Los accesos a Murcia soportaron 124 millones de desplazamientos

Vehículos circulando el viernes en dirección a Ikea. / Edu Botella / AGM
Vehículos circulando el viernes en dirección a Ikea. / Edu Botella / AGM

Los datos de 2018 revelan que los puntos con más entradas y salidas de coches son Ronda Sur y la zona de Ikea

David Gómez
DAVID GÓMEZ

La presencia masiva de vehículos a motor en las ciudades ha sido hasta ahora sinónimo de progreso. Si había retenciones de coches en los accesos, significaba que la urbe bullía, que cada vez había más gente que quería entrar en ella ya fuera para trabajar, para realizar compras, para hacer turismo o para disfrutar del ocio. Pero este avance urbano llevaba consigo otras contrapartidas que antes no se tenían tan en cuenta. El incremento del tráfico provoca también el aumento de los niveles de contaminación atmosférica, que en una situación de cambio climático como la que vive el planeta ha hecho que las autoridades del mundo industrializado decidan ponerse las pilas y estén recomendando a los ayuntamientos empezar a tomar medidas para favorecer otros modelos de movilidad que resulten menos dañinos con el medio ambiente.

Murcia, como séptima ciudad de España y una de las que más crecimiento poblacional registra, según el INE, no es ajena a estos problemas. Y este invierno se ha llevado algunos sustos al dispararse dos veces la alerta por mala calidad del aire.

Aunque el tráfico no es el único motivo por el que se elevan los niveles de partículas contaminantes (la meteorología influye mucho, según se han hartado a decir desde el Consistorio), sí que es el único en el que la mano del hombre puede actuar. Y el equipo de José Ballesta, según asegura el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, Antonio Navarro Corchón, está decidido a sacar el coche de la ciudad, sobre todo de su interior.

Uno de los propósitos del equipo de gobierno es fomentar el aparcamiento en las afueras para que los conductores utilicen el transporte público para entrar en el centro

'La Verdad' inicia hoy una serie de informes sobre la movilidad en la ciudad, tanto en lo que se refiere al volumen de tráfico, a la situación del transporte público, al uso de la bicicleta y otros vehículos sostenibles, así como las medidas que se van a adoptar en el futuro.

Flujos de tráfico

Para conocer la densidad de la circulación en el casco urbano de Murcia hay que acudir a los datos que ofrecen las espiras situadas en los distintos accesos a Murcia, que registran el paso de vehículos por las mismas. La Sala de Control del Tráfico del Ayuntamiento de Murcia cuenta con medidores en 28 puntos de la ciudad, que durante todo el pasado año 2018 contabilizaron un total de 124 millones de pasos de vehículos. Esto no significa que tal cantidad de coches haya accedido a la capital de la Región durante ese periodo. Hay mucha gente que trabaja en la ciudad y reside en las afueras, por lo que cada día tiene que pasar hasta en cuatro ocasiones por esas vías donde se ubican espiras, puesto que se controla tanto la entrada como la salida. Hay que tener en cuenta que Murcia es un municipio donde el 60% de los habitantes reside en pedanías, por lo que no tienen más opción que coger el vehículo a motor o el transporte público (que no siempre es el más adecuado) para desplazarse a la ciudad.

Los puntos con mayor tránsito de vehículos son aquellos que comunican con la autovía que circunvala la ciudad, la llamada Ronda Oeste, un tramo en el que confluyen la A-30 (en dirección a Cartagena y Albacete) y la A-7, que viene de Alicante. Se lleva la palma la entrada por Ronda Sur , que se ha convertido en una de las zonas más críticas. Las entradas y salidas de la autovía en este lugar ascendieron a 9,3 millones durante un año. Muchos de esos vehículos siguieron en dirección a la avenida Primero de Mayo, que también registró un elevado nivel de paso de coches, superior a los siete millones anuales.

Otro acceso crítico es la carretera entre el centro comercial de Ikea y la conocida rotonda de los Cubos, que permite entrar en Murcia a través de la avenida Juan de Borbón. Y es que los recintos comerciales situados en las afueras de la capital han cambiado los hábitos de consumo de los murcianos. Antes se caminaba para realizar actividades tan cotidianas como comprar ropa o ir al cine, pero ahora muchos optan por coger el coche, pese a que una línea de tranvía comunica este espacio con el casco urbano. Las espiras ubicadas en este tramo de la zona norte detectaron el paso de más de ocho millones de vehículos, tanto en una dirección como en otra.

Si bien estos coches pueden quedarse en las afueras y no meterse en el centro, los medidores que hay colocados entre Ronda Norte y la plaza Circular sí dan cuenta del flujo de circulación que se introduce en el interior de la urbe. A más de cinco millones asciende el tránsito de vehículos por esta zona, según la información oficial que dispone la Sala de Control de Tráfico. La misma cantidad se da en el punto que va desde la avenida Ciudad de Almería (que constituye asimismo una salida de la Ronda Oeste) hacia el barrio del Carmen, también centro urbano.

Agosto supera a julio

La mayor cifra de paso de vehículos por las espiras durante 2018 se dio en el mes de marzo, que el pasado año acogió la celebración de la Semana Santa. Se registró un flujo de circulación superior a los trece millones de vehículos, similar al que se dio en septiembre, cuando Murcia también celebra su Feria. En junio se produjo igualmente una alta densidad, aunque algo inferior.

En el lado contrario, julio fue el mes con menor paso de vehículos por los diferentes tramos que se controlan. Los pasos descendieron a seis millones, cuatro menos que en agosto, un dato que sorprende teniendo en cuenta que este es el mes en el que la mayoría de trabajadores tienen sus vacaciones de verano.

Curiosamente, diciembre no fue el que más volumen de acceso de coches registró, pese a coincidir con la Navidad y ser el mes en el que se superaron los niveles recomendados de partículas en suspensión en la atmósfera murciana.

Los días de mayor volumen de tráfico son los viernes (466.107 pasos de coches), mientras que los domingos, como es lógico, se produce la menor afluencia. En cuanto a las horas críticas, es a las ocho de la mañana cuando más entradas se producen en la ciudad, principalmente en el punto crítico del enlace de la autovía con Ronda Sur. A las dos de la tarde (hora de comer) y a las nueve de la noche también se concentran gran cantidad de vehículos en el tramo que va desde la carretera de El Palmar hasta El Rollo.

Volver a ir a pie

El concejal de Urbanismo, Medio Ambiente, Agua y Huerta, Antonio Navarro Corchón, es consciente de esta información que se encuentra en la Sala de Control del Tráfico, aunque no se muestra preocupado por ella porque considera que Murcia está en la línea del resto de ciudades españolas y europeas. No obstante, el edil reitera que el objetivo es reducir paulatinamente el número de vehículos que acceden al centro, favoreciendo los desplazamientos a pie, el uso de la bicicleta y creando aparcamientos disuasorios en las afueras (actualmente hay ocho). «En Madrid, a nadie se le ocurre entrar al centro con el coche. Se aparca en la periferia y se coge el transporte público. Aquí debe ocurrir lo mismo», sugiere Navarro.

Más

Temas

Murcia
 

Fotos

Vídeos