El Mercado de Verónicas de Murcia entra en ebullición por la falta de seguridad y la escasa limpieza

Puerta principal del Mercado de Verónicas, donde los desperfectos son evidentes. / Guillermo Carrión / AGM
Puerta principal del Mercado de Verónicas, donde los desperfectos son evidentes. / Guillermo Carrión / AGM

La asociación de comerciantes presenta una queja formal para que el Ayuntamiento actúe de forma urgente

ALBERTO GÓMEZ MURCIA.

El Mercado de Verónicas, que alberga en su interior una de las plazas de abastos con más solera de Murcia, se ha convertido en el centro de las quejas de los comerciantes ante la falta de limpieza en su entorno y los problemas de seguridad que se están registrando desde hace meses.

La suciedad acumulada y los actos vandálicos que, según declararon a 'La Verdad' desde la asociación que representa a los dueños de los puestos del mercado, protagonizan a diario los indigentes que se encuentran en la zona, han convertido este edificio, que cuenta con la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC), en un polvorín.

La presidenta y la gerente de la Asociación de Comerciantes del Mercado de Verónicas, Inés Ferrara y Ángeles Martínez, respectivamente, se han movilizado para buscar soluciones ante lo que califican de «insostenible». Ramón, uno de los usuarios de la plaza, también declaró a esta Redacción que «la situación es más difícil cada día que pasa».

El edificio, catalogado como BIC, presenta desperfectos en la fachada y los accesos

«Nos estamos viendo seriamente perjudicados por la falta de limpieza y seguridad. Da asco pasar por aquí y, encima, en ocasiones no es ni seguro», apuntan desde la asociación de comerciantes.

Un colectivo que se encuentra en el ojo del huracán es el de los indigentes que se arremolinan en el entorno del Mercado de Verónicas y merodean los accesos. «La puerta que se encuentra en el lateral, al lado del parking, es un foco de peleas y suciedad y nadie hace nada por solucionarlo», precisan los comerciantes. Esta semana hubo un incidente con un limpiador que se encontraba trabajando en los baños y recibió un puñetazo de un hombre porque no le permitió el acceso a los servicios. Además, una mujer ha denunciado que le robaron su bolso mientras se encontraba realizando compras en el interior del mercado.

La plaza alberga 71 puestos y sus dueños critican que, «a lo largo de la legislatura, todas las plazas de abastos han recibido mejoras menos la nuestra». Ante lo que consideran un agravio comparativo, demandan que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto y revierta la situación.

Los usuarios también exigen que se remoce el estado que presenta la zona interior del mercado, donde denuncian que se acumulan los desperdicios sin que se recojan. «Hay que limpiar con urgencia y hacerlo de manera estable. De no ser así, puede acabar ocurriendo un problema grave de salubridad», se queja Carmen, una vecina del barrio de San Pedro que acude a la plaza casi todos los días a comprar productos.

Fogatas y orines

«Cuando llamamos a la Policía Local, siempre viene algún agente, pero lo hace cuando puede. Nos dicen que falta personal y la rapidez de respuesta, a veces, no es la deseable», precisa Ángeles Martínez.

Los comerciantes denuncian que, durante los meses de invierno, es habitual que se hagan fogatas en el callejón peatonal que se encuentra en uno de los laterales del mercado. «Orinan y hacen sus necesidades por cualquier sitio. También molestan a la gente que viene a comprar porque le piden dinero y, si no les dan nada, les insultan y se lo recriminan», explican desde la asociación.

Los dueños de los 71 puestos que alberga la instalación denuncian un agravio comparativo

Enfrente de una de las puertas de la plaza se encuentran unos contenedores de grandes dimensiones que sirven para acumular los desperdicios y los productos, envases y materiales que son descartados por parte de los dueños de los puestos. «El problema es que, muchas veces, antes de que recojan la basura la sacan y la esparcen por la acera», detallan.

Esta situación también provoca que se hayan vivido momentos de tensión con los limpiadores municipales que, ante semejante estampa, acusan a los comerciantes de ser los culpables de la suciedad acumulada, «pero no es así. Es más, muchas veces nosotros nos encargamos de recoger la basura que lanzan fuera de los contenedores».

La fachada del Mercado de Verónicas es una de las partes que mejor ejemplifica las denuncias de los comerciantes. Se encuentra ennegrecida y presenta innumerables desperfectos por las partes que le han dañado y quitado. «Es habitual que rasquen o traten de sacarle ladrillos y el aspecto que presenta es lamentable porque no ha recibido arreglos».

Escrito para el Consistorio

Para dejar constancia por los cauces oficiales de la situación por la que están atravesando, los comerciantes presentaron un escrito al Ayuntamiento el 5 de abril. El documento, al que ha tenido acceso esta Redacción, contó con las firmas de los responsables de todos los puestos de la plaza y sirvió para pedir que, desde el equipo de gobierno local, se involucren en la búsqueda de soluciones y alternativas.

Los usuarios piden que se remoce la zona interior y que se limpie «con urgencia y de manera estable»

En su exposición de motivos, los comerciantes detallan la foto fija que presenta en la actualidad el Mercado de Verónicas por culpa de la suciedad que hay en su entorno y las complicaciones que generan los indigentes. Al respecto, llegan a señalar que la firma Cespa, encargada de la limpieza en la zona, culpa de la presencia de basura a los dueños de los puestos y ha llegado a amenazar con no prestar el servicio en caso de que la situación persista.

Además, el escrito recuerda al Consistorio que la solución de estos problemas le compete a la institución municipal en aras de preservar la buena imagen de la ciudad.

La «falta de tiempo» evita que se ejecute la remodelación

La Oficina Técnica de Arquitectura del Ayuntamiento de Murcia ha elaborado un proyecto de remodelación que contempla una batería de actuaciones a desarrollar en el Mercado de Verónicas. Sin embargo, fuentes de la Concejalía de Comercio precisaron que «la falta de tiempo» ha impedido que el documento se haya podido enviar a contratación durante la presente legislatura.

Aún así, la edil Maruja Pelegrín matizó que «estoy convencida de que, si seguimos gobernando, se van a llevar a cabo las actuaciones recogidas en este proyecto». La concejal niega que durante los últimos años no se haya acometido ninguna actuación en la plaza de abastos y su entorno. «Hemos trabajado en los ascensores, las escaleras mecánicas y la iluminación. También se han hecho otros pequeños retoques».

El documento técnico que se ha redactado concluye la necesidad de acometer unos arreglos de gran envergadura en el edificio. Están recogidas mejoras en toda la zona interior y exterior. La intención también es la de trabajar en los ventanales de la parte superior y en la cúpula. Sobre esta zona, Pelegrín recuerda que «es difícil acceder debido a su gran altura, pero en el proyecto viene recogido cómo se puede trabajar y lo vamos a hacer. Sin duda».

En la Concejalía de Comercio, aseguran que siempre se han mostrado cercanos a la Asociación de Comerciantes del Mercado de Verónicas. Maruja Pelegrín afirma que «me he reunido con ellos siempre que me lo han pedido y, cuando no lo han hecho pero yo lo he visto necesario, he acudido por mi cuenta para interesarme por su situación y ponerme a su disposición para, en cuanto se pudiera, hacerlo».

La edil no esconde que la imagen que presenta la plaza es claramente mejorable. Señala que «es cierto que se está estropeando a diario. Yo paso por allí todos los días y lo veo. Es verdad». En su opinión, los actos vandálicos están perjudicando mucho la fachada. Por eso, hace un llamamiento al civismo.

«Hay desconchados en el edificio que no se producen por el paso del tiempo. Los provoca la gente. Hay que intentar tener más civismo», sentencia la concejal, quien también explica que «esto provoca que se tenga que limpiar mucho y eso también contribuye a que se desgaste la superficie y quede irregular».