La Policía halla 100.000 euros en una caja fuerte camuflada en la residencia de ancianos de Murcia

Imagen del registro llevado a cbo este miércoles./A. Durán / AGM
Imagen del registro llevado a cbo este miércoles. / A. Durán / AGM

Un chivatazo permitió a los agentes descubrir la cámara acorazada, que estaba escondida en la cocina del inmueble

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Un nuevo registro en la residencia de ancianos Club ILE (Institución López y Espejo), cuyos propietarios están siendo investigados por presuntos tratos vejatorios a los ancianos y un buen puñado de supuestos delitos más, ha permitido esta tarde encontrar 100.000 euros en metálico en el interior de una caja fuerte, que estaba camuflada en la cocina del inmueble y que hasta el momento había pasado desapercibida para los investigadores de la Jefatura de Policía.

Los agentes de la Unidad de Familia y de Delitos Económicos de la Policía Nacional se presentaron a primera hora de esta tarde en la residencia de la calle San Antonio de Murcia para practicar un nuevo registro, el tercero o el cuarto que se efectúa en los últimos días, que el juzgado había ordenado después de que algunos datos apuntaran a la existencia de una caja acorazada oculta en el mobiliario de la cocina. Todos los datos indican que esa información ha podido surgir de fuentes muy próximas a los sospechosos, estos es, del matrimonio arrestado, Julián Ramón L. y Manuela F., y su hijo, Julián L., quienes permanecen en dependencias policiales a la espera de ser puestos a disposición judicial mañana. El letrado defensor de la familia, Fermín Guerrero Faura, ha permanecido nuevamente toda la tarde en el interior de las instalaciones, siguiendo la evolución de las indagaciones policiales y pendiente de garantizar los derechos de sus clientes.

La Policía Nacional imputa a los tres responsables de ese establecimiento una larga retahíla de delitos, desde presuntas coacciones, detención ilegal, apropiación indebida, estafa e intrusismo, hasta lesiones, trato degradante, organización criminal, delito contra la salud pública, contra los derechos de los trabajadores y robo con violencia.

Además de la mencionada cantidad, los investigadores intervinieron en esa caja se seguridad diversa documentación y algunas escrituras y poderes notariales, que desde la Policía se piensa que pueden resultar de gran importancia a la hora de hallar pruebas de la supuesta apropiación ilícita de dinero y bienes de algunos de los residentes.

Más información