Alarma vecinal por dos olas de robos en la zona de Juan Carlos I de Murcia

Ricardo Sánchez, vecino de la avenida de los Pinos de Murcia, muestra el destrozo que los ladrones causaron en su casa. / Alfonso Durán / AGM
Ricardo Sánchez, vecino de la avenida de los Pinos de Murcia, muestra el destrozo que los ladrones causaron en su casa. / Alfonso Durán / AGM

Una banda desvalija una veintena de pisos en dos edificios en apenas una semana; los agentes de la Policía Nacional tratan de dar con los ladrones

VICTORIA GUILLÉN MURCIA

Todavía se echan las manos a la cabeza cada vez que recuerdan el momento en que llegaron a sus casas y vieron todas sus pertenencias por el suelo. «Hace falta más seguridad porque últimamente se están produciendo muchos robos», lamentan vecinos del barrio Santa María de Gracia y de la zona de Juan Carlos I. En ambas zonas de la capital murciana se han producido cerca de una veintena de robos en viviendas durante la última semana, lo que ha provocado que los residentes sientan temor a verse afectados por la oleada de asaltos.

Según ha podido saber 'La Verdad', un grupo organizado desvalijó más de diez pisos en un inmueble situado en la avenida de los Pinos. Los hechos se produjeron, concretamente, en el número 33 de la citada vía. «Entraron sobre las once de la noche, aprovechando que la mayoría de vecinos estaban en la playa. Y salieron sobre las ocho de la mañana, después de haber entrado en todas las casas que pudieron», relata José, camarero del restaurante El Gallato, situado en los bajos del inmueble.

Uno de los afectados es Ricardo Sánchez, quien ayer aún se mostraba conmocionado al relatar a 'La Verdad' lo ocurrido en su domicilio. «Subí a casa y nada más introducir la llave en la ranura me di cuenta de que habían entrado a robar, porque la cerradura no estaba echada», relató este vecino de la avenida de los Pinos. Cuando vio cómo había quedado la casa, no daba crédito. Los cajones abiertos, la ropa y las fotografías por el suelo y, lo que es peor, la sensación de sentir que habían violado su intimidad. «Estaban los cajones tirados en el suelo y no podía entrar en las habitaciones. Cuando al final logré acceder, vi todos mis documentos amontonados sobre la cama. La ropa también estaba revuelta. ¡Un desastre!», lamentó.

«Se han llevado el ordenador, todas las joyas y hasta la máquina de afeitar de mi marido», se lamenta Toñi

Explicó, todavía en medio de todo el revoltijo de enseres, que «lo único que he podido comprobar que falta son unos pendientes de oro de mi mujer y unas cuantas cadenas, pero con este desorden es imposible saber lo que se han llevado».

Según los vecinos afectados, los asaltantes entraron en las viviendas de este inmueble en busca de oro, joyas y aparatos tecnológicos de valor, pero a la vez destrozaron todo lo que encontraron a su paso.

«Estábamos en la playa»

Los cacos también se colaron el pasado fin de semana en las casas de Manuel y Toñi Gambín, dos hermanos que viven en el mismo edificio, cada uno en una planta. «Cuando se produjo el robo yo estaba de vacaciones en la playa y me enteré gracias al portero, que me llamó para contarme lo que había pasado. Y no tardé en coger un autobús en cuanto pude», explica Toñi.

«En la casa de mi hermano también entraron a robar. Le arrancaron la caja fuerte, que estaba escondida y empotrada en uno de los armarios, donde también había ropa y zapatos», confirmó Toñi. «Abrieron la caja haciéndole un agujero y se llevaron todas las joyas y los relojes de valor. Además, en mi casa se llevaron los ordenadores, la 'tablet', todas mis joyas e incluso la máquina de afeitar de mi marido», añadió esta vecina, a quien todavía no se le ha pasado el susto.

Los residentes de la avenida de los Pinos se enteraron de los asaltos gracias a que el portero del edificio se percató de que habían robado en varias casas. «Todavía hay algún vecino que no sabe que le han desvalijado, porque no ha aparecido por aquí», explicó uno de los propietarios.

Cuando se dio la alerta a la Policía, el pasado martes por la tarde, los agentes se personaron en el inmueble y comprobaron las casas una por una. La Policía Científica logró aislar ADN de los asaltantes en las paredes de un armario.

Además, se da la circunstancias de que las cámaras de seguridad del edificio grabaron a los ladrones cuando entraron al inmueble, pero no el momento en que salieron, por lo que los investigadores tratan de averiguar si los cacos desactivaron el sistema de grabación.

«Nos han dicho que iban encapuchados y usaban guantes para no dejar huellas. Lo mejor de todo es que se dejaron en una de las casas todas las herramientas que utilizaron para desvalijar», relataron los vecinos ayer a 'La Verdad'. Este diario intentó contactar con los vecinos que también sufrieron robos en la calle Mar Menor, pero no quisieron hacer declaraciones. En la zona de Juan Carlos I también se produjeron otros tantos asaltos, que han provocado que los residentes demanden más presencia policial en estos céntricos puntos.

Esta Redacción se puso en contacto ayer con el Cuerpo Nacional de Policía para recabar información sobre la oleada de robos del pasado fin de semana en esas dos zonas y, también, sobre delitos de la misma índole en lo que va de verano, pero no obtuvo respuesta. Tampoco desde la Delegación del Gobierno aportaron información alguna. «Lo único que pedimos es que se tomen medidas para evitar que se incrementen los robos en verano», exigieron ayer los vecinos del inmueble de la avenida de Los Pinos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos