Juan Bernal camina hacia el altar

Trasladan a la parroquia de El Palmar los restos de uno de los curas asesinados en 1936 a la espera de que Roma lo canonice. El forense constató este lunes, tras examinar los huesos, que el religioso falleció al recibir varios disparos en la cabeza y el fémur

Familiares de Juan Bernal, en su tumba de El Palmar, antes de la exhumación./Guillermo Carrión / AGM
Familiares de Juan Bernal, en su tumba de El Palmar, antes de la exhumación. / Guillermo Carrión / AGM
Antonio Botías
ANTONIO BOTÍAS

«Aún vivía cuando recibió un tiro en el fémur. Y le rompieron de igual forma algunas costillas». La voz del forense resonaba este lunes cadenciosa, con la seguridad que imprimen muchos años de oficio, en una de las salas del cementerio de El Palmar, donde revisó los restos del sacerdote Juan Bernal Bernal, a quien asesinaron un 12 de agosto de 1936 propinándole, aparte de una golpiza, dos tiros en la cabeza. Sendos agujeros lo prueban. La inspección forense se desarrolló después de que el obispo, José Manuel Lorca, autorizara la exhumación para su traslado a la pedanía, de donde era natural el sacerdote.

El traslado es otro paso más que Juan Bernal recorre hacia los altares después de que en 2007 se abriera el proceso para canonizar a 59 mártires murcianos de la Guerra Civil, víctimas de las persecuciones religiosas del periodo comprendido entre 1936 y 1939. Entre ellos figura Francisco Martínez García, alcalde de Murcia y director de 'La Verdad'.

La exhumación contó este lunes con la presencia de medio centenar de familiares del religioso, a quienes recibió Antonio García, delegado de las Causas de los Santos. Algunos de ellos prestaron declaración del lugar donde se encontraba el cuerpo tras el traslado de fosa que se practicó hace años. Durante el acto se leyó la autorización del obispo, así como las normas que establece la legislación canónica para aplicar en estos casos.

Otros mártires

Curas diocesanos.
José Alfaro, Patricio Aliaga, Francisco Ballester, Juan Bernal, Miguel Coronel, Sebastián Coronel, Agustín Delgado, Antonio Ferra, Antonio Gallego, José García, José Gómez, Sotero González, Juan González, Manuel Guzmán, Antonio Hernández, Ginés Hurtado, Emilio Illán, Andrés López, Víctor Lledó, José Macho, José Marín, Domingo Marín, Martín Martínez, Fernando Martínez, José Martínez-Fortún, Antonio Martínez Urios, Antonio Pascual, Pedro José Pérez, Antonio Pujante, Pedro Quirós, Enrique Sánchez, Francisco Soler, José Antonio Tudela, José Valera, Macedonio Vidal, Julián Abad, Felipe Montaner y Alfonso Serrablo.

Una vez realizada la inspección forense, los restos fueron introducidos en un envoltorio de tela y el párroco de la Purísima de El Palmar se encargó de trasladarlos hasta la parroquia, donde ahora permanecerán a la espera de que Roma, finalmente, convierta a este sacerdote en santo.

Juan Bernal fue asesinado mientras se encontraba al frente de la parroquia de San Juan Bautista de Murcia. Allí fue el principal impulsor de los cultos a Nuestro Padre Jesús del Rescate, como lo prueba un artículo de 'La Verdad' datado el 16 de febrero de 1924. En la actualidad, la sagrada talla protagoniza el más multitudinario besapié de la Región.

Apóstol de los pobres

La auténtica obsesión del párroco fueron los enfermos, a quienes acompañaba y consolaba a diario. Eso le costó la vida. El sacerdote aguantó en Murcia hasta agosto de 1936, cuando se refugió en su hogar paterno. Tres días después envió a su hermano a preguntarle al obispo si le autorizaba a visitar a los enfermos a escondidas. Pero el obispo había huido. Así que decidió seguir acercándose hasta quienes sufrían, bordeando carreteras y esquivando partidas de milicianos. El rumor de que un sacerdote hacía «incursiones» a la ciudad se extendió.

En la noche del 12 de agosto acudieron a su hogar dos individuos, quienes le aseguraron que allí estaría seguro. Era una farsa. Esa misma madrugada, nueve milicianos rodearon la casa y exigieron que se entregara. Su hermano, Salvador, intentó detenerlo; pero Juan quiso salvar a toda su familia. Y fue despidiéndose de todos, uno a uno, incluida su madre enferma, quien moriría apenas dos semanas después al conocer el asesinato del hijo.

El párroco de la Purísima, Andrés Marín, anunció este lunes que el próximo día 6 de octubre, a las 19.00 horas, se ha previsto una solemne eucaristía en reconocimiento de la vida y obras de Juan Bernal, aunque no podrá recibir ningún tipo de culto mientras Roma no apruebe su canonización.

Temas

Murcia
 

Fotos

Vídeos