Jesús Abandonado sirvió en 2017 más de 300.000 comidas

Una voluntaria sirve comida en el comedor de Jesús Abandonado en una imagen de archivo. /Nacho García/ AGM
Una voluntaria sirve comida en el comedor de Jesús Abandonado en una imagen de archivo. / Nacho García/ AGM

La fundación dio alojamiento a 1.700 indigentes con el programa 'Housing first' , las viviendas con apoyo y el centro de acogida

MIGUEL FERNÁNDEZMurcia

La Fundación Jesús Abandonado, que presentó ayer el balance del ejercicio de 2017, atendió a más de 4.000 personas el año pasado, «unas cifras muy similares a las de 2016, pero con un ligero aumento», señaló el director de la institución, Daniel López. Respecto a las viviendas, lograron que 1.771 personas recibieran alojamiento. Este dato supone un 10% más que el año anterior, y todo gracias al programa 'Housing First' (la vivienda, lo primero), las viviendas con apoyo y el centro de acogida, que es gestionado por la entidad. Daniel López indicó que, «con una media de ocupación del 93% a lo largo de todo el año, hemos demostrado que las viviendas de 'Housing First' funcionan y son una oportunidad de reducir el 'sinhogarismo' en personas con una larga trayectoria en la calle, superior a los diez años». También consiguieron 139 inserciones laborales e impartieron 16 cursos en formación.

Este programa se desarrolla en colaboración con el Ayuntamiento, a través de los equipos de Derechos Sociales, que visitan a las personas sin hogar que pernoctan en la vía pública o se refugian en otros lugares como pueden ser los cajeros o casas abandonadas. Más de 400 voluntarios ofrecieron el año pasado 304.070 servicios de alimentación a casi 3.000 personas, algo que supone 466 más que en 2016. «La intención es crear el vínculo necesario con personas con una larga trayectoria en las calles. No solo para cubrir sus necesidades básicas o el acceso a recursos normalizados, como los centros de salud o los servicios sociales municipales, sino para que abandonen esa situación y puedan acceder a un hogar, con el apoyo y la estabilidad necesaria», señala.

El presupuesto de la fundación en 2017 alcanzó los 3.701.637 euros, a una media de más de 10.000 diarios, esto supone un 10,5% más que en 2016.

El año pasado se lograron 139 inserciones laborales y se impartieron 16 cursos de formación

En cuanto a los servicios de higiene personal para las personas acogidas, como lavandería, ducha y ropería o peluquería, en 2017 realizaron más de 43.000. Otro de «los servicios fundamentales» para el director es el sociosanitario, en el que se incluyen enfermería, psicología o psiquiatría. Alcanzaron los 13.154 servicios el año pasado.