Condenan a un menor que agredió a su novia a seguir un curso de respeto a la mujer

El joven de 17 años deberá, además, asistir a un taller de técnicas de autocontrol y habilidades sociales

EFEMurcia

Un menor de 17 años de edad que fue condenado a seis meses de libertad vigilada por agredir a su novia por celos deberá, además, seguir un curso de contenido afectivo sexual «para mantener un trato de respeto y consideración hacia la mujer».

Así se recoge en la sentencia dictada en el mes de febrero por el Juzgado de Menores de Murcia, que lo condenó como autor de un delito leve de lesiones y que ha sido confirmada ahora por la Audiencia Provincial de Murcia. El Juzgado declaró probado que los hechos se produjeron en marzo de 2017, escasos meses después de haberse conocido y de haber entablado una relación de amistad y noviazgo.

En el día de los hechos, el joven recogió a la mujer, mayor de edad, la llevó a su vivienda, y en un momento determinado, al verla que hablaba por teléfono, le preguntó que quién la había llamado, además de apretarle el cuello y darle dos bofetadas, produciéndole lesiones que tardaron dos días en curar.

La sentencia, que ahora se ve confirmada por la Audiencia, condenó al acusado a seis meses de libertad vigilada, además de imponerle una serie de reglas de conducta. Entre estas, figuran la de seguir un curso para aprender a ser considerado con la mujer y la de asistir a un taller de técnicas de autocontrol y habilidades sociales.

Igualmente, estará obligado a comparecer cada vez que se le requiera ante el profesional que se designe para informar de las actividades realizadas y justificadas y comprobar su cambio de conducta. Además, deberá pagar, junto con sus padres, una indemnización de 80 euros a la mujer por los daños y perjuicios sufridos. En su recurso, solicitó la absolución y, subsidiariamente, que la duración de la medida de libertad vigilada fuese reducida o sustituida por una amonestación.

La Audiencia, que tiene como ponente a la magistrada María Ángeles Galmés, dice sobre esa solicitud que el equipo técnico que informó durante el proceso judicial puso de manifiesto las carencias educativas del joven expedientado y propuso dicha medida, que fue acogida en primer lugar por el fiscal y luego por la juez de Menores. «La duración máxima -dice el tribunal- se considera proporcionada no solo al ilícito penal, sino también a las características del joven a sancionar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos