«Queremos potenciar los puntos violeta para frenar la violencia y las agresiones sexistas»

La concejal de Derechos Sociales y Familia, Pilar Torres, en la puerta de La Merced, muy cerca de su despacho ubicado en la plaza Beato Andrés Hibernón. /Alfonso Durán / AGM
La concejal de Derechos Sociales y Familia, Pilar Torres, en la puerta de La Merced, muy cerca de su despacho ubicado en la plaza Beato Andrés Hibernón. / Alfonso Durán / AGM

«Es un orgullo llevar 20 años casada con Javier Ruano, empapándome de lo que me ha transmitido a nivel político», confiesa Pilar Torres Díez, concejal de Derechos Sociales y Familia en el Ayuntamiento de Murcia

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

Murciana de toda la vida, nacida el 26 enero de 1975, y «felizmente casada» con el exdiputado nacional del PP Javier Ruano, la nueva concejal de Derechos Sociales y Familia, Pilar Torres, encara esta nueva etapa con mucha ilusión. Su experiencia profesional como psicóloga aeronáutica, primero, y después como técnico de apoyo a la investigación en adicciones de la Consejería de Salud -puesto del que está en excedencia- asegura que han contribuido a desarrollar en ella una gran vocación de servicio que está dispuesta a demostrar en los próximos cuatro años. Madre de tres hijas -Elena, Piti (diminutivo familiar que también utiliza la familia con Pilar) y Carla, de 18, 17 y casi 16 años, asegura que su familia ha sido la primera que la ha apoyado para aceptar su entrada en el equipo de gobierno municipal.

-¿Por qué aceptó la oferta de José Ballesta?

-Cuando se puso en contacto conmigo, antes de las elecciones municipales, para mí fue una sorpresa porque aunque he estado muy vinculada al mundo de la política, siempre ha sido en un segundo plano, junto a mi marido. Mi primera respuesta fue: 'Ballesta, yo no soy política'. Estoy afiliada al PP y asumo los valores del partido pero no se me pasaba por la cabeza ponerme al frente de una gran responsabilidad municipal. Por otra parte, fue una gran satisfacción pensar que nuestro alcalde, el presidente regional del PP, Fernando López Miras, y Teo [Teodoro García Egea, secretario general del PP], que me conoce muchísimo, han confiado en mí para sumarme a este equipo del Ayuntamiento.

«He trabajado con tripulación de cabina en temas de emergencia y de gestión de estrés» Psicóloga aeronáutica

«Quiero poner salas de lactancia en tres centros municipales para uso público» Proyecto innovador

«Los valores se adquieren desde la cuna. La información también irá dirigida a los chicos» Violencia de género

«No tengo vacaciones pero me levanto a las 6.15 horas para tomar un café frente al mar. Me carga las pilas» Descanso

-¿Cómo llevó al principio que los medios la presentaran como la mujer de Javier Ruano?

-Para mí es siempre un orgullo ser hija de mis padres y esposa de mi marido, con quien llevo 20 años casada, empapándome de todo los que me ha transmitido a nivel político, que ha sido mucho. Él ha estado casi tres años de diputado regional y como responsable de economía en el Congreso y lo ha vivido como una experiencia maravillosa. A Javier le apasiona la política y, aunque actualmente por los resultados de las elecciones [iba el quinto en la lista al Congreso y el PP solo sacó dos diputados] no tiene esa vinculación directa, él está dispuesto a incorporarse de nuevo cuando lo necesiten. Mi marido es consultor de empresa familiar y en estos momentos está volcado en sus proyectos profesionales.

-¿Y qué hace una psicóloga aeronáutica en el Ayuntamiento?

-He sido una persona con mucha inquietud por los estudios y la formación. Me casé con 24 años y nos fuimos unos años fuera de Murcia. Vivimos en Bruselas, Barcelona, Madrid y Alicante hasta regresar a nuestra querida Murcia. En esos años tuve a mis tres hijas y, al volver, hice un máster de dos años en la Escuela de Negocios sobre gestión en recursos humanos. A través del Colegio de Psicólogos, me surge una propuesta en el sector aeronáutico para formar a técnicos operarios aeroportuarios, que es el personal que hay en tierra pero también la tripulación de cabina. Trabajamos con ellos en concienciación situacional, temas de emergencia y gestión de estrés porque esas personas son responsables durante el vuelo y los pasajeros depositan en ellas toda su confianza. Es un sector muy bonito, en una escuela privada a la que acudían con alta motivación porque los procesos de selección en el sector aeronáutico son cada vez más competitivos. Y nuestros alumnos salían muy preparados no solo en idiomas sino en ciertas competencias y habilidades. Han sido años muy gratificantes.

-También trabajó en la prevención de adicciones...

-Me encanta la docencia y compatibilicé mis clases de factor humano en Centros de Estudios Aeronáuticos (CEAE), como responsable del área de Levante, que incluía la delegación en Valencia, Alicante, Murcia y Almería, con el sector de las adicciones, que para mí es la cara más triste de la realidad que vivimos. Surgió una beca con la Fundación para la Formación e Investigación Sanitaria (FFIS), que depende del Servicio Murciano de Salud (SMS), y he estado bastantes años trabajando como a mí me gusta, desde la base, con las personas más vulnerables. Estuve en contacto con pacientes de los tres centros penitenciarios -Sangonera, Campos del Río y el Centro de Inserción Social (CIS)- porque quería conocer en profundidad ese sector, y me hice responsable de la escuela de formación Matrix. Han sido años de trabajo apasionante y en la última etapa he estado trabajando en la Consejería de Salud, revisando unas guías de prevención en las que hemos incorporado las nuevas tecnologías, que es una adicción más. Pedí mi excedencia cuando iba a tomar posesión, pero en la campaña electoral lo estuve compatibilizando.

-¿En qué le puede servir su experiencia profesional en esta etapa?

-Desde el primer momento que Ballesta me propuso ir en las listas, me ilusionó pensar en la Concejalía de Derechos Sociales porque creo que, con mi perfil profesional y mi forma de ser, encajo perfectamente. Es una concejalía donde trabajas por el bienestar social y con las personas más vulnerables y necesitadas. Y con mi experiencia, he desarrollado una gran vocación de servicio que tenía desde pequeña. Además he sido responsable de gestión en diferentes áreas, generando ese clima laboral en el que se agradece hacer equipo.

-El alcalde anunció que no daría vacaciones a sus concejales. ¿Cómo lo lleva?

-No vamos a tomar vacaciones y estoy volcada con mi equipo en hacer ese rodaje que es necesario para ser conocedora de las grandes áreas que asumo. Una de las cosas que he aprendido en este mes y medio es que tienes que estar muy informado para analizar las debilidades y fortalezas de tu concejalía. Todos los días tengo programados diversos actos, visitas y reuniones.

-¿Qué temas van a ser prioritarios en el área de Derechos Sociales?

-Vamos a realizar una campaña de sensibilización para trabajar por erradicar la exclusión social y la pobreza. También tenemos en borrador el Plan Municipal de Infancia para seguir trabajando con menores y darles ese cuidado que se merecen. Hay un proyecto innovador que quiero poner al servicio de los murcianos en tres centros municipales: Moneo, plaza de Europa y Abenarabi. Es la sala de lactancia con cambiador de bebés. Se trata de un espacio sencillo, con cristal de vinilo de no más de 1,50 o 1,60 metros, para que el bebé pueda respirar aire sano, y con un sillón cómodo para dar la lactancia o el biberón, con papelera y un dosificador de alcohol. No va dirigido solo a las profesionales que trabajan en las concejalías, sino que queremos que tengan acceso los turistas o los vecinos que estén paseando por Murcia y que cuenten con un sitio cómo para cambiar al bebé y no se vean obligados a hacerlo en un banco. Es otra manera de proteger un poco al menor.

-¿Y en el área de mujer e igualdad?

-Lo más inmediato, de cara a la Feria de Septiembre, es potenciar los puntos violeta para frenar la violencia y las agresiones sexistas. Es una información que no solo irá dirigida a las mujeres para que sepan protegerse y conozcan los recursos, sino a toda la familia, también a los chicos. Todos tenemos que estar educados ese respeto y en esa tolerancia y los valores se adquieren desde la cuna.

-¿Ha recibido algún consejo de su antecesora, Conchita Ruiz?

-Por supuesto. Tenemos muy buena relación y me ha explicado el funcionamiento de la concejalía desde su experiencia.

Respiro familiar

-¿Y se ha reunido con la concejal Paqui Pérez, de Ciudadanos (Cs), que ha asumido las competencias de discapacidad y mayores ?

-Conchita Ruiz llevó esos temas en la anterior corporación y ahora están separados. Lo que hice, a los dos o tres días de llegar, fue solicitar una entrevista con Paqui Pérez para mostrarle mi predisposición a trabajar en equipo porque hay muchos proyectos de mayores y bienestar social que son transversales. De Derechos Sociales depende la teleasistencia, un servicio de emergencia que damos a casi 3.000 personas 24 horas al día, 365 días al año, y no solo quiero garantizarlo sino ampliarlo para llegar a más número de mayores. Y en 2020 también vamos a ampliar el presupuestos para ampliar los servicios de comida a domicilio y de respiro familiar.

-¿Ha dejado también a sus tres hijas sin vacaciones?

-Desde que tenían 5, 4 y 3 años han estado saliendo de campamento al extranjero para aprender idiomas y yo les he acompañado en muchas ocasiones. Este año hemos decidido que ellas pasen un verano largo en la casa de sus abuelos paternos, donde se reúnen nueve primos. Y nosotros vamos y venimos porque no hay largas distancias desde Campoamor. Yo me levanto a las 6.15 horas para desayunar y tomar un café mirando al mar, que es de las cosas que más me gustan en este mundo. Me ayuda a cargar las pilas y a empezar el día con mucha ilusión.