José Ballesta: «Cuando llegamos al Ayuntamiento no existía el proyecto»

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

«No puede ser que una ciudad como Murcia, la séptima ciudad de España, mire al cielo desde hace años, desde hace siglos, cada vez que se pone gris, cada vez que se pone oscuro, pensando que habrá una inundación. Esto no es admisible en el siglo XXI». Así de contundente se mostró el alcalde, José Ballesta, tras visitar la última fase de los trabajos que se ejecutan en el colector de la zona de Espinardo, una actuación «paliativa», reiteró, que formará parte «del gran colector de la zona norte». En realidad, «un gran túnel subterráneo» que protegerá a la ciudad de las habituales riadas, desde Cabezo de Torres hasta Rincón de Beniscornia.

Ballesta aseguró que la actual corporación municipal ha mostrado «exactamente el mismo nivel» de reivindicación en este aspecto «tanto con el anterior Gobierno de España -del PP, presidido por Mariano Rajoy- como con el actual» porque, según recordó, «es una obra que debe ejecutar el Estado porque se refiere a ramblas que no están cedidas».

En este sentido, el alcalde aseguró que cuando el actual equipo de Gobierno municipal asumió el poder en La Glorieta «no existía el proyecto». Lo que se consiguió a través de las reuniones mantenidas entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Medio Ambiente, entones dirigido por Isabel García Tejerina, fue «la redacción de ese proyecto» por parte de un grupo de ingenieros, que entregaron el documento en Madrid el pasado 1 de agosto. «Ahora lo que queremos es que se licite el proyecto que conseguimos redactar con el anterior Gobierno de España», aseguró Ballesta.

Pese a todo, esa solución «definitiva» no parece estar a la vuelta de la esquina. El plazo estimado para la ejecución está estimado en dos años, de modo que hasta finales de 2020 no estaría operativo el gran colector.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos