El estado de los 'pipicanes' de Murcia genera malestar entre los dueños de perros

Usuarios, con sus mascotas, en la zona de esparcimiento canino que está en Churra mientras pasean a sus perros. / guillermo carrión / agm
Usuarios, con sus mascotas, en la zona de esparcimiento canino que está en Churra mientras pasean a sus perros. / guillermo carrión / agm

Los vecinos se quejan de la falta de limpieza y del tipo de tierra, que causa conjuntivitis a las mascotas

ALBERTO GÓMEZ

Los dueños de mascotas de varias zonas de Murcia se encuentran molestos por el estado que presentan algunos 'pipicanes'. El elemento de la discordia está siendo un tipo de tierra que los operarios municipales emplearon hace meses para cubrir estas zonas. Este material, aseguran los afectados, genera una gran cantidad de polvo cuando los animales están en la instalación corriendo y jugando.

Usuarios de las zonas de esparcimiento canino que se encuentran en Churra y de las que están enfrente de la Delegación del Gobierno y en la rotonda de acceso a los centros comerciales de la zona norte denuncian que la situación es «muy complicada». Manuel Hernández es vecino de Churra y lleva a sus perros al 'pipican' que está en el barrio. Lamenta que «la última tierra que han colocado genera mucho polvo y eso está teniendo consecuencias. Los perros están sufriendo conjuntivitis y muchos usuarios vienen con mascarillas porque sufren asma y alergias y su situación se agudiza con el polvo».

Varios vecinos han trasladado su malestar al Ayuntamiento. Se pusieron en contacto con el Servicio de Parques y Jardines para exponerle su visión y demandar soluciones. Desde el equipo de gobierno argumentan que la tierra se colocó para tapar los agujeros que hacen los perros en las zonas de esparcimiento.

También argumentan que la tierra que critican los usuarios fue evaluada por un laboratorio independiente y los resultados no arrojaron ninguna anomalía. En abril los usuarios afectados pidieron con insistencia que el Consistorio tomara cartas en el asunto, lo que propició que técnicos municipales revisaran las instalaciones en las que hubo quejas después de los episodios de lluvias que acaecieron en Murcia en ese mes. Los usuarios esperan que la tierra que genera tanto polvo se sustituya pronto por otro material.

Limpieza irregular

Otra queja vecinal tiene que ver con la limpieza de estos puntos para mascotas. Los usuarios afirman que en algunos 'pipicanes' han llegado a aparecer pulgas y que no se ha fumigado hasta que los vecinos lo pidieron en varias ocasiones.

Desde la concejalía recuerdan que en el apartado de parques y jardines de la página web del Ayuntamiento se puede consultar el calendario de fumigación. También argumentan que las zonas caninas se limpian cuatro veces a la semanas incluyendo tareas de desinfección.

Nuevas zonas en el Cabezo, Beniaján y Santiago y Zaraíche

En la última legislatura, Murcia ha pasado de tener 6 a 46 zonas de esparcimiento canino. Desde el Ayuntamiento aseguran que la ciudad tiene la mayor red de 'pipicanes' de España en relación con su número de habitantes. El nuevo contrato de parques y jardines adjudicado recoge que estos puntos lleguen a los 67 barrios y juntas de distrito, así como a todas las pedanías. Los lugares en los que está proyectado que se construyan estas instalaciones con mayor prontitud son Cabezo de Torres, Beniaján y Santiago y Zaraíche. También están previstas en las avenidas Juan de Borbón y Juan Carlos I.

El próximo contrato recoge que la limpieza en esta zona se haga de forma diaria. Los técnicos recuerdan que al comienzo de la legislatura se limpiaba dos veces a la semana. Por otra parte, los vecinos también han criticado que cerca de algunos 'pipicanes' hay pinos que tienen la procesionaria, un tipo de oruga que puede resultar mortal para los perros. El Ayuntamiento matiza que estos insectos se combaten con hongos y se retiran con cestas especiales.