Murcia estrena gobierno de coalición

Un sonriente Mario Gómez, portavoz de Ciudadanos y primer teniente de alcalde de la Corporación, posa ayer en el salón de plenos junto al alcalde, José Ballesta./ Guillermo Carrión / AGM
Un sonriente Mario Gómez, portavoz de Ciudadanos y primer teniente de alcalde de la Corporación, posa ayer en el salón de plenos junto al alcalde, José Ballesta. / Guillermo Carrión / AGM

Ballesta (PP) repite como alcalde y Mario Gómez (Cs) será primer teniente de alcalde y asume Fomento

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

El Ayuntamiento de Murcia repite alcalde, el popular José Ballesta, pero estrena forma de gobierno, en coalición con Ciudadanos, liderado por Mario Gómez. De esta manera, Ballesta ha obtenido la mayoría absoluta, merced a sus 11 concejales y a los 4 que ha sumado Cs, ya que su líder municipal, Mario Gómez, anunció al inicio del Pleno de investidura que no presentaría su candidatura y apoyaría al PP con el objetivo «de trabajar en común los 29 concejales de la Corporación por Murcia y por los murcianos, a quienes representamos por encima de siglas, intereses partidistas y particulares». El líder de la formación naranja en el Consistorio incidió en que «hoy comienza una etapa histórica porque es la primera vez que en el Ayuntamiento de Murcia se va a gobernar en coalición».

Llegar a un acuerdo ha sido un proceso largo, tenso y delicado que se ratificó con la firma del documento definitivo minutos antes de que comenzara el Pleno de constitución de la Corporación, a las 11.00. Gómez será el primer teniente de alcalde y concejal delegado de Fomento. Y entre sus tres compañeros de grupo, Paqui Pérez, Pedro José García Rex y Juan Fernando Hernández Piernas, se repartirán las delegaciones de Mayores, Discapacidad y Cooperación al Desarrollo; Comercio, Mercados y Vía Pública; y Empleo, Promoción Económica y Turismo.

Ballesta se reserva para sí las competencias relativas a los proyectos de carácter estratégico de la ciudad: yacimiento y jardín de San Esteban, Cárcel Vieja, pabellones del Cuartel de Artillería, senda verde de la Costera Sur, peatonalización de espacios urbanos, las Fortalezas del Rey Lobo y la Murcia medieval, el plan de acción de la huerta, ADN urbano, conexión sur y Murcia Río, además del plan de accesibilidad, el nuevo modelo cultural y el Plan de Movilidad.

«El acuerdo garantiza la estabilidad, seguridad y eficacia en la gestión diaria del municipio» José Ballesta - Alcalde

«El reto ahora será conseguir que los 29 concejales trabajemos por los murcianos» Mario Gómez - Primer teniente de alcalde

Además, los concejales del PP se repartirán las delegaciones de Cultura, Limpieza Viaria, Desarrollo Urbano, Salud, Deportes, Economía y Hacienda, entre otras.

«Gobernar no es avasallar»

En su discurso, tras la investidura, José Ballesta señaló que su voluntad es de acuerdo con el resto de grupos, dado que «ni gobernar es avasallar ni opositar es destruir». También señaló que el acuerdo «garantiza la gobernabilidad durante los próximos cuatro años y sienta las bases para la estabilidad, la seguridad y la eficacia en la gestión diaria del municipio».

Por su parte, Mario Gómez subrayó que «hoy se inicia una nueva etapa histórica donde van a confluir dos partidos en un mismo gobierno y en la que por primera vez en la historia del municipio Cs tendrá responsabilidades de Gobierno.

El primer edil se reserva proyectos estratégicos como la movilidad, el río y la huerta, y cede Empleo, Mayores, Mercados y Turismo a Ciudadanos

En ese sentido, tendió la mano al resto de grupos municipales y subrayó que su reto ahora será el de «conseguir que los 29 concejales trabajemos juntos para y por los murcianos dejando fuera del Ayuntamiento las camisetas de los partidos para utilizar solo las de los intereses de Murcia».

Agradeció públicamente la disposición negociadora de Ballesta y la «humildad y generosidad» del candidato socialista, José Antonio Serrano. Este destacó en su intervención que su primer objetivo como líder de la oposición será «luchar por la regeneración democrática» y «acabar con el clientelismo y la opacidad», para que «la estabilidad de los ciudadanos no dependa de lealtades políticas», e insistió en su empeño por contribuir a poner en marcha medidas de mejora de la calidad de vida.

Desde Vox, Inmaculada Ortega insistió en que sus concejales serán «la voz de todos los ciudadanos en el Ayuntamiento», y subrayó que sus objetivos serán «trabajar con sentido común, escuchar las necesidades de los ciudadanos y hacer de Murcia una gran ciudad por encima de fines partidistas defendiendo la «honestidad, transparencia, lealtad, solidaridad y justicia».

El cabeza de lista de Podemos-Equo, Ginés Ruiz Maciá, criticó la «visión política y formas de gobierno del PP en el Ayuntamiento desde 1995, la primera vez que él mismo pudo votar en unas municipales, por lo que dijo lamentar la continuidad en ese proyecto y se comprometió a trabajar para cambiarlo.

El consenso entre PP y Cs abarca un pacto de gobernabilidad y otro programático, que sienta las bases para el desarrollo del proyecto de transformación del municipio, 'Murcia 2030'. El acuerdo programático contiene 18 puntos sobre los que se asentará la acción de Gobierno. En él se recoge la voluntad de hacer de Murcia «una de las ciudades con menos impuestos, avanzar en la administración electrónica, luchar contra la pobreza, además de medidas que abarcan la oferta de empleo público, el desarrollo de un plan de movilidad, la protección de la huerta, la recuperación de las cuatro fortalezas medievales del entorno de Cabezo de Torres y Monteagudo y el impulso a la estrategia Murcia Smart City».

El documento

A la hora de jurar o prometer el cargo, todos los ediles del PP y dos de Cs (Paqui Pérez y Pedro José García Rex) se decantaron por la primera fórmula. También los tres ediles de Vox, pero todos pronunciaron «juro por Murcia y por España». Los nueve concejales del PSOE optaron por prometer el cargo, así como los dos ediles de Podemos-Equo.

Más