Cinco de las siete escuelas infantiles recibirán mejoras antes del comienzo del próximo curso

Estado que presentaban el pasado viernes las obras que se están realizando en la guardería de La Paz. / Alfonso Durán / AGM
Estado que presentaban el pasado viernes las obras que se están realizando en la guardería de La Paz. / Alfonso Durán / AGM

La obra de mayor envergadura se ejecutará en las instalaciones de Algezares, que serán sometidas a una reforma integral

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Las escuelas infantiles municipales recibirán un lavado de cara general durante las fechas veraniegas en las que los escolares gozan del periodo vacacional más extenso del año. Los operarios trabajan en cinco de las siete guarderías que tutela el Ayuntamiento. Las obras de mayor envergadura se realizarán en la escuela San Roque de Algezares. La aparición de unas grietas en Semana Santa obligó a que desde la Concejalía de Educación se acometieran unas obras para estabilizar la estructura de la instalación mediante el uso de una resina especial. La oficina técnica municipal elaboró un estudio para conocer con detalle el estado que presentaba el edificio y el resultado arrojó que «la situación era complicada», según apuntan a 'La Verdad' fuentes del Consistorio. Los técnicos decidirán los trabajos específicos que se deben llevar a cabo. Lo que es seguro es que se acometerá una reforma integral de la escuela, lo que impedirá que los cincuenta menores que estaban matriculados en el centro para el próximo curso puedan comenzar el año lectivo en esta instalación. De hecho, entre el 25 de junio y el 12 de julio muchos de ellos ya fueron trasladados a otro centro en El Palmar.

Alternativa municipal

La propuesta del Ayuntamiento es que los niños sean reubicados en la escuela El Lugarico antiguo de El Palmar, que se encuentra en la rotonda del Hospital Virgen de la Arrixaca, al lado del colegio José María Párraga, y que en el equipo de gobierno aseguran que solo debe recibir una mano de pintura y separar dos habitáculos con pladur para poder recibir a los menores de Algezares. La edil de Educación, Belén López, trasladó esta decisión a los padres en una reunión que mantuvo con ellos.

El nuevo centro de La Paz podrá acoger a 110 menores, de entre 4 meses y 3 años, y El Lugarico duplicará su capacidad

La concejal sostiene que «es la mejor solución». Sin embargo, a los padres no les convence la alternativa del Consistorio y registraron un escrito, el 12 de julio, para que el equipo de gobierno explore otras medidas, como disponer unos barracones en terrenos municipales que existen en Algezares o habilitar tres aulas que se encuentran en desuso en el colegio Saavedra Fajardo de la pedanía. Sobre esta última medida, en Educación matizan que «no es viable» porque ese centro no está preparado para recibir alumnos tan pequeños. «Por ejemplo, solo tiene un inodoro». La intención del Ayuntamiento es que sea la Junta Municipal de Algezares la que sufrague los gastos de transporte de los menores hasta El Palmar porque «tiene capacidad económica suficiente como para afrontar la situación, pero, si no puede, se le ayudará desde la Concejalía», apuntan. Una de las decisiones que se debe perfilar es la manera en la que son trasladados cinco menores matriculados que tendrán en septiembre, cuando arranque el próximo curso, solo unos meses, «por lo que no pueden ir en autobús como el resto», aclaran.

En Educación entienden el malestar de los padres y avanzan que consensuarán cualquier medida que se adopte. Los afectados piden que el servicio de la escuela infantil no salga de Algezares y han convocado, bajo el lema 'la guardería no se pierde, se defiende', una concentración, que tendrá lugar mañana en la plaza La Rosaleda.

Otra escuela que está en obras es la de La Paz, donde los operarios trabajan en una superficie de 2.500 metros cuadrados, de los que se construirán 1.050 para albergar un edificio de nueve aulas que podrá alojar a 110 menores de entre cuatro meses y tres años. Todas las clases tendrán salida directa al patio y cada dos aulas habrá un cuarto de aseo. La instalación también contará con comedor, cocina, despacho y un almacén central en cada aula. La inversión en estos trabajos será de 800.000 euros y la previsión es que acaben antes de fin de año.

En la guardería El Lugarico de El Palmar se va a dotar de equipación a tres aulas nuevas, lo que permitirá que la escuela pase a tener ocho clases y pueda alojar a 44 alumnos nuevos, aumentando su capacidad de 56 plazas a cien. En la Ermita, en la pedanía de La Alberca, se va a acometer una reparación en el sótano. La arquitecta municipal ha diseñado el informe del proyecto, que se está ejecutando desde julio.

Otra obra importante se está realizando en la escuela municipal de la pedanía de Beniaján. Consiste en la remodelación integral del pabellón que aloja a los menores de un año por unos desperfectos ocasionados por un mal funcionamiento de la red de saneamiento.

Los trabajos arrancaron el 15 de julio y también incluyen renovación del pavimento y sustitución de falsos techos y puertas.

Más de 500 niños a cargo de 78 profesionales

Durante el curso escolar 2018-19, que finalizó el pasado 12 de julio, fueron un total de 508 menores, con edades comprendidas entre los cuatro meses y los tres años, los que estuvieron matriculados en alguna de las siete escuelas infantiles públicas que existen en la ciudad de Murcia. En total, las familias atendidas ascendieron a 493 y los encargados de prestar los servicios de cuidado hacia los menores que se prestan en estas guarderías fueron los 78 profesionales que trabajaron en los centros a lo largo de todo el año lectivo. La concejal de Educación, Belén López, manifestó a 'La Verdad' que estos trabajadores realizan «un trabajo riguroso que siempre está adaptado a los niños». La edil destacó la importancia de la labor que desarrollan estos profesionales porque «están construyendo a las personas que tendremos en el futuro». En su opinión, «las familias están muy satisfechas con el servicio de estas escuelas».

Temas

Murcia