José Ignacio Sánchez: «Las autoridades deben pensar en la Semana Santa todo el año»

José Ignacio Sánchez Ballesta, en la plaza Santo Domingo. / Ros Caval / AGM
José Ignacio Sánchez Ballesta, en la plaza Santo Domingo. / Ros Caval / AGM

El presidente del Cabildo Superior de Cofradías de Murcia señala que «queremos que el Ayuntamiento nos ayude en la búsqueda de una nueva sede»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

José Ignacio Sánchez Ballesta (Murcia, 1958) se convirtió el 25 de junio en presidente del Cabildo Superior de Cofradías de Murcia. Desde 2001, es el máximo responsable de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Esperanza, de la que también son cofrades sus tres hijas, Laura, Patricia y María José, y sus tres nietos. Además, es cofrade del Cristo de la Salud, del Santísimo Cristo del Refugio y de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Ahora afronta una nueva etapa con el reto de dar un impulso a la Semana Santa murciana.

-¿Cómo están siendo sus primeros días como presidente?

-Muy bonitos y ajetreados porque quiero ponerme al día de todo lo que se ha realizado para empezar a trabajar en la Semana Santa de 2020.

«Trataremos de que se nos amplíe la ayuda económica para poder hacer muchas más cosas»

-¿Qué le animó a presentarse?

-Como cualquier persona que ama la Semana Santa, siempre tengo unas metas puestas. Tras 18 años al frente de la Cofradía de la Esperanza, mi siguiente reto era intentar ser presidente del Cabildo. De igual manera, me gustaría algún día lograr ser 'Nazareno del Año'.

-¿Se veía con opciones de ganar o creía que sería complicado?

-Si di el paso, es porque primero hice una consulta generalizada con el resto de presidentes y me trasladaron que me veían preparado para ocupar la presidencia. Eso me animó mucho.

-¿Qué fue lo primero que pensó cuando fue elegido presidente?

-Que caía sobre mis hombros una responsabilidad muy grande porque ser presidente del Cabildo no solo implica organizar los 17 desfiles de la Semana Santa, también hay que tener un sentido religioso en todos nuestros actos.

«La Semana Santa no se vende fuera. Hay que mandar información a ferias internacionales»

-En sus primeros días como presidente, ¿ha tenido algún contacto con su contrincante en las elecciones, José Ramón Guerrero, de la Cofradía del Rescate?

-Al día siguiente de mi elección lo llamé y le dije que somos amigos y que no tienen nada que ver las elecciones para seguir trabajando por la Semana Santa. Si lo hubieran elegido a él, sé que lo hubiera hecho igual o mejor que lo voy a hacer yo. En la Semana Santa, por encima de todo, somos buenos amigos.

-¿Su nombramiento ha sido ratificado por el obispo?

-Sí. José Manuel Lorca Planes lo ratificó el viernes 5 de julio.

-¿Tiene cerrado al equipo que le va a acompañar en su junta directiva?

-Lo estoy cerrando. Me falta hablar con un par de presidentes. Tenemos reunión con el obispo el 18 de julio y a él será al primero que se lo voy a comunicar.

-¿Cuáles serán las principales líneas de trabajo en su mandato?

-Estudiaré lo que se ha hecho y veré lo que se puede mejorar. Intentaremos innovar algo en la Semana Santa. Trataremos de que la participación de los cofrades sea más amplia en asuntos religiosos como eucaristías o vía crucis.

-¿Ha tenido como presidente algún contacto con las autoridades?

-He hablado con el concejal de Cultura, Jesús Pacheco, y con el edil de Turismo, Pedro José García Rex. Queremos que el Ayuntamiento nos ayude en la búsqueda de una nueva sede para el Cabildo.

-¿Qué más les ha pedido?

-Hemos hablado de muchas cosas, porque la Semana Santa de Murcia tiene la distinción de Interés Turístico Internacional y abarca mucho. Por eso, queremos darla a conocer al exterior. También trataremos de que se nos amplíe la ayuda económica para poder hacer muchas más cosas desde el Cabildo.

-¿Considera que las instituciones se deberían involucrar más con la Semana Santa?

-Creo que sí. La Semana Santa se vive los 365 días del año. Las autoridades se deberían implicar más y no pensar solo en ella en los 20 días antes o desde el Miércoles de Ceniza, sino todo el año. La deben tener en cuenta durante todo el año.

-¿Cuál es su vinculación con la Semana Santa?

-Nací con ella porque lo hice a diez metros de la plaza de San Pedro. Con 5 o 6 años me hacía pasos de Semana Santa con cajas de madera de la fruta. Hacía procesiones con mis amigos del barrio. Empecé a salir en la Esperanza de monaguillo durante dos años, hasta que me dejaron salir acompañando al estandarte del Cristo de la Esperanza.

-¿Qué opina del reparto de caramelos en las procesiones?

-Es algo que no se puede suprimir porque representa a la idiosincrasia misma del nazareno murciano. La forma de darlo tiene que ser adecuada. El caramelo hay que darlo con dignidad. Lo que nunca me ha gustado es tirarlo. Hay que darlo en la mano porque es un regalo a las personas que están viendo las procesiones. Se deben dar con respeto.

-¿La Semana Santa trasciende de las cuestiones religiosas?

-Creo que sí. Yo he tenido compañeros de sindicatos que eran de izquierdas y agnósticos. La Semana Santa nos hace bien a todos. Un coronel del Ejército del Aire me dijo que 'hasta el que menos cree, cuando se tira de un avión a 3.000 metros, se santigua'. Lo mismo pienso yo con la Semana Santa.

-¿El mundo de las cofradías es machista?

-Eso no es cierto. En absoluto. Yo he tenido la suerte de tener tres hijas y todas son cofrades desde que nacieron. La Semana Santa no es machista. Los tronos los llevaban solo hombres y ahora ya hay un paso en la Salud que lo llevan solo mujeres. En casi todas las juntas directivas de las cofradías hay mujeres. Y la Fe, el Cristo Yacente y la Virgen de las Angustias la presiden mujeres. Llegará un momento en el que superarán a los hombres en las cofradías.

-¿La Semana Santa de Murcia se vende bien al exterior?

-Aquí se tiene que mejorar mucho. No nos vendemos fuera. Hay que intentar que el Ayuntamiento y el Gobierno regional manden a ferias internacionales información de la Semana Santa. El que la conoce, siempre vuelve. Por eso, se debe potenciar con muchos más medios.

-Compléteme esta frase: 'Para mí ser nazareno es...'

-Lo primero, implica que soy cristiano y ese es un sentimiento muy fuerte que nos lleva a ser parte de la Iglesia y, dentro de ella, está la Semana Santa y la alegría que sentimos todos los nazarenos.