que no estaba probada la entrada en la parte baja del inmueble. Lleva a esa conclusión porque si bien los sensores de la planta alta sí se había activado por la entrada de los ladrones, no había ocurrido lo mismo con los que se encontraban colocados en la planta baja. También consideró extraño que aunque en el edificio había una caja de seguridad «grande» se dejaran efectos en la caja pequeña, que no estaba anclada a la pared.

La sentencia de la Audiencia, que tiene como ponente a Miguel Ángel Larrosa, rebaja los 900 euros reconocidos por el Juzgado a 600 euros, ya que las condiciones de la póliza exponían que ese sería el tope a indemnizar por el dinero en metálico que hubiera en el inmueble, se encontrara este donde se encontrara antes del robo.

En cuanto a las joyas, la sala comenta que la póliza también era clara al señalar que el tope a indemnizar por este concepto sería de 3.000 euros si la caja fuerte en la que se encontraba no superaba los cien kilos de peso o no se hallaba empotrada en la pared. El tribunal indica que no cabe pensar que tuviera ese peso mínimo, ya que los ladrones entraron y salieron por una ventana de la planta superior, «y una caja de un peso tan elevado habría sido difícil sacarla por dicha vía».