Un helicóptero acaba con los focos de mosquitos en las zonas de difícil acceso en Murcia

El helicóptero tiene una capacidad de 400 litros en cada vuelo./Alfonso Durán / AGM
El helicóptero tiene una capacidad de 400 litros en cada vuelo. / Alfonso Durán / AGM

Según José Ballesta, «El Raal, Alquerías y Zeneta, así como el entorno del Segura y el Reguerón, están siendo las principales zonas de actuación»

LA VERDAD

El alcalde de Murcia, José Ballesta, acompañado del concejal de Deportes y Salud, Felipe Coello, visitó este viernes los trabajos de fumigación del Plan de Emergencia contra el Mosquito Tigre que se están realizando en la rambla de Tabala, donde los efectivos municipales están empleando un helicóptero para acceder y fumigar las zonas de difícil acceso.

«El Ayuntamiento activó este Plan de Emergencias contra los mosquitos para minimizar los efectos que las inundaciones y acumulaciones de aguas, sumados a las altas temperaturas, pueden tener en la proliferación de estos insectos», destacó José Ballesta, quien añadió que «El Raal, Alquerías y Zeneta, así como el entorno del Segura y el Reguerón, están siendo las principales zonas de actuación, aunque se está actuando en el conjunto del municipio».

Con todo, es importante recordar que muchos de los focos de proliferación de mosquitos se encuentran en zonas privadas, en las acumulaciones de agua que se forman, por ejemplo, en recipientes, macetas y patios particulares, así como en piscinas sin tratamiento o abandonadas, por lo que la colaboración de todos los vecinos del municipio es fundamental, ya que el 80% de los focos de mosquitos se encuentran en zonas privadas.

Además de la rambla de Tabala, los efectivos también están revisando con el helicóptero el entorno de El Raal y Alquerías. Este dispositivo, puesto en marcha después de las intensas lluvias, permanecerá activo hasta finales de año.

Hasta 400 litros de insecticida en cada vuelo

En la rambla de Tabala, los efectivos municipales están utilizando un helicóptero, con una capacidad de 400 litros en cada vuelo, con el objeto de acceder a las zonas más difíciles, así como localizar piscinas abandonadas. De esta forma, los efectivos identificarán y comunicarán al Ayuntamiento los ámbitos privados que pueden suponer un foco de proliferación de mosquitos. Se estima que a lo largo del día se aplicarán entre 5.000 y 10.000 litros de insecticida.

El helicóptero, dotado de medios de fumigación, permite acceder a los focos de agua estancada inaccesibles a través de los medios terrestres, como el entorno de la rambla de Tabala.

Drones para localizar los focos de mosquitos

El dispositivo del Plan de Emergencias Contra los Mosquitos, en el que están participando 13 técnicos y un veterinario, ha supuesto el despliegue de tres todoterrenos, equipados con un cañón pulverizador de gran alcance y cuatro cañones manuales, además de 10 mochilas de fumigación para los imbornales. Asimismo, se están empleando tres drones para localizar los focos de mosquitos en las zonas de difícil acceso.