«Gracias a los que se han embarrado hasta el cuello por ayudar al vecino»

Los Caballeros de la Fuensanta, ayer, mientras portaban la imagen dentro de la Catedral. /Ros Caval / AGM
Los Caballeros de la Fuensanta, ayer, mientras portaban la imagen dentro de la Catedral. / Ros Caval / AGM

El obispo centra en los afectados por las riadas su mensaje en el día de la Virgen de la Fuensanta

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los afectados por las riadas de la semana pasada estuvieron presentes en la misa que acogió la Catedral de Murcia con motivo de la festividad de la Virgen de la Fuensanta. Durante la homilía que dirigió a los fieles, el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, dio las «gracias a los que se han embarrado hasta el cuello por ayudar al vecino».

En la misma línea, comentó que «pienso en tantos voluntarios que, al oír la voz de alarma, han estado dispuestos a colaborar en cualquier tarea. Hombres y mujeres, con las botas puestas, sin corbata, ni maquillaje, dispuestos a ayudar para hacer la vida más fácil a los que han perdido hasta los sueños».

Para Lorca Planes, en medio de la catástrofe, se han visto «ejemplos de serenidad de familias, mayores, niños y enfermos que están dando la cara ante las adversidades». Igualmente, ponderó que «no hayan perdido la esperanza para levantar de nuevo el ánimo». El obispo centró en los afectados su alocución. Lamentó el «manto de terribles desgracias y pérdidas de todo tipo. Hemos visto cómo se malograban ¡otra vez más! negocios, materiales y productos». No obstante, la peor consecuencia que dejaron las lluvias torrenciales fue el fallecimiento de seis personas. Para los que perecieron, también tuvo palabras Lorca Planes. «La DANA se ha llevado grabado a fuego el nombre de los que ya no están con nosotros», dijo, antes de pedir a la Virgen que intercerda ante Dios «por ellos para que puedan descansar en paz».

La Patrona lució el 'manto de la paz' en su procesión por el interior de la Catedral

Preparados para la romería

Cientos de murcianos acompañaron ayer a su Patrona en el día de su festividad. Una vez terminada la novena, la Fuensanta vivió una jornada diferente, preludio de su vuelta mañana al santuario de Algezares.

Antes de la eucaristía, completó una procesión claustral por el interior de la Catedral. Recorrió todas las naves del monumento mientras el coro Canticorum Iubilo entonó letanías con el órgano como acompañamiento musical. Tiempo atrás, la Morenica también realizaba tal día como ayer una procesión nocturna por las calles del centro de la ciudad, pero esa tradición se perdió hace unos setenta años.

La Virgen portó el conocido como 'manto de la paz', regalado el año pasado y en el que todos los que lo desearon pudieron dar una puntada para contribuir a su confección. Por otra parte, la imagen cuenta con treinta nuevos caballeros, que recibieron sus medallas el sábado, en un acto celebrado en la Catedral.