La pasarela sobre el ferrocarril en San José de la Vega deja paso a la Vía Verde

Un operario dirige los trabajos de la grúa que derribó la pasarela de San José de la Vega. caval/agm/ J. C.
Un operario dirige los trabajos de la grúa que derribó la pasarela de San José de la Vega. caval/agm / J. C.

Tras el derribo iniciado ayer, el puente de Los Ramos es el único que queda de la antigua línea de tren entre Chinchilla y Cartagena

LA VERDAD

La pasarela sobre la antigua línea de ferrocarril entre Chinchilla y Cartagena, a la altura de la pedanía de San José de la Vega, ha quedado para la historia. El alcalde, José Ballesta, presenció ayer los trabajos para la demolición del paso elevado, cuyo armazón de acero quedará desmantelado completamente esta semana. La zona formará parte de la nueva Vía Verde que atravesará las pedanías de la Cordillera Sur del municipio.

Utilizando un camión grúa y sopletes para cortar el acero, la pasarela comenzó ayer a ser desmantelada. Después se procederá a la demolición de las pilas y cimientos de hormigón. Anteriormente fueron derribados dos puentes de la anterior línea de tren, que estaban en la pedanía de Beniaján. Se sustituirán por tres pasos peatonales, cuya construcción está muy avanzada, para garantizar la accesibilidad a ambos lados de la senda, que se encuentra a un nivel más bajo que la calle. Se mantendrá únicamente una pasarela en Los Ramos, en la que se llevará a cabo una actuación sobre las escaleras y rampas para igualar el nivel de acceso desde la calle, por un lado, y reducir la diferencia de altura con el paseo, por otro.

En San José de la Vega, localizado junto al puente demolido, se han ejecutado rampas y escaleras y se instalará una barandilla para salvaguardar la seguridad de los peatones. También se ha iniciado una obra similar en el Carril de los Nanos, en el límite entre San José de la Vega y Beniaján. El tercer paso se localizará en la calle Vía de esta última pedanía murciana.

Desbroce del terreno

El alto ritmo de ejecución de los trabajos ha permitido, asimismo, terminar el desbroce del terreno y la apertura de hoyos desde Los Dolores hasta Torreagüera para la plantación de árboles autóctonos. En ellos se ha suministrado el abono y la tierra vegetal para dejarlos preparados para colocar los ejemplares, algo que se llevará a cabo entre finales de octubre y noviembre.

La nueva Vía Verde tendrá una longitud de 8,5 kilómetros y una superficie de 40.000 metros cuadrados. Será un itinerario accesible tanto a viandantes como a ciclistas, con un ancho de cinco metros, y dispondrá de un pavimento que se integrará y mimetizará con el paisaje.