El proyecto final de la Cárcel Vieja respeta al máximo su estructura original

Recreación virtual de cómo quedará el exterior de la Cárcel Vieja de Murcia cuando se desarrolle su rehabilitación. /
Recreación virtual de cómo quedará el exterior de la Cárcel Vieja de Murcia cuando se desarrolle su rehabilitación.

El Ayuntamiento consigue imponer a los ganadores del concurso de ideas su visión proteccionista en la actuación sobre la antigua prisión

David Gómez
DAVID GÓMEZ

El edificio de la Cárcel Vieja conservará lo máximo posible su estructura original, llegando a mostrar incluso «las canalizaciones con el objetivo de evitar los falsos techos». Así lo aseguró la concejal de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos, Rebeca Pérez, tras recibir ayer junto al alcalde, José Ballesta, el proyecto de ejecución de la primera fase (la que afecta al inmueble de cabecera) de manos de los profesionales de IH Arquitectos, el estudio que ganó el concurso de ideas que se convocó en su momento con la propuesta 'Muros etéreos'.

El proyecto definitivo es el resultado de un tira y afloja entre los técnicos del Ayuntamiento y los arquitectos de IH, ya que la intención del equipo de gobierno era que la intervención fuese lo más proteccionista posible. Ahora se está trabajando en el pliego de condiciones para que los trabajos puedan salir a contratación en las próximas semanas, de manera que las obras, que tienen un plazo de ejecución de catorce meses, arranquen de una vez por todas a principios del año que viene.

El Consistorio redacta el pliego para que las obras, que durarán catorce meses, se inicien en enero

Variaciones en la cubierta

Pese a las variaciones introducidas, el responsable del equipo de arquitectos, Manuel Hernández, considera que el proyecto definitivo «se parece en un 99%» al planteamiento inicial, precisando que la fachada del edificio, que da a la avenida Primo de Rivera, se iba a mantener idéntica a como está ahora mismo, así como las rejas y las puertas. Habrá cambios, según comunicó Hernández, en los lucernarios de la cubierta, en los que se retocará «una pequeña pendiente que había», con el fin de buscar la luz natural. «A pesar de que todo el trabajo que hemos realizado hasta ahora ha supuesto un esfuerzo importante para nosotros, ahora llega lo realmente difícil, que es trasladarlo todo a la obra. Que lo proyectado se pueda hacer realidad y no aparezca ninguna sorpresa en la edificación, que tiene ya mucha antigüedad. No obstante, esperamos pocos contratiempos, pues los ensayos de carga que se hicieron este verano en el inmueble dieron resultados satisfactorios», afirma el arquitecto murciano.

Torres de vigilancia

La edil Rebeca Pérez añadió que, en lo que respecta a la carpintería y otros revestimientos, se ha optado por la restauración, sustituyéndose por réplicas «exclusivamente aquellas que su mal estado de conservación lo recomiende». «Será un edificio inteligente y domotizado», avanzó la responsable municipal de Infraestructuras. Otra de las novedades estará en la restauración de las antiguas torres de vigilancia de los pasillos perimetrales. Tampoco se talará ninguno de los árboles que existen en este entorno, siempre que se encuentren sanos.

La primera fase de la rehabilitación de la antigua prisión provincial -que se construyó a principios de siglo, se inauguró en 1929 y estuvo en funcionamiento hasta 1981- actuará sobre una superficie construida total de 1.322 metros cuadrados, donde se habilitará un centro multidisciplinar abierto las 24 horas del día en el que se instalará una sala de exposiciones, una tienda, oficinas y un restaurante con una terraza. Los muros que rodeaban los patios carcelarios se derribarán y su piedra, combinándola con el hormigón, se empleará para los suelos exteriores y para el mobiliario urbano (bancos y alcorques).

Por su parte, el alcalde Ballesta, que coordina directamente los proyectos estratégicos de la ciudad, destacó «la alta rentabilidad social» de esta actuación, pues «va a permitir devolver a los murcianos parte de su patrimonio convertido en nuevo punto de encuentro luminoso, abierto y participativo, que permanecerá abierto a todos y albergará actividad permanente, sin barreras físicas, horarias ni generacionales».

La segunda fase de la iniciativa de rehabilitación incidirá en el Panóptico y en el módulo norte, que son las zonas donde se ubicaban las celdas de los reclusos y los servicios generales. Este espacio se encuentra en peor estado que el inmueble de cabecera, por lo que requerirá de trabajos de conservación más profundos. En este lugar se ha proyectado un auditorio, además de talleres, pues la idea principal es que la Cárcel Vieja tenga un uso preferentemente cultural. En la pasada Feria de Septiembre ya se organizó allí un ciclo de conciertos.

Un viejo deseo municipal

El proyecto de recuperación de la Cárcel Vieja es una antigua aspiración del Ayuntamiento desde que el edificio dejó de tener uso hace 37 años. Ha habido decenas de ideas para adecentar el inmueble, que pasó a ser de propiedad municipal en el año 2013, tras ser adquirido al Ministerio de Hacienda, que en un principio pensó en convertirlo en oficinas y trasladar allí su sede.

José Ballesta se presentó a la campaña electoral de 2015 con la rehabilitación de la antigua prisión provincial como uno de los puntos centrales de su programa político. El alcalde no podrá inaugurar el proyecto en este mandato, pero sí verá cómo empiezan las obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos