Profesores y padres del Conservatorio se hartan de los conciertos en el Cuartel de Artillería

Una alumna entra, ayer, en el pabellón 3 del Cuartel de Artillería, donde está el Conservatorio Profesional de Música. / Javier Carrión / AGM
Una alumna entra, ayer, en el pabellón 3 del Cuartel de Artillería, donde está el Conservatorio Profesional de Música. / Javier Carrión / AGM

Denuncian que los espectáculos musicales en el recinto afectan al desarrollo de la actividad lectiva en el centro, que se encuentra al lado

David Gómez
DAVID GÓMEZ

El carrusel de conciertos que se han celebrado este otoño en el patio interior del Cuartel de Artillería (Loquillo, Melendi y 'Murcia se mueve', con Sidonie como plato fuerte) ha acabado con la paciencia de profesores, alumnos y padres del Conservatorio Profesional de Música, que se encuentra en este espacio. Estos se quejan de que las actuaciones musicales afectan a la actividad diaria en el centro, hasta el punto de que se han visto obligados a suspender clases.

La presidenta del AMPA, Carole Strohschen, ha dirigido una carta al concejal de Promoción Económica, Cultura y Programas Europeos, Jesús Pacheco, en la que denuncia «el trato irrespetuoso y desconsiderado» hacia la comunidad educativa, pues considera que la celebración de espectáculos de este tipo lleva consigo una serie de acciones (montaje y desmontaje de escenarios, pruebas de sonido, circulación de vehículos, etc...) que no solo perjudican al normal desarrollo de la enseñanza musical, sino que también ponen en peligro, dice la misiva, la seguridad de los estudiantes.

La gota que colmó el vaso se produjo el pasado 26 de octubre, cuando actuaba Melendi en la zona, congregando a más de 7.000 personas. La dirección del Conservatorio decidió suspender las clases al no poder garantizar el acceso de los alumnos a las instalaciones. El motivo fue que se produjo un problema con los organizadores del concierto a la hora de establecer el perímetro que tenían que dejar obligatoriamente para que se pudiera entrar al pabellón 3 del Cuartel de Artillería, que es donde los estudiantes de música reciben sus lecciones cada día.

En el día de ayer, los responsables del Conservatorio Profesional de Música optaron por mantener la actividad, porque esta vez sí que se respetaron los accesos al edificio, aunque el ruido que se generaba en el exterior con motivo del evento 'Murcia se mueve', organizado por el Ayuntamiento, ocasionaba «una invasión acústica» que hacía imposible el desarrollo normal de la actividad lectiva, tanto teórica como práctica. Además, en la tarde de ayer, con las actuaciones musicales celebrándose, tenía lugar un acto de adjudicación de plazas vacantes. Tanto la dirección como los padres reclaman que se tenga en cuenta que en el Cuartel de Artillería se llevan a cabo actividades que requieren concentración, pues también hay una biblioteca al lado, por lo que piden al Ayuntamiento que, de cara al futuro, se busque otra ubicación para los conciertos que se suelen celebrar en otoño y en primavera.

«Alteran a los peces»

Por su parte, el grupo local de Equo en la ciudad se suma a las peticiones de un cambio de ubicación de los espectáculos musicales, asegurando que, además del Conservatorio, el Acuario de la Universidad de Murcia, situado también en la misma plaza, «recibe directamente las vibraciones, no solamente de las pruebas de sonido, sino de los propios conciertos, que alteran gravemente el estado de los peces que allí se encuentran, debido al estrés». «Además, se ha dado el caso de que esas vibraciones han afectado a los acuarios, debiendo ser reparados con el consiguiente gasto económico que ello conlleva», añaden.

Propone la organización ecologista, en un comunicado de prensa difundido ayer, que se plantee un nuevo recinto para los conciertos, como puede ser la zona norte del municipio, junto a los centros comerciales, «ya que allí se cuenta con amplias zonas de aparcamiento y tranvía que comunica directamente con el centro de la ciudad».

Pacheco: «Hay intencionalidad política»

No estima el concejal de Promoción Económica, Cultura y Programas Europeos, Jesús Pacheco, que la situación sea insostenible. Tampoco que sean todos los padres de alumnos del Conservatorio ni el profesorado al completo quienes protestan por las actuaciones musicales en el Cuartel de Artillería. «Es un grupo reducido que actúa con intencionalidad política», critica el edil. Pacheco recuerda que el de ayer era el último concierto de la temporada que tiene lugar en el recinto del barrio del Carmen, aunque se celebrarán en las próximas semanas diversas actividades lúdicas promovidas por la asociación de comerciantes. El responsable municipal de Cultura destaca que la celebración de espectáculos musicales en el Cuartel de Artillería responde al propósito de organizar actividades culturales en el casco urbano, para que los jóvenes puedan acudir a ellas sin tener que coger el coche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos