Una nueva zona residencial con mil viviendas continuará la expansión de la zona norte

Parte del espacio en el que se está trabajando desde primavera y que acogerán la futura urbanización. / Guillermo Carrión / AGM
Parte del espacio en el que se está trabajando desde primavera y que acogerán la futura urbanización. / Guillermo Carrión / AGM

Los terrenos que acogerán la urbanización, entre las pedanías de Churra y Zaraíche, estarán acondicionados dentro de tres meses

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La expansión por la zona norte de la ciudad de Murcia recibirá un espaldarazo muy significativo con la zona residencial que está proyectada en un terreno que comparten las pedanías de Churra y Santiago y Zaraíche.

Se trata de un espacio por el que han apostado con fuerza distintos promotores murcianos. Participan firmas como Idur, que también está presente en otros proyectos como un edificio residencial vanguardista de siete plantas de altura que se ubica en la avenida Juan Borbón. También lo hacen Profusa y la constructora Urdecon, que ha liderado otros trabajos de envergadura en Murcia, como por ejemplo la segunda fase de la Costera Norte, la nueva avenida de Beniaján o el vial de conexión entre Sangonera la Seca y Sangonera la Verde. «Capital murciano para desarrollar Murcia», explicaron ayer a 'La Verdad' desde los promotores del proyecto.

Superficie y extensión

73.911
metros cuadrados tendrá el terreno que albergará las viviendas entre las avenidas Juan Carlos I y Juan de Borbón.
55.475
metros será el espacio que recibirá el Ayuntamiento de la cesión que realizarán los promotores, que son todos murcianos.
26.626
metros cuadrados se destinarán a zonas verdes y de esparcimiento.

«Vamos a crear un entorno moderno que responda a las demandas de la sociedad actual y contribuya a crear la Murcia del futuro que todos queremos», recalcaron también. En primavera comenzaron los trabajos. Su resultado final será una urbanización en la que están contempladas 1.000 viviendas que estarán repartidas en bloques.

Cada uno de ellos contará como máximo con 12 alturas más un ático. La distribución final que presentarán los inmuebles será una cuestión que se dirimirá por completo en el futuro, cuando se encuentre perfilado el proyecto de ejecución de los bloques que se destinarán a viviendas. La primera fase concluirá durante el próximo trimestre.

«Entre septiembre y octubre estará concluido todo el entorno que albergará la zona residencial», apuntaron a esta Redacción. Los trabajos están teniendo lugar sobre una superficie total de 73.911 metros cuadrados. En concreto, las obras se están desarrollando en una bolsa de suelo que se encuentra entre las avenidas Juan Carlos I y Juan de Borbón. El entorno del Príncipe de Asturias y de la Senda de Granada también se verá englobado en estos trabajos, que abarcarán la frontera que separa Churra y Santiago y Zaraíche. La urbanización reforzará la expansión de Murcia por el norte.

Mapa de la zona de construcción.
Mapa de la zona de construcción.

Desde el equipo de gobierno destacan que «se trata del área de expansión natural de la ciudad». Al margen de las viviendas, las zonas verdes también tendrán un indudable protagonismo en este residencial que verá la luz en el futuro. De hecho, un gran 'pasillo verde' articulará todo el ámbito residencial. Los bloques de pisos se levantarán a cada lado «con la intención de respetar la apuesta por crear un entorno urbano, pero que se dé la mano con lo natural», explicaron. Desde el Ayuntamiento han alcanzado un acuerdo para que los promotores cedan a la autoridad municipal un espacio de 55.475 metros cuadrados.

De esa superficie, serán 26.626 los metros en los que serán protagonistas las zonas verdes. En este terreno se plantará una gran variedad de ejemplares. Algunos de los que estarán presentes serán 58 naranjos, 171 tipuanas, varias decenas de palmeras de la variedad 'washingtonia' y otros arbustos autóctonos.

La intención de los promotores también es la de destinar un terreno de 1.987 metros cuadrados a plantas aromáticas. De igual manera, la pradera de grama recorrerá 14.264 metros para que la naturaleza tenga un protagonismo indiscutible dentro de la futura urbanización.

Zonas para niños

Bajo el pretexto de que la zona residencial acoja a familias jóvenes en el futuro, el proyecto también tiene en el foco de sus actuaciones al futuro público infantil que pueda albergar. Por ello, un espacio ajardinado contará con zonas cubiertas concebidas para que sirvan para el esparcimiento de los más pequeños.

En la urbanización habrán distintos puntos de juego para niños. Los espacios estarán diferenciados por edades. De esta manera, existirá una zona para menores que presenten edades comprendidas entre los 2 y los 5 años y habrá otro ámbito pensado para el uso de niños que tengan entre 6 y 12 años.

Las personas mayores también están recogidas en el proyecto y podrán disfrutar de zonas para realizar actividad física con máquinas específicas para ello. Otra de las zonas de interés que tendrá la urbanización será una pista polivalente que se levantará sobre un terreno de 1.725 metros cuadrados. «La intención es que sea como una zona de usos múltiples en la que puedan convivir realizando actividades tanto el público infantil como los jóvenes y las personas mayores», precisan desde los promotores del proyecto. En Churra, al lado del Centro de Iniciativas Municipales, el Ayuntamiento recibirá la cesión de un terreno que contará con una superficie de 17.338 metros cuadrados. De igual manera, podrá destinar otro espacio de 11.331 metros a albergar caminos o carreteras. La cesión del proyecto al Consistorio se completará con el aprovechamiento del 10% del total de la actuación, una parte que se destinará a equipamientos y a construir viviendas de protección oficial, entre otras actuaciones a desarrollar.

Casi 12 millones de inversión para realizar los trabajos previstos

Las empresas murcianas que están actuando como principales promotoras del área residencial que se va a construir en esta zona del norte de Murcia tienen comprometida la inversión de más de 11,8 millones para acondicionar los terrenos y hacer los trabajos necesarios. Las obras, que se encuentran plenamente en marcha desde abril, avanzan dentro de los plazos previstos. Según sus impulsores, la zona que albergará las mil viviendas proyectadas estará perfilada por completo después del verano. La proximidad de las acequias de Churra ha obligado a los promotores a mantener contactos con la Junta de Hacendados con el fin de acotar el espacio en el que era más propicio realizar los trabajos para evitar problemas en el futuro. El acondicionamiento de los espacios que albergarán las zonas verdes también está centrando buena parte de los esfuerzos en las obras.