José Ramón Guerrero: «Murcia no sabe vender sumaravillosa Semana Santa»

José Ramón Guerrero. / Nacho García / AGM
José Ramón Guerrero. / Nacho García / AGM

El hermano mayor de la procesión que sale de San Juan Bautista el Martes Santo asegura que «hay que adaptarse a los nuevos tiempos»

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

José Ramón Guerrero (Murcia, 1973) está al frente, desde hace 13 años, de la Hermandad de Esclavos de Nuestro Padre Jesús del Rescate y María Santísima de la Esperanza, que procesiona Martes Santo desde la iglesia de San Juan Bautista. Le gusta decir que «nací en Belén» porque fue en esta clínica murciana donde le dio a luz su madre. Fue el primero en dar un paso al frente y postularse para la presidencia del Cabildo, tras la dimisión de Ramón Sánchez-Parra, porque considera que «hay que adaptarse a los nuevos tiempos» y «acercar a la gente la Semana Santa». Es abogado. Está casado con María Amor y tienen dos niñas, María Amor y Ángela, que pertenecen a la hermandad.

-Solo los 15 presidentes de las cofradías pueden acceder al cargo de presidente del Cabildo. Usted fue el primero en presentar candidatura. ¿Con qué objetivo?

-Quiero continuar la labor que ha realizado el anterior presidente y su junta directiva con todas las novedades que han introducido, la procesión del Ángel y el pregón infantil para hacer partícipes a los niños. Pero los tiempos van evolucionando y hay que darle un poco de vida, buscando mayor aproximación a la gente. No hay que destruir lo que hay, pero sí potenciar algunos aspectos como la labor evangelizadora y adaptarnos a los nuevos tiempos.

«Al besapié vienen de toda la Región, incluso de la Vega Baja, del sur de Albacete y de la parte oriental de Almería»

-El besapié al Cristo del Rescate despierta una gran emoción cada primer viernes de marzo. ¿Se puede mejorar en algo este acto?

-El titular de la cofradía atrae a miles de personas no solo de Murcia y de otros municipios de la Región, sino que vienen incluso de la Vega Baja, del sur de Albacete y de la parte oriental de Almería. Lo único que se me ocurre es ampliar el horario del besapié, ya que ahora mismo se cierra a mediodía, sobre las 13.30 horas, y se abre de nuevo a las 6 de la tarde. Son días muy intensos.

-¿Cree que le falta algo a la Semana Santa de Murcia?

-Es la más grande que hay. Murcia no sabe la maravilla que tenemos, desde el olor a incienso hasta la música y la magnífica imaginería. Quizá habría que saber vender un poco mejor nuestra Semana Santa, que tiene de todo.

-¿Recuerda cuando entró en la cofradía del Rescate?

-¡Claro! ¡Era muy joven! Entonces los estatutos no permitían participar hasta que se habían cumplido los 16 años. Ahora son muchísimos los niños que salen en la procesión como monaguillos.

-¿Y qué protagonismo tienen las mujeres?

-No nos gusta diferenciar. Todos son cofrades a los ojos de Dios.

-¿En la procesión del Rescate no se reparten caramelos?

-No. Ni tampoco obsequios. Somos una procesión de silencio, oración, penitencia, rigor y orden.

«Necesitamos una nueva sede para el Cabildo porque en la actual, en la calle Isidoro de la Cierva, estamos hacinados»

-¿Qué necesidades tiene el Cabildo de Cofradías?

-Sobre todo, una nueva sede, porque la actual, en la calle Isidoro de la Cierva, es excesivamente pequeña y estamos hacinados. Allí se celebrará el próximo martes 25 de junio, a las 20.30 horas, la elección de presidente del Cabildo.

-¿Participa usted en alguna otra procesión?

-Sí, soy portatronos con la Cofradía del Refugio, que sale Jueves Santo.

-¿Y está vinculado a otros actos festeros de Murcia?

-Mi padre estuvo mucho tiempo en la Agrupación Sardinera. Yo le acompañé en alguna ocasión, cuando tenía 15 o 16 años, pero nunca he pertenecido a un grupo sardinero. Pero me gusta disfrutar de Murcia.