Ballesta se compromete a unir Molina y La Arrixaca con un híbrido de tranvía y bus si sigue como alcalde

Recreación virtual sobre el aspecto que tendría el nuevo servicio de 'tranvibús', en la zona del jardín de Floridablanca. / Ayto murcia

El PP desvela su Plan de Movilidad para los próximos cuatro años, con el que pretende duplicar las plazas públicas para aparcar

ALBERTO GÓMEZ

El actual alcalde de Murcia, José Ballesta, y candidato a la reelección por las filas del Partido Popular, desveló ayer sus cartas en materia de transporte para la próxima legislatura. Bajo el lema 'Muévete', y presentando el transporte, la salud, el ocio, el paisaje y la cultura en el centro de sus actuaciones, el primer edil dio a conocer las líneas maestras del Plan de Movilidad que quiere implantar en la ciudad hasta el próximo 2023.

En la redacción de la batería de medidas que recoge el proyecto han participado diferentes agentes sociales y económicos como son asociaciones de vecinos y de comerciantes, empresarios del transporte, colegios profesionales, vicerrectorados de la Universidad de Murcia, miembros del Consejo Social de la capital regional y representantes de los barrios y las pedanías.

El proyecto estrella que Ballesta se comprometió a realizar si continúa en su cargo como alcalde es la puesta en funcionamiento de un 'tranvibús' que haría las veces de un metro en superficie para prestar servicio en el área metropolitana de Murcia. La idea que contempla el texto que se presentó ayer en sociedad es que este medio de transporte favorezca el desplazamiento de los habitantes que viven en núcleos que tengan mucha población y se encuentren alejados de la ciudad.

Ejes de conexión

El 'tranvibús' se articularía en torno a dos líneas. El primer eje de conexión iría de norte a sur y uniría el municipio de Molina de Segura con el Hospital Virgen de La Arrixaca. También atravesaría Murcia y las pedanías de Espinardo y El Palmar.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, muestra las conexiones del nuevo sistema de transporte durante la presentación del Plan.
El alcalde de Murcia, José Ballesta, muestra las conexiones del nuevo sistema de transporte durante la presentación del Plan. / Javier Carrión / AGM

El segundo recorrido sería de este a oeste y propondrá la conexión de Santomera con Alcantarilla y también pasaría por Monteagudo, así como por la Ciudad del Segura. El proyecto apuesta por que este medio de transporte circule por vías rápidas que estén conectadas entre sí en estaciones intermodales de nueva creación.

La intención es que disponga de un sistema de acceso de pago previo que resulte ágil y sencillo de utilizar. El 'tranvibús' podría aprovechar las vías existentes por las que circulan los autobuses actualmente.

De esta manera, el metro en superficie cruzaría la Gran Vía y la Alameda de Colón hasta conectar con la localidad de El Palmar y el complejo hospitalario de La Arrixaca.

Según Ballesta, este nuevo sistema de transporte rebajará entre un 50% y un 65% los tiempos de viaje que existen a día de hoy.

Otro compromiso que contrajo el alcalde fue el de doblar el número de plazas de aparcamiento públicas tanto en el entorno de Murcia como en el de las pedanías.

De esta manera, la intención del candidato del PP es la de pasar de las 8.000 actuales a 16.000 en los próximos 4 años. De las nuevas zonas para aparcar, 6.000 se instalarían en el casco urbano de la capital y 2.000 en las pedanías. En el caso de la ciudad, algunos de los puntos en los que se quiere reforzar el aparcamiento es la plaza Circular, las inmediaciones del Cuartel de Artillería, la avenida Juan de Borbón y La Flota.

La promesa de Ballesta consiste en que en estas zonas existirá una conexión directa con medios de transporte como el autobús o el futuro 'tranvibús'. La tarifa que tendrían estas zonas para aparcar oscilaría entre los 3 y los 5 euros.

La meta que pretende alcanzar el candidato del PP es que exista en la ciudad una ratio de una plaza de aparcamiento público por cada 12 vehículos que estén registrados en el parque móvil municipal.

Dentro del apartado de los autobuses, el Plan de Movilidad apuesta por acometer una renovación de todo el 'stock' existente. La idea que defiende es el uso de una nueva flota que presente altas prestaciones y que esté integrada por vehículos más modernos que los actuales y que estén acompañados de paradas de última generación que brinden información en tiempo real.

Este planteamiento lo defiende de un modo especial para los habitantes de las pedanías. En las líneas de estos territorios en particular se pretenderá acometer una mejora en las frecuencias de paso.

La actuación de estos medios de transporte de alto rango se intentará articular tomando como referencia dos ejes de conexión fundamentales que finalizarán en Murcia. El primero partirá de la localidad de El Raal y el segundo hará lo propio desde la población de Zeneta.

El plan también apuesta por la creación de dos grandes nodos de transporte en los que confluyan los distintos medios de transporte existentes. La ubicación pensada por los técnicos para estos espacios es la antigua estación de Zaraíche, que se encuentra en la plaza Circular -es la sede de la empresa Emuasa- y la estación ferroviaria del Carmen.

Inversión de 136 millones

El montante económico que lleva aparejada la puesta en funcionamiento de todo el plan ideado se sitúa en los 136 millones. De ellos, 50 se destinarán a los nodos y los 86 restantes a las nuevas infraestructuras.