Inspeccionan tres bloques de Joven Futura por las grietas en las viviendas

A la izquierda, los tres bloques de Joven Futura que examinó ayer un arquitecto. En detalle, una de las grietas de un inmueble. / edu botella / agm
A la izquierda, los tres bloques de Joven Futura que examinó ayer un arquitecto. En detalle, una de las grietas de un inmueble. / edu botella / agm

Los vecinos de la Manzana D de la urbanización quieren saber si los desperfectos en sus casas se deben a fallos en la construcción

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Rara es la vivienda de la Manzana D de Joven Futura, formada por tres edificios que albergan unos 180 pisos, que no presente algún desperfecto en su estructura. Las grietas se han convertido en unos vecinos más de estos bloques de la urbanización radicada en Espinardo, cuyos residentes son, en su mayoría, murcianos de entre treinta y cuarenta años. Estos compraron, a unos precios asequibles y con toda la ilusión del mundo, casas en la zona en plena burbuja inmobiliaria, una época en la que el acceso a la vivienda era muy difícil para la gente joven. «El que no tiene rajada la pared de la cocina, tiene las de las habitaciones. O el techo del salón. En algunas aberturas, incluso, se puede meter la mano entera», señala un portavoz de Masercón, la compañía que se encarga de la administración en este conjunto de inmuebles.

Para dar con la causa de tanta hendidura se desplazó ayer a esta Manzana D, previo aviso a los vecinos, un arquitecto que inspeccionó minuciosamente una serie de viviendas elegidas aleatoriamente (al menos dos en cada una de las seis escaleras que hay), así como la estructura básica de los tres edificios. El perito tiene que redactar ahora un informe para determinar dónde está el problema, quién lo ha originado y qué acciones se pueden realizar en el futuro para ponerle remedio.

«Hay dos posibilidades. Una es que, efectivamente, se hayan producido fallos en la construcción. Esta urbanización se hizo muy rápido y ya hemos visto desperfectos en otros bloques», indica este responsable de la firma Masercón, que prefiere no identificarse con su nombre y apellidos. En ese caso, añade el mismo portavoz, se podrían llevar a cabo acciones judiciales contra la empresa constructora, siempre que así lo decidan los propietarios.

Problemas similares afectaron al edificio F-3, cuyos residentes fueron a los tribunales

Nivel freático

Pero otra opción es que las grietas estén producidas por una cuestión de asentamiento. Y es que el suelo sobre el que está levantada la urbanización Joven Futura, en el que antes solo había huertos, presenta un nivel freático muy bajo, lo que contribuye a que los edificios «se hundan más» y favorece el agrietamiento de la estructura, según explican desde Masercón. Ese sería el peor escenario para los 180 vecinos, ya que tendrían que ser ellos los que asumieran personalmente el coste de los posibles arreglos.

Si el peritaje que se llevó a cabo ayer concluye que la causa de las fisuras está en la mala construcción, el arquitecto volvería a la manzana para examinar las viviendas una por una y emitir informes técnicos que puedan servir luego a los vecinos para la demanda judicial. Otro de los problemas que se encontrarán es que la constructora que se ocupó de estos tres bloques, que fueron los primeros que se edificaron, se encuentra en concurso de acreedores desde hace unos años, víctima del 'tsunami' que supuso la crisis para una gran parte de empresas del sector inmobiliario regional.

Desde la administradora de fincas indican que se pedirían cuentas a la aseguradora, que también realizaría un chequeo en la Manzana D con sus propios técnicos. Un precedente se encuentra en el bloque F-3 de la misma urbanización, donde hay una treintena de viviendas cuyos moradores se vieron afectados hace un tiempo por un problema similar. Este caso está en los tribunales y, si no se alcanza un acuerdo amistoso con los abogados de la compañía de seguros, se irá a juicio.

Distintas constructoras

Las acciones que está llevando a cabo la comunidad de propietarios de la Manzana D de la cooperativa son ajenas a la Asociación de Vecinos de Joven Futura, cuyo presidente es Chencho Mateos. Este señala que el problema de las grietas en las estructuras no afecta a toda la urbanización, recordando asimismo que en el proceso de construcción participaron hasta siete mercantiles distintas, en diferentes fases.

Esta organización sí registró hace un año una petición ante el Ayuntamiento para el análisis, revisión y reparación de grietas en el asfalto de la calle Huerto del Vizconde, a la altura de la Manzana A, por donde pasa una acequia. El Consistorio envió a un técnico a la zona y concluyó que no había problema.