La plaza Circular recrea el Cristo de Monteagudo y su entorno histórico

Reproducción del Castillo y el Cristo de Monteagudo, de 20 metros, en la plaza Circular. / m. j. h.
Reproducción del Castillo y el Cristo de Monteagudo, de 20 metros, en la plaza Circular. / m. j. h.

Forma parte de un gran huerto de 360 grados que reproduce la belleza de los jardines de Ibn Mardanis, el Rey Lobo

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

Si el año pasado fue una noria de doce metros, similar a la de La Ñora, instalada en la plaza Circular la estrella de las Fiestas de Primavera, en esta edición lo es una reproducción a escala del Cristo de Monteagudo, que ayer fue izada por una grúa desde el suelo y colocada sobre una recreación del castillo. La imagen del Sagrado Corazón de Jesús corona un gran huerto de 360 grados que recreará la belleza de los jardines de Ibn Mardanis, el conocido como Rey Lobo y una de las figuras más destacadas del siglo XII.

El concejal de Modernización de la Administración y Desarrollo Urbano, José Guillén, el concejal de Cultura, Jesús Pacheco, y el concejal de Pedanías, Participación y Descentralización, Marco Antonio Fernández, visitaron ayer el Jardín de Primavera que se está instalando en la plaza Circular y que estará listo para que miles de murcianos y visitantes disfruten de él a partir del domingo, ya que será inaugurado a las 21.30 horas.

Este espacio contará con un sistema de pulverización automática para mitigar las altas temperaturas y se van a plantar 135 árboles entre los que destacan ciprés, naranjo, limonero, palmera, granado, olivo, morera, algarrobo y peral.

Pacheco: «Se mantienen todos los actos y, si llueve, decidiremos si hay que posponer algo»

Estará compuesto por 17.700 plantas como geranios, juncia, palmitos, echeverias, lentiscos, helechos macho, helechos cordata, hiedras, jazmineros, alocasias, santolinas, alhelís, agaves, aloe veras, paleras y boj. También contará con 2.000 hojas de palmeras.

«Este monumento de grandes dimensiones representa nuestra historia, y por eso lo hemos situado en una de las plazas más emblemáticas de la ciudad. Con los Jardines de Primavera pretendemos fusionar historia, tradición y cultura con ocio, diversión y espectáculo. Eso es el Jardín del Rey Lobo, un espacio para compartir y para descubrir», explicó José Guillén, que supervisó la colocación de la escultura «que recrea, a escala, el Sagrado Corazón de Jesús sobre el castillo de Monteagudo», según explicó María José Hernández, creativa de la empresa Matisse Creacción.

Para conseguir este monumento, se han instalado dos pérgolas infantiles que suman 300 metros cuadrados, entoldadas y con suelo de césped artificial para que todos los vecinos puedan disfrutar de esta obra. Además, se está instalando una pérgola floral de 275 metros cuadrados para dar color a esta recreación.

Las cuatro grandes torres ornamentales, de seis y cuatro metros de altura, otorgarán al Jardín de Primavera de la plaza Circular una dimensión que simula el enclave histórico de Monteagudo. Para completar este recreación, se han utilizado materiales como mármol travertino, rocas, traviesas de madera, piedra rocalla, brotes de almez, albero, grava, césped artificial, paja, palots de madera, pórticos metálicos de jardín, restos y elementos antiguos significativos, troncos gigantes y maceteros de acero corten troquelados.

«Queremos que los murcianos y visitantes descubran nuestra historia, nuestras raíces y todos los proyectos que estamos llevando a cabo, de una forma especial. Esta recreación va a transportar a mayores y pequeños a otra época y a una de nuestras pedanías, es un divertido viaje por la historia con el que pueden interactuar y aprender», destacó el concejal de Promoción Económica y Cultura, Jesús Pacheco.

Al igual que la noria permaneció varios meses en la plaza Circular, antes de ser trasladada a otra ubicación en la ciudad, tras un proceso participativo, el castillo y Cristo de Monteagudo no estará solo la semana de las Fiestas de Primavera en la Redonda. El concejal de Modernización de la Administración, José Guillén, adelantó que «permanecerá en esta ubicación varias semanas más».

Por su parte, el concejal de Cultura, Jesús Pacheco, no ocultó su preocupación por las previsiones meteorológicas que anuncian fuertes lluvias para los próximos días. Adelantó que, en el caso de las procesiones, dependerá de cada cofradía decidir en última instancia si salen o no a la calle. «Obviamente, la de Viernes Santo, por su magnitud y número de pasos, ante el menor peligro no saldrá. Estoy seguro de que la cofradía no querrá arriesgarse. Con el resto de procesiones, apurarán hasta el último momento porque la predicción es tremendamente incierta. Algunas tienen medios para proteger sus imágenes y refugiarse dentro de iglesias si llueve, pero no queremos tentar a la suerte y, en caso de duda, no saldrían».

Respecto a las fiestas, señaló que «vamos a mantener la programación y, si llueve, decidiremos si hay que aplazar algún acto, ya que a los elementos que instala el Ayuntamiento no tiene por qué afectarle».

Más