Colocarán mallas bajo el puente de Calatrava para evitar que aniden palomas

Imagen de la parte baja del puente de Calatrava, frente al hospital Reina Sofía, lleno de palomas. / ayto
Imagen de la parte baja del puente de Calatrava, frente al hospital Reina Sofía, lleno de palomas. / ayto

La Concejalía de Salud repartirá 10.000 folletos para pedir a los vecinos que no las alimenten porque dañan el patrimonio y el mobiliario urbano

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOS

Los vecinos de Vistabella están entre aquellos que sufren más molestias por culpa de las palomas debido, quizá, a la abundancia de árboles en el barrio y a su proximidad al río. Las capturas con redes en los jardines, a primeras horas de la mañana, y con jaulas en las azoteas de edificios que lleva a cabo el servicio de Zoonosis de la Concejalía de Salud no han sido suficientes para mitigar la abundancia de estas aves en este castizo barrio, en el que vuelan a sus anchas y descargan sus excrementos ya sea encima de los coches aparcados en la calle o en los toldos de las viviendas y bajos comerciales para desesperación del vecindario.

Y es que las palomas, que se han ganado el calificativo de «ratas voladoras» por la cantidad de enfermedades que pueden llegar a transmitir, son más listas de lo que parece. Y lo han demostrado buscando cobijo y anidando en un lugar en el que no solo están bien resguardadas de las condiciones meteorológicas más adversas sino a salvaguarda de redes y jaulas de los servicios municipales: debajo del puente de Calatrava, frente al Hospital Reina Sofía.

La Concejalía de Deportes y Salud ha localizado el foco, -como puede apreciarse en la imagen que ilustra esta información- y ha solicitado ayuda a la Concejalía de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos,. «Efectivamente -indica la edil Rebeca Pérez- la Concejalía de Salud nos ha pedido que mallemos los bajos del puente de Calatrava, no la pasarela peatonal sino el viaducto de tráfico rodado, que está situado frente al hospital, para impedir el anidamiento y, de paso, evitar cualquier posible deterioro en la estructura del puente».

Transmiten enfermedades

El jefe de los servicios municipales de Salud, Eduardo González, explica que «no solo pueden contagiar enfermedades y originar problemas de salud pública, sino que la palomina (los excrementos de esas aves) es altamente corrosiva y daña cualquier tipo de superficie, como por ejemplo la piedra de los edificios histórico-artísticos».

Por este motivo, la Concejalía de Salud va a poner en marcha una campaña bajo el título 'Evitemos que las palomas sean un problema'. Repartirá 10.000 folletos para recordar a los vecinos que «el exceso de alimento provoca un aumento incontrolado de la población de palomas». Además, incidirá en que «el suministro de alimento que pueda suponer un riesgo para la salud pública está prohibido en el artículo 6.1 de la Ordenanza Municipal sobre Protección y Tenencia de Animales de Compañía. La misma ordenanza incluye sanciones que van de 30 a 300 euros cuando la infracción es leve pero que puede llegar a 3.000 euros en caso de reincidencia, cuando se convierte en infracción grave.

Eduardo González aclara que «no se trata de prohibir a los niños que le echen unos granos de panizo en el jardín, sino de hacer llegar a los vecinos el mensaje de que estas aves encuentran comida por sí solas con facilidad. El exceso de alimento provoca una reproducción incontrolada y si no es consumido en su totalidad, puede atraer a otros animales como los roedores», añade. En el folleto, se dan varios consejos. Por ejemplo, que se conserven las fachadas de los edificios en buen estado, evitando que existan huecos u orificios sin tapar. En cuanto a las viviendas deshabitadas, se recomienda tener puertas y ventanas cerradas para evitar que puedan servir de lugar de anidamiento.

Los servicios municipales de Salud se ofrecen a colocar jaulas en las comunidades de propietarios que lo soliciten. Para ello, hay que llamar al 968 24 70 62.

Más

Temas

Murcia