El palacio real del rey Lobo en Murcia

Trabajos en la falda del Castillejo de Monteagudo. / G. Carrión / AGM

Los arqueólogos del CSIC encuentran a los pies del Castillejo de Monteagudo una edificación que data del siglo XII

LA VERDAD

El conocido como rey Lobo, según recogen las crónicas cristianas, convirtió a Murcia en la capital de su estado y la transformó en una de las ciudades más importantes del occidente musulmán, dotándola de un gran número de palacios y fortificaciones, entre los que destacan el complejo monumental de Monteagudo, el palacio de Santa Clara, el oratorio de San Juan de Dios, la fortaleza inacabada de la Asomada y las propias murallas de Murcia.

En la falda del Castillejo de Monteagudo fue donde edificó su finca de recreo o almunia, con numerosas huertas, acequias, pabellones, albercas y jardines. En este emplazamiento, los arqueólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) vienen trabajando desde el verano del año pasado, en un proyecto apoyado conjuntamente por el Ayuntamiento y el Gobierno regional. Sin embargo, no ha sido hasta esta última semana cuando se ha producido un hallazgo sin precedentes. Se trata de un palacio real presidido por una alberca palatina que presenta una extensión de 135 metros cuadrados y que está asociada a un gran jardín de crucero; un conjunto monumental cuya configuración solo cuenta con el antecedente de los palacios y jardines cordobeses de Medina Azahara, que datan del siglo X.

Estas excavaciones se enmarcan dentro del proyecto estratégico Las Fortalezas del rey Lobo, el primer parque arqueológico medieval integrado por 150 enclaves patrimoniales en torno a las fortalezas del Castillo de Monteagudo, el Castillejo, el Castillo de Larache y el de Cabezo de Torres; un itinerario paisajístico, natural y arqueológico único en España de más de 1,5 millones de metros cuadrados.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, y varias personas haciendo trabajos de excavación. / Guillermo Carrión / AGM

Esta iniciativa buscará poner en valor la época en la que Murcia llegó a ser la capital del Xarq al-Ándalus, un estado independiente que contaba con su propia moneda de oro y que era una de las más apreciadas en Europa durante el emirato de Ibn Mardanis durante el tercer cuarto del siglo XII. Este reino se extendió por la mitad oriental de la península Ibérica. El alcalde José Ballesta, quien visitó las excavaciones junto a la consejera de Educación y Cultura, Esperanza Moreno, destacó que «el entorno de Monteagudo es clave para entender cómo fuimos los murcianos del pasado y quiénes somos hoy. Este conjunto patrimonial es un foco único de riqueza histórica y patrimonial.

Hitos del proyecto y estado actual

Plan Especial de protección
El plan especial está en fase de avance. Se aprobó a final de julio en Junta de Gobierno.
Expropiaciones de parcelas en la ladera del Castillo
En la expropiación se está finalizando todo el proceso de informes tras el periodo de audiencia que finalizó a mediados de septiembre de todas las alegaciones para la aprobación definitiva.
Restauración del Castillo y Cristo de Monteagudo
Para finales de noviembre estará terminado el proyecto de obra de la fase A, que tiene un presupuesto de 1'1 millones de euros. Se va a firmar un convenio de colaboración con IPCE para ampliar las actuaciones de esta fase con la aportación de 200.000€ por parte del Ayuntamiento para la realización de accesos e incluyendo la restauración del Cristo de Monteagudo.
Larache
La CARM tiene proyecto de inversión de más de 200.000€ para excavación, restauración e iluminación del Castillo de Larache.
Calzada Romana
En las próximas semanas se enviará para la licitación de la obra. Presupuesto de ejecución: 85.000€.
5.000 m2 de excavaciones
Las excavaciones en la ladera del Castillejo, que se retomaron el pasado 3 de septiembre, abarcan un área de 5.000m2 y están siendo dirigidas por Julio Navarro Palazón, responsable del grupo de investigación «Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad» (LAAC), adscrito a la Escuela de Estudios Árabes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Participan en la excavación un equipo de arqueólogos, arquitectos y restauradores apoyados por una veintena de estudiantes de la UMU y la UCAM.