«No hacen de avalistas, pero me dieron mucha confianza»

La concejal Pilar Torres con miembros de Rasinet, ayer. / ayto
La concejal Pilar Torres con miembros de Rasinet, ayer. / ayto

Un propietario y unos inquilinos usuarios de la Federación Rasinet agradecen a la entidad «su esfuerzo y trabajo»

Marta Semitiel
MARTA SEMITIEL

Después de una primera experiencia de alquiler del piso de sus padres no muy positiva, Antonio Ruiz optó por arrendar a través de la Federación Rasinet la vivienda que sus progenitores tienen en Torreagüera. «Contactaron conmigo porque yo había puesto un anuncio en internet. Y la verdad es que al principio me mostré reacio, pero me reuní con ellos y me convencieron, porque se vendieron muy bien». En las mediaciones que realiza la Federación Rasinet, la entidad «no hace de avalista de los inquilinos, pero aún así, me dio mucha confianza que ellos estuvieran pendientes de todo. No se desentienden y están pendientes, tanto de la vivienda como de los inquilinos, durante todo el tiempo que dure el alquiler», relata el propietario.

Aunque solo hace un par de meses que Antonio firmó el contrato con un senegalés padre de familia, confiesa que «de momento» solo tiene «palabras buenas, porque ellos se encargaron de gestionar todos los trámites. Han tenido y tienen el detalle de ir contándome todos los procesos que van haciendo», continúa y, añade, «yo de momento no he tenido ningún problema y recomendaría a otros propietarios que alquilasen a través de ellos, no solo porque te dan tranquilidad, sino porque también te hace sentir bien saber que estás ayudando a alguien a tener una vivienda».

Antonio está tranquilo porque «religiosamente el día dos de cada mes y por transferencia, recibimos el pago, y eso te digo yo que otros no lo hacen». En caso de tener algún problema con el cobro, «en Rasinet me dijeron que, en cuanto detectase algún retraso, lo comunicase, y así ellos podrían gestionar rápidamente lo que hiciese falta para que me puedan pagar».

«Nos hicieron la mudanza»

Carlo Mario Botto y su esposa Maria Alejandra Ferreira contactaron con Rasinet a través de la derivación de una trabajadora social. «Nosotros adelantamos tres meses de pago para un contrato de alquiler en el barrio de El Carmen, pero vino la Policía a desahuciarnos porque el contrato era falso. Nos lo había hecho un marroquí que no era propietario del piso», cuenta el padre de familia. Fue entonces cuando la federación medió por ellos, «para conseguir que por lo menos tuvieran luz, porque tenían un menor y Alejandra estaba embarazada, y se la habían cortado tras la denuncia del propietario», añade Galano.

En mitad de todo aquel proceso, Carlo tuvo la suerte de encontrar un trabajo y su jefe le ofreció alquilarle una vivienda que tiene en Puente Tocinos, «pero que no estaba en muy buenas condiciones». Rasinet les ayudó a redactar el contrato y también les hizo el cambio de colegio de su hijo de once años. «Nosotros estamos más que agradecidos por todo lo que han hecho, por todo su esfuerzo y su trabajo», continúa Carlo, «porque mira, yo solo tengo una bicicleta, y cuando nos vinimos para acá, nos hicieron hasta la mudanza».

Además de su mediación de alquiler, la Federación Rasinet está trabajando junto a Murcia Acoge para ver «cómo tramitar la documentación de Alejandra, porque ella no tiene papeles, y la renovación del pasaporte de Carlo, que tiene nacionalidad uruguayo-italiana. Pero a pesar de nuestra ayuda, el caso de esta familia ha ido bien porque ellos son encantadores y muy trabajadores», concluye Galano.