PP y Ciudadanos prolongan su idilio y negocian ya el Presupuesto de 2019

El concejal de Hacienda, Eduardo Martínez-Oliva, conversa con los concejales de Ciudadanos Paqui Pérez y Mario Gómez, antes de comenzar el Pleno extraordinario. / JAVIER CARRIÓN / AGM
El concejal de Hacienda, Eduardo Martínez-Oliva, conversa con los concejales de Ciudadanos Paqui Pérez y Mario Gómez, antes de comenzar el Pleno extraordinario. / JAVIER CARRIÓN / AGM

La formación naranja está dispuesta a acordar las cuentas del próximo año pese a la cercanía de las elecciones

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Partido Popular y Ciudadanos quieren alargar el idilio que viven en el Ayuntamiento y trabajan ya en el Presupuesto de 2019, con el fin de tenerlo aprobado en los primeros meses del próximo año y que no pase como en este, en el que las cuentas públicas -ratificadas ayer de forma definitiva por el Pleno con los votos de PP, Cs y el edil no adscrito Francisco Javier Trigueros y la oposición de PSOE, Ahora Murcia y Cambiemos Murcia- entrarán en vigor cuando quedan solo tres meses para acabar el ejercicio.

El concejal de Hacienda, Contratación y Movilidad Urbana, Eduardo Martínez-Oliva, indicó que los técnicos de su departamento ya están elaborando el proyecto de 2019, con el objetivo de tener listo pronto un borrador para presentárselo a los grupos municipales y sentarse a negociar, ya que el Partido Popular, que no tiene mayoría absoluta, necesita los votos de al menos otro partido para sacarlo adelante.

El primero en recoger el guante del edil ha sido el portavoz de Ciudadanos, Mario Gómez, quien no cree que el hecho de que en mayo haya elecciones sea un obstáculo para alcanzar un acuerdo presupuestario. «Más bien al contrario, porque es muy probable que gobernemos este Ayuntamiento desde el próximo verano y queremos trabajar con un Presupuesto en el que hayamos influido. En 2018 se ha iniciado un cambio profundo en la forma de funcionar de esta Administración que va a tener continuidad», manifestó el responsable de Cs.

«Es probable que Cs gobierne y queremos un proyecto en el que hayamos participado», justifica Mario Gómez

La izquierda dice no

Con quien no va a encontrar sintonía el equipo de gobierno de cara a una futura negociación es con el PSOE, partido en el que se apoyó el alcalde, José Ballesta, para sacar adelante las cuentas de 2016 y 2017. Su portavoz, Susana Hernández, vaticina que el Presupuesto municipal ratificado ayer «será el último de este mandato» y que solo servirá «para tres nuevas fotos, dentro del extenso álbum» de Ballesta. Hernández, quien se mostró muy beligerante durante el debate en el Pleno con Cs, criticó que se están redactando ahora los proyectos de las pedanías que su grupo acordó con el PP en los dos últimos años, por lo que considera que no se ejecutarán las inversiones de las cuentas recién aprobadas. «PP y Ciudadanos están unidos en un sagrado matrimonio acordado desde arriba por sus mayores, que no es precisamente fruto de un amor que se haya ido forjando poco a poco», apuntó la dirigente socialista. «Si el pan subiera de precio cada vez que usted habla, costaría ya más que el gasoil, que también quieren encarecer», respondió Mario Gómez.

No obstante, el titular de Hacienda insistió en que para las conversaciones del Presupuesto de 2019 su mano está tendida tanto a PSOE como a Ahora Murcia y Cambiemos Murcia, aunque con estos dos grupos las posibilidades de alcanzar acuerdos son muy reducidas.

Precisamente Alicia Morales, líder de la marca local de Podemos, reiteró los argumentos que llevaron a su formación a rechazar las cuentas municipales de 2018 en el Pleno celebrado en agosto. «Sirven a intereses electoralistas y se trata de una tragicomedia política de Partido Popular y Ciudadanos», lamenta Morales, quien destaca que el dinero de los ciudadanos de Murcia es prisionero de los grandes contratos con empresas para la prestación de distintos servicios, «que se comen un tercio del Presupuesto». Reclama la concejal una mayor fiscalización sobre estas concesiones.

El portavoz de Cambiemos Murcia, Sergio Ramos, criticó los modos empleados para consensuar y aprobar las cuentas públicas, en pleno verano y sin dar apenas tiempo a los grupos políticos para presentar alegaciones. Ramos entiende que las pedanías son las grandes perjudicadas del acuerdo entre PP y Ciudadanos y reclama al alcalde que no piense todavía en las elecciones y complete el trabajo que queda por delante en este mandato, convocando las comisiones en las que están todos los partidos para abordar diversos asuntos, como el nuevo reglamento de participación ciudadana.

Alegaciones desestimadas

Muy poco se habló durante el Pleno extraordinario celebrado en la mañana de ayer de las tres alegaciones que se presentaron durante el periodo de exposición pública, cuyo debate era el objeto de la reunión de la Corporación. El sindicato de funcionarios Somos había reclamado que se habilitara una partida ante posibles despidos entre el personal laboral e interino. En cambio, la asociación de vecinos de la Senda de Granada y el ciudadano Sergio Pacheco Moreno (quien también es presidente de Huermur) solicitaban que se incluyeran en el capítulo de inversiones fondos para construir aceras en una carretera, así como que se ponga en marcha una línea de autobús en la zona.

Martínez-Oliva recordó que los servicios técnicos realizaron informes en contra de estas tres propuestas y estimó que «el sentido común» invita a rechazarlas. «No se va a despedir a ningún interino y, sobre las aceras, estamos esperando el consenso los vecinos de Joven Futura y Senda de Granada, que mantienen discrepancias al respecto».

El dinero llegará a las pedanías la semana que viene

El Presupuesto del Ayuntamiento de Murcia para 2018 se publicará en el BORM entre hoy y mañana para que entre en vigor el lunes, según detalló el edil de Hacienda, Contratación y Movilidad Urbana, que especificó que se tendrá que hacer un ajuste contable entre las cuentas prorrogadas de este año y las recién ratificadas. Tras esto, los técnicos municipales comenzarán a liberar partidas económicas para las inversiones más urgentes. Eduardo Martínez-Oliva espera que a lo largo de la próxima semana las juntas municipales empiecen a recibir el dinero que les permitirá desarrollar las iniciativas que se incluyen en el proyecto para los diferentes barrios y pedanías. Las cuentas públicas de 2018 recogen la subida salarial del 1,75% que el Gobierno central acordó para todos los funcionarios. Sin embargo, los más de 3.000 trabajadores del Consistorio ya perciben en sus nóminas este incremento desde que funcionan los Presupuestos Generales del Estado hace unos meses. «Hubiéramos tenido un problema con esto si no hubiéramos alcanzado el acuerdo con Ciudadanos», admite el concejal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos