Ballesta pide al Ministerio un convenio para agilizar los trabajos en el castillo de Monteagudo

Fernández-Baca y Ballesta, durante la reunión./Ayto.
Fernández-Baca y Ballesta, durante la reunión. / Ayto.

El alcalde de Murcia se reúne con el director general de Bellas Artes para pedir actuaciones en diversos elementos arquitectónicos en peligro de derrumbe. Meses atrás habían sido acordados con el Gobierno anterior trabajos para adecuar accesos y consolidar y restaurar la zona de mayor riesgo

EFE / LA VERDADMurcia

El Ayuntamiento de Murcia ha pedido al Gobierno central que de manera «urgente» consolide el castillo de la pedanía de Monteagudo y suscriba un convenio con las administraciones local y autonómica para agilizar la valoración de todo el entorno de época medieval, informan fuentes municipales.

El alcalde, José Ballesta, solicitó este jueves en Madrid al director general de Bellas Artes, Román Fernández-Baca, dado que el Estado es el propietario del castillo, actuaciones en diversos elementos arquitectónicos en peligro de derrumbe, especialmente su frente sur, y de adecuación de sus accesos.

Fernández-Baca, que se ha comprometido a visitarlo, ha sido urgido a poner en marcha otras actuaciones a medio y largo plazo previstas en el plan director para recuperar ese patrimonio y a firmar un convenio con el Gobierno regional murciano, dueño de la fortaleza de Larache, y con propio Ayuntamiento, que ha iniciado los trámites de expropiación del Castillejo para quedárselo. Con ello cree que se agilizaría la recuperación de todo ese Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico.

Actuaciones anunciadas hace meses

De hecho, hace apenas cuatro meses y antes de la moción de censura de Pedro Sánchez, el Ayuntamiento anunciaba ya como acordada la próxima intervención en el monumento, promovida por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes de entonces a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) y centrada en la adecuación de los accesos y en la consolidación y restauración de la zona de mayor riesgo: el frente sur del castillo.

Entonces señalaban que en la actuación se preveía invertir 1.079.925 euros en concepto de obra y 103.092 en honorarios de redacción y dirección del proyecto, con el objetivo de garantizar la estabilidad estructural del sector, procediéndose a la consolidación y restauración de las fábricas de tapial y piedra. No obstante, también se indicaba que pasaría al menos un año y medio antes de tocar siquiera una piedra del monumento. Este era el plazo previsto para el arranque de la primera fase de las obras, con un retraso que obedecía a los trámites burocráticos, que pasaban por la aprobación de los Presupuestos del Estado de este año, ahora en manos del Gobierno socialista, el encargo del proyecto y su licitación.

En un primer momento, se llevarían a cabo el acondicionamiento de nuevos accesos y la mejora de los existentes. A continuación, se desescombrarían los materiales procedentes de desprendimientos y se eliminaría vegetación, pintadas y residuos. Se efectuaría la consolidación estructural de la zona y de los lienzos de la muralla sur, así como del frente rocoso sobre el que se asienta. De igual forma, se procedería a la instalación de elementos de señalización y la mejora de las pasarelas, escaleras y rampas de acceso al castillo.

El Plan Director revela que el castillo presenta importantes problemas de degradación en los muros y torres de tapial, con el riesgo que esto supone de potenciales desprendimientos. Asimismo, sus accesos mostraban grave riesgo de desplome por las características del terreno. La última intervención realizada en el conjunto defensivo, considerado Monumento Nacional, abordó la adecuación de estos accesos, instalándose elementos de seguridad, aunque una gran parte de ellos han sido destruidos o expoliados.