La avenida de la Constitución de Murcia contará con dos pasos de cebra menos

La portavoz municipal, Rebeca Pérez, presentando este viernes el plano de cómo quedará la avenida./Ayto. de Murcia
La portavoz municipal, Rebeca Pérez, presentando este viernes el plano de cómo quedará la avenida. / Ayto. de Murcia

El Ayuntamiento elabora un proyecto que supondrá la renovación del pavimento y una instalación que permitirá la mejora del tránsito de personas con discapacidad visual

EP

La avenida de la Constitución de Murcia va a ser objeto de diversas obras que permitirán que sea más segura y accesible para peatones y conductores en los próximos meses. Así lo avanzó la portavoz municipal, Rebeca Pérez, este viernes en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia, donde se aprobó el pliego de condiciones para contratar las obras del proyecto de calzada y adaptación de pasos peatonales en la céntrica avenida murciana.

Este proyecto, desarrollado gracias a la colaboración entre la Concejalía de Fomento y la de Movilidad Sostenible y Juventud, renovará completamente la calzada y permitirá la adaptación de los pasos peatonales de este vial. La portavoz municipal reconoció que la calzada se encuentra deteriorada en diversos puntos por lo que el proyecto recoge la actuación de saneado de los blandones existentes, evitando así el deterioro del futuro pavimento de aglomerado asfáltico. Para evitar que el perfil de la calzada quede a una cota superior a las aceras, motivado por las sucesivas capas de rodadura aplicadas en la calzada a lo largo de los años, se precederá al fresado de pavimento asfáltico hasta la cota adecuada para extender las nuevas capas intermedia y de rodadura.

Además, con el fin de mejorar la interrelación entre peatones y conductores, se espaciarán los pasos de cebra y se instalarán las canalizaciones necesarias para instalar semáforos en los cruces de la calzada, en caso de que el Servicio de Tráfico lo considere necesario. De este modo, explicó Rebeca Pérez, se va a eliminar uno de cada dos pasos de peatones en la avenida, en concreto de los que se encuentran en la intersección entre las calles Lepanto y Junterones, así como la de Gregorio Marañón con Plaza Preciosa. Esta medida se tomó con el fin de facilitar la incorporación del tráfico a la avenida y una reducción de la contaminación en la zona, al reducirse las paradas del tráfico rodado en pasos de peatones. «Esto provocaba un mayor consumo de combustible y expulsión de partículas», recordó el edil de Salud y Deportes, Felipe Coello, quien explicó que reducir el número de pasos de peatones y favorecer un tráfico más fluido, «se va a traducir en una mayor calidad del aire».

Además, los vados peatonales serán adaptados a la normativa vigente de accesibilidad, limitando la pendiente longitudinal a un máximo del 8%. Asimismo, y para facilitar el tránsito de las personas con discapacidad visual, colocará una franja de pavimento táctil de botón de señalización de peligro en paralelo al bordillo e inmediatamente antes del mismo. Se dispondrán franjas de pavimento táctil direccional desde las alineaciones de las edificaciones hasta el eje central del vado peatonal. Las obras se complementarán con la reposición de la señalización horizontal y vertical.

Se trata de una de las avenidas principales en el municipio, por la que pasan unos 12.000 vehículos al día y, por ello, «se debe actuar inmediatamente». Tras el visto bueno de la Junta de Gobierno comienza el proceso de licitación de las obras, que tienen previsto un plazo de ejecución de cuatro semanas ya que «al ser una arteria principal, no podemos prescindir de ella por mucho tiempo». Con un presupuesto de 182.992,45 euros, la portavoz avanzó este viernes que se espera que las obras, que se acometerán por tramos, estén finalizadas antes de final de año.