La gestión del Semas y el Consulado logra que un indigente regrese a su país natal

Personal del Semas le acompañaron al aeropuerto de El Altet./Ayuntamiento de Murcia
Personal del Semas le acompañaron al aeropuerto de El Altet. / Ayuntamiento de Murcia

Nunca quiso hacer uso de los servicios de alojamiento y comedor, hasta que cayó enfermo y, tras pasar por el hospital, se le acompañó hasta El Altet para tomar el avión

MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Una larga historia con final feliz. El Servicio de Emergencia Móvil y Atención Social (Semas), dependiente de la Concejalía de Derechos Sociales, que dirige Conchita Ruiz, ha conseguido que un indigente de origen francés, que llevaba viviendo en la calle veinte años, los dos últimos en Murcia, y con una severa adicción al alcohol, haya regresado a su hogar.

Solía pernoctar frente a un supermercado, en cuya puerta pedía limosna. Tanto los profesionales del Semas como de otras entidades que también trabajan con personas sin hogar (fundación Rais, Jesús Abandonado, Solidarios para el Desarrollo...) habían intentado convencerlo en repetidas ocasiones para que hiciera uso de los recursos de acogida, alojamiento y comedor, pero sin éxito. Se limitaba a decir que «no necesitaba nada», indica Pepe Morales, coordinador del Semas.

A principios de junio, por su deteriorado estado de salud, permanecía tumbado en la vía pública, lo que llamó la atención de los viandantes. Fue atendido por personal sanitario que se desplazó en una ambulancia tras el aviso al 112 y acudió el Semas, consiguiendo que ingresara en un hospital.

Con las gestiones y ayuda del consulado de Francia en Madrid y del consulado honorario de Francia e se consiguió contactar con sus familiares para que regresara a su hogar.