El TSJ dicta que tener fobia social no impide trabajar a un diseñador gráfico

EFEMURCIA.

La fobia social que padece un diseñador gráfico no constituye motivo suficiente para declararlo en situación de incapacidad permanente para su trabajo, ya que el mismo no le obliga a estar en contacto diario con el público, según se recoge en una sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Murcia (TSJRM).

La sentencia desestima de esta forma el recurso que el afectado presentó contra la dictada por un Juzgado de lo Social de Murcia que rechazó su demanda y absolvió al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). En su demanda, este trabajador explicó que el contacto con la gente le generaba un estado de nerviosismo que no podía controlar, hasta el punto que le producía un trastorno ansioso-depresivo, por lo que solicitó pasar a la situación de incapacidad permanente para su labor.

La Sala dice que la fobia social alegada no le supone una limitación incompatible con su función, al estar la misma exenta de interacción con el público.