Detienen a 37 personas e incautan 2.000 plantas de marihuana en una macrooperación

Uno de los detenidos ayer, en segundo plano, mientras se encara con el fotógrafo en la calle Balart de Murcia. / guillermo carrión / agm
Uno de los detenidos ayer, en segundo plano, mientras se encara con el fotógrafo en la calle Balart de Murcia. / guillermo carrión / agm

La Policía Nacional realiza hasta diez registros en casas y clubs de fumadores en Murcia y Santomera

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

La Policía Nacional detuvo ayer a 38 personas e intervino más de 2.000 plantas de marihuana en una macrooperación antidroga desarrollada en varios puntos de Murcia y en el municipio de Santomera, según informaron fuentes del Cuerpo. El operativo, en el que participaron efectivos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y del Grupo de Estupefacientes de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de la Región, se dirigió contra la producción y tráfico de esta sustancia estupefaciente y se desarrolló en dos fases. La primera se ejecutó por la mañana, con una actuación coordinada en viviendas de las pedanías murcianas de La Arboleja, Espinardo, La Alberca, San José de la Vega, Corvera y el municipio de Santomera. En esas intervenciones, los agentes realizaron siete detenciones: tres en Corvera, dos en la Arboleja y las otras dos en lugares no especificados. Además, los agentes se incautaron de más de mil plantas de cannabis. Los especialistas también intervinieron dos coches empleados en la comercialización de la droga, dos carabinas de perdigones y útiles para el cultivo de la marihuana.

Por la tarde se puso en marcha la segunda parte de la operación, en la que se produjeron las 31 detenciones restantes, que fueron practicadas en dos clubes de fumadores de cannabis de la capital murciana, ubicados en las calles Cánovas del Castillo y Federico Balart; y en locales de la antigua carretera de Alicante y de la avenida Ciudad de Almería.

Todos los arrestados fueron trasladados a dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Murcia. Allí, varios de ellos fueron puestos en libertad al comprobar los agentes que se encontraban en el interior de los establecimientos de fumadores en calidad de consumidores, y que no guardaban relación con la producción ni el tráfico de marihuana.