Ochenta años de labor social

Un empleado de la organización, mientras trabaja como vendedor de cupones en la calle Santa Teresa, en Murcia. / javier carrión / agm
Un empleado de la organización, mientras trabaja como vendedor de cupones en la calle Santa Teresa, en Murcia. / javier carrión / agm

La trayectoria de la ONCE fue reconocida el año pasado con tres premios regionales

MINERVA PIÑERO MURCIA.

En plena Guerra Civil, cuando una serie de soldados se quedaron ciegos como consecuencia de los ataques recibidos por el bando contrario y se vieron obligados a decidir si preferían vivir como pensionistas o trabajar, nació el germen de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Fue entonces, en concreto en 1938, cuando estos militares sacaron partido de la realidad con la que se encontraron. «Los soldados decidieron crear una rifa benéfica, algo que actualmente conocemos como el cupón de los ciegos», explica Juan Carlos Morejón de Girón Bascuñana, delegado territorial de la ONCE.

«En 2019 queremos erradicar la venta de juegos ilegales», señala el delegado territorial de esta entidad, Juan Carlos Morejón de Girón

«Así empezó a forjarse un puesto de trabajo, un empleo que, con el paso de los años, fue integrándose dentro de los regímenes de la Seguridad Social», comenta Morejón, quien forma parte de esta entidad desde 1988. Aquel año, además, se consolidaron las bases de la Fundación ONCE.

Esta institución, que actualmente cuenta con 1.463 empleados en la Región y que «deriva el 3% de sus ingresos brutos a las ayudas destinas a personas que tienen otra discapacidad, que no son ciegas», cumplió el año pasado ochenta años. Ocho décadas que en 2018 fueron reconocidas al recibir tres premios regionales.

Cartagena y La Unión son las localidades en las que se registra el mayor número de ventas ilegales

El primero fue concedido por la Comunidad. «Nos dieron la Medalla de Oro de la Región, que fue otorgada por unanimidad por los cuatro partidos políticos con representación en la Asamblea», destaca el delegado. El segundo llegó de la mano de la Unión de Cooperativas de la Región (Ucomur). Esta entidad otorgó un premio a la ONCE que ponía en valor la trayectoria de la organización: «Aquel galardón reconocía que somos una referencia de modelo social». Más tarde, en noviembre, la ONCE fue premiada por la Asociación de Profesionales de Radio y Televisión de la Región. Por su compromiso social y su especial implicación en la inclusión de personas con discapacidad, la entidad obtuvo un Micrófono de Plata.

Cuidado con los fraudes

Uno de los objetivos que la ONCE pretende alcanzar en 2019 es la erradicación de los juegos ilegales, ya que «todavía existen muchas loterías que se realizan a espaldas de la ley», alerta Morejón. «Dicen dar empleo a personas con discapacidad, pero las personas que trabajan en este tipo de fraudes ni tienen un contrato laboral, ni son discapacitados». En la Región, las localidades en las que se registra el mayor número de estafas son Cartagena y La Unión.

Para diferenciar al timador del honesto vendedor de cupones, el delegado territorial sugiere tres pautas. Primero, en los boletos debe aparecer la palabra ONCE. Segundo, los vendedores deben ir uniformados con chalecos verdes y amarillos, «una prenda que hemos conseguido después de mucho esfuerzo, en la que también debe leerse perfectamente el término ONCE». Los empleados de la organización, además, trabajan con una máquina que les acredita como vendedores de la entidad y que les permite realizar las comprobaciones de los premios y la venta de juegos.

Mejorar la accesibilidad es otra meta por la que esta asociación luchará a lo largo de 2019. En concreto, a Morejón le preocupan «los nuevos vehículos que están apareciendo y que circulan a una velocidad importante», como son las bicicletas y los patinetes que transitan por las aceras. En la calzada, por otra parte, encuentra el peligro en los coches eléctricos. «No hacen ningún tipo de ruido, así que no podemos darnos cuenta de dónde están ubicados».

Temas

Once, Murcia
 

Fotos

Vídeos