La pérdida de carriles en las rondas para que circulen ciclistas enciende a los conductores

Dos ciclistas de Cabezo de Torres realizando ayer un itinerario por el carril bici, por donde está prohibido aún circular ya que no han terminado las obras en Reino de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

Los atascos en horas punta tienen fritos a los automovilistas, que no ven positiva la eliminación de una vía en cada sentido

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

La habilitación del carril bici en las rondas que circunvalan la ciudad (Reino de Murcia, Miguel Indurain y avenida de Los Dolores) está generando una controversia social que incluso ha sorprendido al Gobierno municipal, que tenía la convicción de que este proyecto no iba a ser tan polémico. El foco en el que se han puesto las alarmas es en la reducción de los carriles de circulación, que han pasado de tres a dos por sentido, algo inconcebible para muchos, si se tiene en cuenta que estas carreteras relativamente nuevas se proyectaron como anillo exterior para descongestionar el tráfico bordeando la ciudad sin pisar el centro.

Los operarios de la compañía que está balizando la zona reconocían ayer que los automovilistas están encendidos, que les increpan y les dicen disparates. Uno de los que no se muerde la lengua es el vicepresidente de la asociación de vecinos de Zarandona, Paco Ruiz, que fue alcalde pedáneo en tiempos de Bódalo. «Esto es una vergüenza, hombre. Un robo», dice al descubrir al equipo de 'La Verdad'. «Luego dirá el Ayuntamiento que ha hecho 14 kilómetros de carril bici, pero lo cierto es que nos ha quitado 14 kilómetros para circular en coche. ¿Por qué no vale un solo carril para ir y volver? Esto en qué cabeza cabe. A quién nos quejamos, ¿a San Juan Bautista? Al ingeniero que ha hecho esto tenían que quitarle el título para toda la vida», afirma este -encendido- representante vecinal.

¿De quién partió la idea de ejecutar este carril bici en lugar de ampliar la infraestructura ciclista al centro urbano, como demandan los colectivos sociales? El presidente de Murcia en Bici, Miguel Ángel López, reconoce que, de los cinco ejes que se presentaron al Observatorio Municipal de la Bicicleta, el que hoy está en construcción era el menos necesario. Por eso realizaron en su momento alegaciones al proyecto, porque entendían que había que empezar por acercar las pedanías -donde vive más del 60% de la población- a la ciudad. «Los ejes que conectan Murcia y pedanías son los que debían tener prioridad y este no lo hace, y esa valoración ya se hizo en su momento. También objetamos que no era adecuado insertar los carriles junto a la mediana central, y finalmente se optó por llevarlos por fuera, segregados». No obstante, desde Murcia en Bici se indica que una vez que ya se está ejecutando sería apropiado que desde la Administración se hiciera todo lo posible para fomentarlo, proponiendo itinerarios e incentivando a las empresas de la zona para que sus empleados cambien el coche privado por la bicicleta, por ejemplo, con estímulos fiscales, como ya se hace en Francia. El argumento que se dio al Observatorio por parte de la Oficina de la Bicicleta, que dirigía entonces la edil Lola Sánchez, es que era el más fácil de ejecutar. Parece que así ha sido. De momento, las obras están realizándose en el tramo comprendido entre Juan Carlos I y Reino de Murcia; en las próximas semanas se trabajará entre la rotonda del Homenaje a los Poetas (cruce de Miguel Indurain con avenida de Alicante) y el entorno de Media Markt.

Dos ciclistas de Cabezo de Torres que circulaban ayer -indebidamente ya que no está todavía correctamente señalizado y semaforizado- reconocían que no deja de ser «una faena» que el espacio para ciclistas se haya conseguido a costa de reducir el reservado a los automovilistas: «Creo que los tres carriles por sentido son necesarios porque esto se satura enseguida. Yo estoy de vacaciones y cojo la bici. Pero cuando estoy trabajando voy en el coche con la hiel en la boca porque, en determinadas horas, esto se colapsa. Yo mismo he visto a otros conductores blasmefando por esta obra y diciendo que a quién diablos se le ha ocurrido esta idea. Lo mismo junto a la acera que hay se hubiera podido señalizar el carril bici sin necesidad de ocupar tanto espacio», dice Antonio Gálvez, que hacía un recorrido hasta Zarandona por la nueva infraestructura con Susana Tornel, quien admitía que sin carril ir en bici por Murcia es «jugarse la vida».

Kike Boned, responsable del Olimpic Club, junto a la avenida Reino de Murcia, decía ayer que contra un carril bici es difícil oponerse, sobre todo cuando Murcia reúne condiciones excepcionales para moverse en dos ruedas. El centro deportivo espera que en el entorno se instale en un futuro una estación de bicicleta pública.

Las obras en marcha han llevado a vecinos de Zarandona y Santiago y Zaraíche a iniciar una recogida de firmas en plataformas por internet. La división de opiniones es palmaria. Pero también hay gente que está en el término medio. Más atascos y menos fluidez de la circulación es lo que temen los contrarios. La seguridad es lo que valoran los que respaldan la iniciativa. Estas rondas tienen una intensidad media diaria que oscila entre los 14.400 y los 23.500 vehículos, y todavía no ha llegado a su capacidad de agotamiento, puesto que está preparada para admitir el tráfico que se genere con los desarrollos urbanísticos que en un futuro puedan generarse en los planes parciales de las zonas aledañas.

Un camionero, Antonio Martínez, se mostraba muy extrañado de que el Consistorio adoptase una decisión tan radical de reducir la circulación en rondas de circunvalación. Otra cuestión a tener en cuenta es el refuerzo de la seguridad en todos los itinerarios, ya que además de las balizas separadoras se han instalado semáforos para bicis y señales en todas las intersecciones, especialmente en cruces y rotondas.

Más

 

Fotos

Vídeos