El monumento, que es BIC desde 1982, acogerá actos culturales

La actuación persigue atraer a turistas y que los vecinos puedan recuperar una parte del patrimonio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los trabajos que están previstos en la rueda de La Ñora se encuadran dentro del Plan de Acción de la Huerta. El monumento tiene la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1982. El concejal de Desarrollo Sostenible, Antonio Navarro, apuntó a 'La Verdad' que «es una de las zonas más emblemáticas desde el punto de vista histórico. Tiene un alto valor patrimonial y también entendimos que posee un atractivo turístico que se puede explotar».

También señaló que «seguimos con nuestra apuesta de recuperar espacio público para los ciudadanos». Dentro de ese objetivo se procedió desde el Ayuntamiento a adquirir los terrenos que se encuentran contiguos al Acueducto, así como los espacios libres que se sitúan junto a la carretera de acceso a la Rueda.

En total, desde el Consistorio se hicieron con 911 metros cuadrados. El alto valor patrimonial del entorno se atenderá durante los trabajos que se realicen. Por ello se conservará de forma íntegra la estructura hidráulica respetando los sistemas con los que fue construido. Lo mismo sucederá con la restauración y la conservación que se llevarán a cabo sin interferir en los materiales originales. Las obras los técnicos aseguran que buscarán crear un entorno armonioso que respete la edificación original.

Tanto el acueducto como la rueda de La Ñora, se elevan sobre la acequia mayor Aljufia, que riega toda la zona norte de la huerta murciana. Se trata, junto a la noria de Alcantarilla, de uno de los grandes símbolos de la huerta de la capital regional. El monumento actual fue construido en 1936 por la empresa de metales Industrias Metalúrgicas. Esta creación sirvió para reemplazar otra mucha más antigua construida con madera y cuyo primer ejemplar que se encuentra documentado data de 1399.

La rueda que va a recibir los trabajos de puesta en valor presenta un diámetro de diez metros y consta de, entre otros elementos, de un eje principal que se levanta sobre unos cojinetes de fricción. Los radios y los tirantes posibilitan que la estructura tenga estabilidad.

Acueducto del siglo XV

Por lo que se refiere al acueducto, presenta una longitud próxima a los 220 metros y tiene una altura que ronda los ocho metros. Se trata de una edificación del siglo XV. Esta infraestructura tiene dos partes diferenciadas. La que atesora más tiempo es la que se encuentra más cercana a la rueda. La otra zona se construyó como consecuencia del crecimiento que experimento la huerta. El Acueducto se levantó empleando ladrillo macizo y la mampostería se tomó con mortero de cal.

La actuación prevista permitirá aumentar las zonas verdes presentes en el municipio y avanzar «en un recorrido paisajístico desde detrás del monasterio de Los Jerónimos», explica el edil Navarro. Dentro de la apuesta porque «sea un lugar de uso y disfrute para todos», la Rueda se espera que albergue la realización de actividades culturales, lo que permitirá que el entorno gane en dinamismo y oferta.

Además, los trabajos siguen también con la apuesta de actuar en las inmediaciones de la red de riegos como sucede con los trabajos llevados a cabo en La Contraparada y el impulso que se pretende dar al sitio histórico de Monteagudo, entorno a las fortalezas.