Otra oportunidad para los rascacielos

Torre Godoy (i), la estructura de 'El cohete' y Torre Zambudio, en la 'ciudad de los negocios' de Espinardo. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM
Torre Godoy (i), la estructura de 'El cohete' y Torre Zambudio, en la 'ciudad de los negocios' de Espinardo. / GUILLERMO CARRIÓN / AGM

Las torres que la crisis económica dejó a medio terminar vuelven a atraer el interés de inversores locales

Miguel Rubio
MIGUEL RUBIO

Torre Medi, en Espinardo, recibe a nuevos inquilinos una década después de que se terminara su construcción. La estructura circular, de 16 plantas y 60 metros de altura, acaba de ser bautizada como Torre Zambudio, el grupo que la adquirió en octubre pasado y que ha empezado a montar allí los despachos de su sede empresarial. Otros rascacielos de Murcia, que quedaron a medio terminar congelados por la onda expansiva de la crisis económica, pueden seguir ahora los mismos pasos.

El presidente de la Asociación de Promotores de la Región, José Hernández, se muestra optimista y ve un futuro «muy esperanzador» para esas estructuras de cemento, aún hoy, para muchos, todo un símbolo de una época pasada de excesos y falta de previsión. Hernández indica que hay compañías interesadas en hacerse con esos 'gigantes', principalmente destinados a oficinas. No da nombres, pero afirma que se trata de «inversores locales». Y prevé que antes de que termine el año tendrán nuevos dueños.

EL TECHO DE MURCIA

Campanario de la Catedral
De 93 metros de altura, diez rampas y 44 escalones permiten el acceso. Empezó a construirse en 1519, pero no se acabó hasta 1893. El remate final, de Ventura Rodríguez, no gustó en su día. «Parece un bebedero de palomas», criticaron los murcianos de la época.
'Torres Gemelas'
En la zona de Atalayas, y propiedad del Grupo Fuertes, ahora se denominan Urban Center. Con 95 metros y 22 plantas, se inauguraron en 2008.
Torre Godoy
Un diseño de Chamizo Arquitectos, con 18 plantas y 70 metros, en Espinardo.
'El cohete'
Torre Invercon, en Espinardo, 19 plantas y 75 metros. Solo está la estructura. El proyectista es Chamizo Arquitectos.
Torre Zambudio
Antes Torre Medi, en Espinardo, casi 60 metros y 16 plantas más la terraza. De planta circular, obra de Paco Sola.
Torre JC1
Oficinas y un hotel en sus 16 plantas y 60 metros, en la avenida Juan Carlos 1.
Entorno de Plazarte
La zona de negocios del barrio de El Ranero suma un nuevo bloque de oficinas de 12 plantas, del proyectista Carlos Brugarolas. Su inauguración es inminente.
Torre Norte
En Juan de Borbón y promovida en su día por Tecon. Solo se han levantado 13 de las 22 plantas previstas.
Hotel Huerto del Emir
Iba a ser un establecimiento cinco estrellas, con 102 habitaciones, junto a Miguel Indurain. 21 plantas repartidas en sus 80 metros de altura.
Nuevo La Paz
El próximo año está previsto que comiencen las obras de reconstrucción de este barrio de la capital, promovidas por el empresario López Rejas. Destacan cinco torres de 30 plantas cada una.

En pleno ensanche de la ciudad, junto a la avenida Juan de Borbón, el esqueleto inacabado de Torre Norte aguarda destino. En los años del 'boom', aspiraba a ser el techo de Murcia, pero la recesión le tocó de lleno y solo se levantaron trece de las veintidós plantas proyectadas. Aliseda, la sociedad propiedad del fondo de inversiones estadounidense Blackstone (51%) y Banco Santander (49%), 'heredó' este activo del Banco Popular y colgó el cartel de 'se vende'. «Estamos viendo ofertas. Analizamos posibilidades, pero todavía no hay una decisión tomada y la venta no es inminente», comenta un portavoz de dicho 'servicer'; solo del Popular gestiona 80.000 inmuebles y 40.000 colaterales inmobiliarios. Torre Norte, aclara, mantiene su calificación como uso terciario, esto es, para acoger oficinas, alojamientos hoteleros o «apartamentos turísticos». En alguna ocasión se ha sugerido su cambio a residencial, como salida para desatascar su situación. Desde luego, la zona donde se localiza mantiene el atractivo para quienes buscan hogar, como lo demuestran los modernos edificios de apartamentos levantados en los últimos años. De hecho, las pedanías de esa área muestran un crecimiento sostenido: Santiago y Zaraíche, por ejemplo, ha duplicado su población en la última década (hasta alcanzar los 10.000 habitantes) y Churra ha ganado 2.000 residentes. Bloques de pisos que quedaron a medio construir se reactivan ahora, como ocurre junto a la rotonda de los Cubos con el proyecto Olympic de la promotora Arkade. José Hernández pide al Ayuntamiento que desarrolle ya suelo en ese ensanche, como los planes Churra 4 y Churra 6, «para amortiguar el precio de la vivienda», defiende.

El presidente de los promotores confía en que la venta de varias de las construcciones inacabadas se formalice este año

A la espera del despegue también se encuentra 'El cohete', como se conoce por su diseño el rascacielos que Invercon empezó a levantar para su sede en Espinado, entre las torres Godoy y Zambudio. Con 75 metros de altura, proyectado por Chamizo Arquitectos, su figura destaca en el corazón de la 'ciudad de los negocios' de Espinardo. Empresas, organismos oficiales e instituciones apostaron por ese enclave para asentar sus despachos; entre los últimos en llegar, el sindicato de enfermería Satse, con una moderna y esbelta construcción que optó a la última edición de los premios regionales de arquitectura. Enfrente, junto al edificio Habitamia, que contiene las dependencias del Servicio Murciano de Salud (SMS), su 'gemelo', el Newcons «está comenzado a marchar», indican fuentes del sector.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Navarro Corchón, destaca la reactivación que vive el sector de la construcción en el municipio, especialmente el pasado año con más de 500 licencias de obra nueva. Y esa ebullición también puede alcanzar a las torres que se quedaron a medio terminar. El concejal admite que ha habido algunos contactos de personas interesadas, pero de momento no ha llegado una petición formal. «Nuestra disposición es facilitar cualquier iniciativa que permita acabar esas edificaciones», remarca. Y ese apoyo podría incluir un cambio de uso de suelo, como en el caso del hotel Huerto del Emir, junto a Miguel Indurain. «Estamos abiertos a analizar esa posibilidad, pero exige unos estándares que hay que cumplir».

«Estamos viendo ofertas y analizamos posibilidades, pero todavía no hay una decisión tomada», afirman los dueños de Torre Norte

Nuevos proyectos

Los proyectos inacabados no han impedido que se sigan levantando nuevas torres de oficinas, eso sí, más modestas en cuanto a su altura. Los responsables de la firma Construcciones y Alquileres Industriales creen que hay demanda de este tipo de equipamientos en Murcia y el ejemplo es su edificio de doce plantas en El Ranero, junto al área de negocios Plazarte. Solo está a falta del acondicionamiento interior, por lo que sus promotores esperan que en dos meses quede listo para acoger a clientes. Ya han recibido «alguna oferta». El hotel de 88 habitaciones que se construye al lado podría abrir sus puertas, como muy tarde, después del verano.

Aunque si un proyecto de altura está llamado a tocar el techo de Murcia es el que lidera el promotor López Rejas con su nuevo barrio de La Paz, de la mano del arquitecto Ricardo Bofill. Prevé 3.000 viviendas, con cinco torres de 30 plantas, otras tres de 16 y tres más de 12. La fecha prevista de inicio de las obras: 2020.

Temas

Murcia