Limpian el puente del hospital Reina Sofía con una grúa de 20 metros

Un trabajador limpiando el puente del hospital Reina Sofía, durante la mañana de este miércoles./Alfonso Durán / AGM
Un trabajador limpiando el puente del hospital Reina Sofía, durante la mañana de este miércoles. / Alfonso Durán / AGM

Las obras de esta infraestructura y de otras seis que cruzan el Segura, como el Puente de la Fica y Jorge Manrique, se llevan a cabo en verano para minimizar las molestias

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

El Ayuntamiento de Murcia está limpiando los siete puentes de la capital al realizar labores de mantenimiento, restauración y pintura, que comenzaron este lunes en la pasarela Manterola y en el Puente Viejo y finalizarán este viernes actuando en el Puente de la Fica y en Jorge Manrique.

Más de 240 litros de agua a presión y productos biodegradables utilizó este miércoles una brigada de operarios para desincrustar la suciedad del puente del hospital Reina Sofía en Murcia. Los trabajos se desarrollaron con ayuda de una grúa con un brazo articulado de 20 metros de altura, lo que obligó, por motivos de seguridad, a cortar el tráfico parcialmente. Las obras de esta infraestructura y de otras seis que cruzan el Segura se llevan a cabo en verano para minimizar molestias a los conductores, vecinos y peatones.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, junto a la concejal de Movilidad Sostenible y Juventud, Rebeca Pérez, visitó este miércoles el puente, donde se limpiaron en profundidad las barandillas, dejándolo en perfecto estado de cara al comienzo de la Feria de Septiembre. Estas labores forman parte del plan de Limpieza, Mantenimiento y Conservación de Puentes, que puso en marcha el consistorio por segundo año consecutivo con un presupuesto total de 260.000 euros, de los cuales 62.000 euros se destinaron a trabajos de limpieza. Asimismo, el Proyecto de Murcia Río pretende restaurar los puentes al eliminar pinturas vandálicas, quitar candados y retirar la vegetación.

Según anunció la concejal de Movilidad Sostenible, alrededor de 400 nidos de palomas se quitaron del puente, donde se instaló una malla para evitar que vuelvan anidar. Por otra parte, se retiraron un total de 200 toneladas de lodo en 150 metros cuadrados de cauce. En el Puente Viejo, además de los trabajos de limpieza, se retiró la vegetación y se trató con aceites especiales para que no vuelvan a crecer este tipo de especies vegetales.