Cien días para engrasar la maquinaria en el Ayuntamiento de Murcia

Primera reunión de la Junta de Gobierno Local celebrada el pasado mes de junio. /Nacho García / AGM
Primera reunión de la Junta de Gobierno Local celebrada el pasado mes de junio. / Nacho García / AGM

El gobierno de coalición cumple tres meses y medio al frente del Ayuntamiento sin crisis aparentes. El alcalde Ballesta recalca que en La Glorieta se vive «una situación sin precedentes» y da la cara por «la implicación» de todos sus concejales

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Los resultados que arrojaron los últimos comicios municipales hicieron que el Partido Popular y Ciudadanos estuvieran condenados a entenderse. La aritmética estaba de su parte, ya que entre los dos grupos sumaban quince concejales, justo el número que marca la mayoría dentro de la Corporación del Ayuntamiento.

Ambos partidos salieron de la cita con las urnas con un ligero descenso con respecto a las elecciones de mayo de 2015. Entre los dos perdieron 6.720 apoyos. Los populares se dejaron 3.448 y pasaron de doce a once ediles. Por su parte, los naranjas bajaron de cinco a cuatro tras tener 3.272 votos menos.

En cualquier caso, el hecho de que ambos hayan terminado tocando poder minimizó la pérdida de apoyos y la envió al olvido. Solo una unión de difícil encaje entre PSOE, Ciudadanos y Podemos podría haber dejado sin el sillón de mando a PP y Cs. Sin embargo, el grupo que encabeza Mario Gómez vendió caro su apoyo. El Consistorio se constituyó el 15 de junio. Esa semana las negociaciones fueron muy intensas.

El ejecutivo local afrontó su primer momento delicado con la gestión de la DANA

La ley permite que en los ayuntamientos, si no se logran los apoyos necesarios para alcanzar la mayoría en la primera votación, el alcalde sea el cabeza de lista de la opción que obtuviera más apoyos. Este aspecto lo repitió varias veces Ballesta después de los comicios sabedor de que tenía la sartén por el mango. Pero Ciudadanos se decidió a entrar en el gobierno.

Hasta la misma mañana en la que se constituyó el Ayuntamiento bailaron las competencias. Cs consiguió carteras de gran responsabilidad, como Fomento, Empleo, Turismo, Promoción Económica y Comercio. Aún así, los considerados como proyectos estratégicos recayeron sobre la Alcaldía. Es el caso, entre otros, de la rehabilitación de la Cárcel Vieja, la recuperación del yacimiento de San Esteban, las Fortalezas del Rey Lobo o Murcia Río.

En estos tres meses y medio no se han producido crisis aparentes en el bipartito. En declaraciones a 'La Verdad', el alcalde José Ballesta tildó la actual como «una situación sin precedentes», pero también recordó que «ya veníamos en la anterior legislatura de gobernar en minoría, algo que nunca antes había sucedido». El primer edil expuso que «lo primero que hicimos fue elaborar un proyecto programático y después, un documento de gobernabilidad. Hubo que hacer el Gobierno, constituir la Corporación y organizar todo lo necesario para que el Ayuntamiento funcione correctamente».

El acuerdo que consensuaron PP y Cs se condensó en 18 puntos. Además, se recogió que se haría extensible a las juntas municipales y de distrito en las que los dos partidos pudieran formar gobierno. Esta fórmula puede desbloquear 21 de las 51 pedanías que todavía no tienen alcalde elegido.

Ciudadanos remarcó que venían a cambiar las cosas desde dentro y declaró la guerra a la corrupción, algo que abrazó sin dudar el PP. No es casual que el punto segundo del acuerdo de gobernabilidad se refiera a ejercer «un control interno para luchar contra la corrupción» y el cuarto apunte que hay que «mejorar la transparencia en la gestión de los recursos asignados a las juntas». Ya como concejal de Fomento, Mario Gómez ha señalado varias veces que «ahora se van a hacer las cosas de otra manera».

Ballesta aseguró encajar estos anuncios «con mucha tranquilidad. Todo el que venga a intentar sumar me parece bien. Lo primero que hay que hacer es cumplir con la legalidad. Eso no tiene discusión». En cuanto a transparencia, el alcalde matizó que «en materia económica y administrativa tenemos cien puntos sobre cien posibles. Siempre vamos a defender la legalidad, la eficacia y la transparencia». El primer momento delicado al que tuvo que hacer frente el bipartito fue la gestión de la gota fría, «de la que todavía afrontamos la postcrisis», puntualizó el primer edil.

La llegada en noviembre de las elecciones no cree que evidencie diferencias entre PP y Cs porque «la implicación de todos los concejales es absoluta. Llevar el Ayuntamiento será lo primero. No habrá tiempo para despistes. Lo creo firmemente». El Gobierno de coalición, según Ballesta, mira al futuro con optimismo porque «nuestra ilusión va a ser la misma. No tenemos un pacto entre nosotros. Lo tenemos con los murcianos y eso no va a cambiar». En 2023 llegará la prueba definitiva.

Rebeca Pérez El PP remarca la «seguridad» y la «estabilidad» reinantes

En las filas del PP consideran que la «seguridad» y la «estabilidad» están siendo la tónica habitual en el Gobierno de coalición. La portavoz municipal, Rebeca Pérez, destaca que se ha podido confeccionar un proyecto «sólido y fiable, en el que las personas son lo más importante».

La dirigente popular resalta que «en menos de cien días hemos aprobado los Presupuestos». Pérez también establece una comparativa con el contexto nacional, donde, según apunta, impera «la incertidumbre socialista». Por eso, también critica que «el PSOE, desde el Gobierno de la Nación, está sumiendo a la economía española en un grave estancamiento». Siguiendo con el símil nacional, explica que «nosotros en quince días nos pusimos en marcha, constituimos las comisiones llegando a acuerdos con los distintos partidos y ya estamos celebrando plenos. En cambio, el PSOE no ha hecho nada de eso». En su opinión, el Gobierno de coalición «está dando tranquilidad al tiempo que transforma la ciudad y permite que coja impulso».

Para ella, «el Ayuntamiento avanza, funciona y resuelve los problemas, mientras los socialistas llevan al país otra vez a elecciones generales y lo estancan». En el PP entienden que han dado en Murcia un buen ejemplo de gestión política.

Mario Gómez Cs fija la transparencia y la eficiencia como sus objetivos

Ciudadanos está viviendo su primera experiencia de gobierno en el Ayuntamiento. Su portavoz, Mario Gómez, señala que «hay que poner en marcha ese cambio hacia la eficiencia y la transparencia que nuestros vecinos necesitan y demandan». El 25 de julio reunió en el Moneo a un centenar de constructores ante los que avisó que vigilará las bajas temerarias e impedirá que los contratos se troceen. «Se está produciendo un cambio en cómo se hace la tramitación de los contratos del sector público», explica. Cifra en 30.000 los contratos 'a dedo' que ha formalizado el PP en los últimos años. Además, señaló que éstos «son un nido de corrupción según un informe de la UE». En la misma línea, expone que «mi compromiso es que en los próximos meses la concurrencia, la libertad de acceso a las licitaciones, la publicidad y la transparencia de los procedimientos será una realidad. También promoveré que la igualdad de trato entre los licitadores sea un una realidad incuestionable». En la formación naranja destacan igualmente que esta legislatura sus concejales gestionan servicios del Ayuntamiento que «tienen una enorme importancia para su funcionamiento como es la Oficina Técnica de Ingeniería y Arquitectura y Servicios Industriales».

José Antonio Serrano El PSOE califica esta etapa como «decepcionante y sin cambios»

José Antonio Serrano, portavoz del PSOE, califica los primeros cien días del Gobierno de coalición como un periodo «decepcionante» porque «no ha habido ninguna diferencia ni cambios que hayan mejorado la vida de los ciudadanos». En su opinión, Cs no es más que un «convidado de piedra» que está «perdido y superado por todo».

Las juntas municipales también son otro aspecto decisivo para los socialistas. Por eso, Serrano critica que «PP y Ciudadanos tengan medio municipio sin gobierno» porque todavía restan por ser elegidos 51 pedáneos.

Para los socialistas también es muy frustrante comprobar que «nuestras propuestas son descartadas no solo porque vengan desde nuestras filas, sino también porque tienen al vecino como objetivo y para PP y Cs no es así, ellos no tienen a los ciudadanos en el punto de mira».

De igual manera, Serrano no entiende por qué durante este periodo el equipo de gobierno no ha elaborado unos Presupuestos sociales que no sean «papel mojado». «Hasta sus compañeros en Andalucía han estado más resueltos», apunta.

Inmaculada Ortega Vox reivindica su papel activo en los Plenos que se han celebrado

Una de las novedades de esta legislatura es la presencia de Vox dentro de la Corporación. En su balance de los primeros cien días desde la constitución del Ayuntamiento la portavoz Inmaculada Ortega puso el acento en la actividad que ha tenido su grupo en los dos plenos que se han celebrado. Asuntos como el cierre del centro de 'menas' de Santa Cruz, la problemática con los gorrillas, la seguridad en la avenida de la Constitución o la defensa del himno de España y su bandera han estado presentes en las sesiones gracias a la participación de Vox.

Para Ortega, su partido ha sido el único que «votó por encima de ideologías, en beneficio de todos los vecinos, apoyando mociones de otros grupos». Por ejemplo, respaldó la propuesta del PSOE para que la plantilla de la Policía Local tuviera mil efectivos.

Sin embargo, en Vox lamentan que no han recibido un trato recíproco por parte del resto de grupos, que «presentaron alternativas para evitar votar nuestras propuestas y que la opinión pública pudiera ver que apoyaban alguna de las iniciativas que ha impulsado Vox». En opinión de Ortega, «ese hecho es muy decepcionante».

Ginés Ruiz Podemos destaca la «desunión» que existe entre los que mandan

El portavoz de Podemos, Ginés Ruiz, considera que en los primeros cien días se ha hecho notoria la «desunión» existente entre PP y Ciudadanos, a los que acusa de ir «descoordinados» y de tener «concejales del equipo de gobierno que han hecho manifestaciones propias de la oposición».

La presentación de las Cuentas municipales es otro capítulo al que en la formación morada han asistido con distancia porque «su principal objetivo es perpetuar las obras megalómanas para mayor gloria del alcalde». Además, el retraso en la presentación del Presupuesto lleva a Podemos a barruntar que en el bipartito «han tenido serias dificultades para ponerse de acuerdo».

Sobre el paso de la gota fría por la Región y los destrozos que causó en el municipio, Ruiz considera que ha llegado el momento de abrir una reflexión sobre «el urbanismo, la ordenación del territorio y los efectos del cambio climático con el objetivo de prevenir episodios similares en el futuro».

En cuanto a los logros, en Podemos entienden que dos de los más importantes que han conseguido se materializaron esta semana, cuando las dos mociones que llevaron al Pleno fueron refrendadas. Una persigue construir entornos escolares seguros y saludables y otra que busca acabar con los plásticos de un solo uso y promover campañas para concienciar sobre la importancia de esta práctica. Ginés Ruiz sostiene que la «lealtad» y la «responsabilidad» deben estar presentes esta legislatura para que «los vecinos se sientan protegidos».