Las denuncias por quemas agrícolas en el municipio de Murcia se cuadruplican en dos años

La Policía Local tramita 296 expedientes sancionadores en 2019 por los 74 que aplicó en 2017

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las denuncias y los controles para cumplir con la nueva normativa que prohíbe las quemas agrícolas se encuentran al alza en el municipio de Murcia. Según los datos ofrecidos con el concejal de Huerta, Antonio Navarro, esta práctica supuso la apertura por parte de la Policía Local de 296 expedientes sancionadores en lo que va transcurrido de 2019, por los 74 que inició en 2017, lo que significa que esta práctica se cuadruplicó durante los dos últimos años en la capital regional. Además, en 2018 se pusieron otras 110 denuncias por quemas ilegales.

Con el objetivo de reducir estar cifras, el Ayuntamiento y la organización Asaja van a poner en marcha el contenido de un convenio suscrito en 2018 y que supone que la asociación agraria dispondrá a partir de septiembre de un tractor y una trituradora para tratar los restos de poda y ofrecer alternativas a la quema para los pequeños agricultores. Los interesados en participar de este convenio pueden almacenar la poda y ponerse en contacto con Asaja llamando al número 968 28 41 88 o escribiendo al correo electrónico info@asaja.com para pedir cita para que el tractor y la trituradora suministrados por el Ayuntamiento visiten su explotación agraria y traten su poda.

De esta medida se pueden beneficiar todos los pequeños agricultores, aunque no estén asociados a Asaja, pero estos recibirán un trato preferente. El trabajo se realizará sin coste para el agricultor hasta que se agote un fondo inicial de 20.000 euros subvencionado por el Consistorio. Después, «se aplicarán unos pequeños costes de mantenimiento», explicó Alfonso Gálvez, secretario general de Asaja. El término municipal de Murcia presenta una superficie de cerca de 300 kilómetros cuadrados ocupada por terrenos agrícolas. La zona de la huerta oeste, que comprende a pedanías como La Arboleja y La Albatalía, es una en la que las quemas ilegales pasan más factura por su proximidad con el centro urbano.

Multas

Las sanciones económicas por hacer quemas agrícolas ilegales pueden oscilar entre los 150 y los 400 euros. Además, el 29 de marzo el Gobierno regional aprobó una resolución conjunta de sus departamentos de Medio Ambiente, Sanidad y Agricultura en virtud de la cual se prohíben las quemas de residuos agrícolas. Solo se permiten en el caso de que resulten necesarias para el tratamiento contra plagas y siempre y cuando el agricultor obtenga la preceptiva autorización de Sanidad Vegetal. El periodo habilitado por la Administración para ello comprende los meses de octubre a mayo. Además, durante episodios de contaminación, no se permite realizar quemas agrícolas en ningún momento.