Un informe municipal aconseja diez actuaciones urgentes en el Puente Viejo

El Puente Viejo de Murcia necesita una rehabilitación integral, según concluye un informe del departamento de Ingeniería Civil del Ayuntamiento de la capital. / javier carrión / agm
El Puente Viejo de Murcia necesita una rehabilitación integral, según concluye un informe del departamento de Ingeniería Civil del Ayuntamiento de la capital. / javier carrión / agm

Un ingeniero del Consistorio recomienda una rehabilitación integral de la infraestructura, que está en pie desde 1740

DAVID GÓMEZ MURCIA

El Ayuntamiento de Murcia tiene en sus manos desde enero un informe del departamento municipal de Ingeniería Civil, firmado por un ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, que recomienda acometer una decena de actuaciones urgentes en el Puente Viejo de Murcia, que comunica la Gran Vía con el barrio del Carmen y que, según una inscripción descubierta en uno de los arcos, cumplirá 278 años en pie el próximo 15 de agosto.

El estudio, que sacó ayer a la luz pública el Grupo Municipal de Ahora Murcia, apunta además la necesidad de redactar un proyecto de rehabilitación integral del también conocido como Puente de los Peligros -por la imagen de la Virgen que se puede ver en una hornacina contigua-, con el objetivo de que pueda permanecer al menos otros tres siglos siendo un emblema del paisaje de la capital. El equipo de gobierno del PP asegura que ya se está trabajando en dicho plan, en cumplimiento de un acuerdo adoptado por el Pleno de la Corporación el pasado mayo. Sin embargo, la concejal delegada de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos, Rebeca Pérez, no avanza la fecha en la que se concluirá este proyecto, «ya que es un trabajo muy complejo».

El departamento de Ingeniería Civil del Ayuntamiento de Murcia proponía a la Concejalía de Fomento, que en la fecha en la que se entregó el informe todavía dirigía Roque Ortiz, el desarrollo inmediato de seis acciones concretas sobre el puente y cuatro sobre la denominada bóveda oculta, partiendo de otros tres análisis anteriores sobre el estado del Puente Viejo que se habían realizado durante 2016 y 2017.

El estudio, que se entregó a mediados de enero, propone una intervención amplia sobre las sillerías de las luminarias

Vuelta a lo original

De esta manera, aconseja el técnico municipal firmante «una limpieza general de toda la superficie de la piedra», con la eliminación de todo elemento «extraño» ajeno a la obra original. También se sugería el tratamiento superficial de estas zonas pétreas visibles, «restaurando las más alteradas y sustituyéndolas por materiales compatibles».

Otra de las actuaciones propuestas por el ingeniero es «la sustitución de todas las partes de los sillares que presenten pérdidas de masa elevadas, aproximadamente del orden del 15 al 20%», además del «desmontaje de los elementos de sillería sobre los que están colocadas las luminarias, para su completa restauración y su posterior recolocación en su posición original». En estas últimas semanas, el Ayuntamiento de Murcia ha procedido a adecentar los faroles del puente, instalando bombillas de bajo consumo con el fin de ahorrar energía. El grupo político Ahora Murcia considera esta intervención como una frivolidad, teniendo en cuenta la existencia de este informe técnico.

Otra de las acciones sugeridas es propiciar la ventilación necesaria para que se reduzca «la elevada humedad detectada»

Por otra parte, se indica que sería conveniente desmontar la sillería de los tímpanos de la margen izquierda del puente, para rehabilitar los sillares que todavía ofrezcan buenas condiciones y reemplazar aquellos que presenten un avanzado deterioro. «Sanear y consolidar los basamentos de piedra sobre los que descansan las vigas metálicas» es otra de las recomendaciones del departamento de Ingeniería Civil.

En lo que respecta a la bóveda oculta, el ingeniero de Canales, Caminos y Puertos que firma el estudio plantea «una intervención de mejora del suelo de cimentación, aunque del seguimiento que realice se pueda concluir luego que no son previsibles nuevos asientos».

Además, se estima necesaria la reparación integral de la sillería del cimiento, suelo y arco, «sustituyendo todos los sillares desplazados, desgastados superficialmente y fracturados, recuperando la geometría original de la bóveda». También señala el departamento municipal de Ingeniería Civil que sería aconsejable la recuperación de las juntas entre sillares, «macizando toda la interfase entre piedras», así como la apertura de los huecos originales para aportar la ventilación necesaria que reduzca la elevada humedad que informes anteriores detectaron en el Puente Viejo «y dé una mayor salubridad a las estancias», concluye el ingeniero de caminos, canales y puertos del Ayuntamiento en el documento de enero de este año.

Seguridad garantizada

Durante el mandato de Roque Ortiz, se realizaron una serie de estudios sobre la viabilidad del Puente Viejo, pues habían aparecido algunas grietas y se habían producido desprendimientos de piedras. Así, se llevaron a cabo tres sondeos en los cimientos de la bóveda y la pila del puente, con una profundidad de entre 10 y 15 metros, así como diversas catas, sobre todo en la entrada y salida del viaducto.

Asimismo, se efectuaron otros análisis estructurales de los que se concluyó que, aunque el puente presentaba algunos deterioros superficiales en cuanto a ornamentos y sillares, tenía seguridad más que de sobra para su uso normal.

Aunque las obras del Puente Viejo concluyeron en 1740, y así consta en la inscripción encargada por el entonces Corregidor de Murcia, no fue hasta dos años después cuando los murcianos comenzaron a transitar por el mismo, según reflejan las crónicas de la época. La apertura del puente para poder atravesar el curso del río Segura y comunicar los dos márgenes fue motivo de celebración entre los murcianos del siglo XVIII, pues se organizaron diversos actos para festejar su entrada en funcionamiento.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos