Los árboles autóctonos tendrán prioridad en las nuevas zonas verdes

M. S.MURCIA.

Los árboles urbanos actuales y futuros necesitan cierta vigilancia y así lo ha previsto el Consistorio, que presenta hoy, de manos del alcalde José Ballesta y en el marco de la I Jornada del Árbol, el Plan Floresta 2030. Un documento que aúna todas las medidas de conservación y mantenimiento de la flora de la ciudad, y que vela por el diseño de las nuevas plantaciones. Impulsado por la Concejalía de Modernización y Desarrollo Urbano, el documento dispone de cinco líneas estratégicas, pero en las nuevas actuaciones se dará «prioridad a la plantación de árboles autóctonos y adaptados a las características climatológicas de Murcia».

El municipio tiene una superficie de 86 millones de metros cuadrados de suelo forestal arbolado, tanto particular y como de titularidad pública. De ellos, veinte son propiedad del Consistorio. El número de árboles municipales asciende a 116.213, de los que 900 son singulares, cuya antigüedad o altura los hace especiales sobre el resto y que necesitan una revisión exhaustiva semestral.