Los policías del ocio llevarán un brazalete verde y patrullarán de jueves a sábado

La zona de bares de la calle Juan Ramón Jiménez, en el Infante, está concentrando quejas vecinales. /Guillermo Carrión / AGM
La zona de bares de la calle Juan Ramón Jiménez, en el Infante, está concentrando quejas vecinales. / Guillermo Carrión / AGM

El dispositivo, que se pondrá en marcha este mes, peinará las zonas de mayor concentración de locales para acabar con los ruidos

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Los vecinos que residen en aquellas zonas de la capital donde hay una mayor concentración de bares contarán dentro de unos días con unos nuevos aliados que tendrán como misión principal que su derecho al descanso quede garantizado. Estos serán los agentes de la Policía Local que constituirán el nuevo servicio especial de Policía del Ocio, que serán reconocibles por el brazalete de color verde que llevarán en la manga izquierda del uniforme y que patrullarán todos los jueves, viernes y sábados, así como las vísperas de festivos, en horario de tarde y noche.

La creación de este dispositivo policial específico fue uno de los compromisos que se adquirieron en la última reunión del Consejo del Ruido celebrada a finales de julio, donde se aprobaron, con el desacuerdo de los hosteleros, distintas medidas para combatir la contaminación acústica en la ciudad, especialmente en una serie de puntos calientes donde más problemas se han detectado en estos últimos años y que quedaron delimitados en tres zonas especiales de protección.

El plazo que tenía la Concejalía de Tráfico y Seguridad Ciudadana para poner en marcha la Policía del Ocio era de tres meses y el objetivo se ha cumplido. Todo está preparado para que los agentes destinados a este objetivo de compatibilizar el ocio con la calidad de vida de los residentes en el centro patrullen este mes, según explicó la concejal Lola Sánchez.

La edil asegura que el nuevo servicio policial no tendrá un número fijo de agentes, sino que su composición se determinará en función de las actuaciones que se realicen. Quedará formado por miembros de la Patrulla Ecológica, que ya existe desde 1995, y del Grupo Especial de Seguridad Ciudadana. Para facilitar la colaboración ciudadana, se habilitará una dirección de correo electrónico: policiadeocio@ayto-murcia.es. «Debes controlar tus decibelios», será el lema de este dispositivo.

La labor de la Policía del Ocio se centrará en los tres espacios urbanos que fueron catalogados como Zonas de Protección Acústica Especial (ZPAE). La primera de ellas es la que agrupa el entorno del campus de La Merced de la Universidad de Murcia y la avenida Alfonso X, que cuenta con la calle Pérez Casas como punto clave. La segunda está formada por los barrios de Santa Eulalia, San Lorenzo y San Juan, mientras que la tercera la componen los bares de la plaza de las Flores, Santa Catalina y San Pedro. No obstante, el ámbito de actuación se extenderá «a todas las zonas en la que haya quejas vecinales por ruidos de los bares, como la calle Juan Ramón Jiménez, las avenidas Miguel de Cervantes y Mariano Rojas y las Atalayas.

Charangas y venta ambulante

Entre las competencias que tendrá la Policía del Ocio figuran la de «comprobar la situación administrativa de los establecimientos, así como informar y concienciar a los responsables de los locales y a los ciudadanos en general en lo referente a la problemática del ruido». También realizarán inspecciones periódicas para garantizar que se llevan a la práctica los decretos sobre cese de actividad o de música que se hayan dictado desde el Ayuntamiento y se vigilará el horario de cierre de los locales, además del cumplimiento de la ordenanza respecto a la recogida de las terrazas, cuyo horario se reduce en media hora con las nuevas medidas contra el ruido aprobadas en verano.

Otras atribuciones que asumirán serán la de controlar el aforo de los locales y el cumplimiento de obligaciones como la de contar con una doble puerta, tener las ventanas cerradas, disponer de un vestíbulo que separe la zona de música de la puerta exterior y de controladores y limitadores de los niveles acústicos.

En relación a las tres Zonas de Protección Acústica Especial marcadas en el nuevo mapa del ruido, los policías del ocio prestarán atención a evitar la circulación de charangas, pasacalles, desfiles o, en general, cualquier grupo con megafonía que vocifere o cante, salvo aquellos casos debidamente autorizados con ocasión de festejos populares. También vigilarán para que no haya barras en la calle, salvo los días de Nochebuena, Nochevieja, Bando de la Huerta y Entierro de la Sardina. Estas solo podrán permanecer abiertas hasta las once de la noche. Tampoco estará permitida la instalación de máquinas expendedoras de cualquier producto en la vía pública, teniendo las que existen actualmente el plazo de un año para retirarse, ni la instalación de puestos de venta ambulante.

No obstante, compatibilizar el derecho al descanso de los vecinos con el ocio no es algo que afecte solo a los bares, sino también a los clientes. Así, los policías también recomendarán a los usuarios que eviten las reuniones en las inmediaciones del establecimiento y de no gritar ni vociferar en plena calle a altas horas de la noche.

«Vamos a mejorar la calidad de vida de los murcianos»

Lola Sánchez Alarcón, responsable municipal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, se muestra muy orgullosa de que la Policía Local «siga sumando servicios para ponerlos a disposición de los ciudadanos» con la creación de la nueva Policía del Ocio, «que tiene como objetivo garantizar que, a la vez que unos se divierten, otros puedan disfrutar de seguridad y tranquilidad durante los fines de semana». «Vamos a mejorar el ocio a la vez que incrementamos la calidad de vida de los murcianos», indica la concejal, quien ha trabajado estrechamente durante estos tres meses con el responsable de la Concejalía de Urbanismo, Antonio Navarro.

Más