Cesa el servicio de buhobús por falta de acuerdo entre conductores y empresa

Dos jóvenes esperan al buhobús, en una foto de archivo./
Dos jóvenes esperan al buhobús, en una foto de archivo.

LAT asegura que las líneas son deficitarias y las pérdidas se elevan a 270.000 euros al año con la contratación de vigilancia privada

MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Los jóvenes que pensaban anoche utilizar el servicio de 'buhobús' y así no tener que coger el coche para desplazarse a las zonas de ocio entre las pedanías y la ciudad se quedaron en tierra. Los representantes sindicales de los conductores y la empresa no lograron llegar ayer a un acuerdo en la Oficina de Resolución de Conflictos Laborales (ORCL), ubicada en el edificio del CES, en El Malecón. Cada parte hace valer sus argumentos. Los conductores siguen exigiendo la necesidad de vigilantes jurados a bordo para evitar amenazas e incluso agresiones entre los usuarios, y la empresa LAT sostiene que el servicio ya es deficitario -en torno a 200.000 euros al año-, a lo que hay que sumar otros 70.000 euros de la vigilancia privada, por lo que no puede hacer frente a los costos, sin ayuda de las administraciones.

La convocatoria de los sindicatos para la huelga anunciada en Navidad se desconvocó después de que la empresa decidiera hacerse cargo del costo de los vigilantes para evitar que se suprimiera el servicio en unas fechas en las que muchos jóvenes se mueven por carretera para ir a las zonas de ocio.

Andrés Brugarolas, director general de la empresa LAT, indicó ayer a 'La Verdad' que confía en que la suspensión del servicio «sea solo temporal». Aseguró que «estamos en conversaciones con las Administraciones y nos volveremos a reunir la semana que viene para trabajar conjuntamente para buscar soluciones eficientes, optimizar el servicio y ajustar los gastos». Brugarolas cree que esto no pasa por suprimir líneas ni pedanías, sino quizá por estudiar determinadas paradas que ya no tienen mucho sentido, incluso en la ciudad, en zonas de ocio como la de Zig Zag, que no tiene tanta demanda.

Las líneas afectadas por la supresión del servicio son la 55 (desde El Palmar, La Alberca y Santo Ángel con paradas en Murcia en plaza de Santa Isabel, plaza Circular, Zig Zag, Abenarabi y Atalayas); la 56 (desde las pedanías de la Costera Sur (Zeneta, Beniaján) a Murcia; 57 (La Ñora, Guadalupe, Espinardo, Murcia); 58 (Javalí Nuevo, Sangonera la Seca con entrada a Murcia por El Rollo); y la 59 (Alquerías, Cruce de El Raal, Santa Cruz y entrada por Atalayas, plaza Circular y Zig Zag).

De 500 a 600 usuarios

El servicio se puso en marcha en 2005 a instancias del Ayuntamiento, pero cuando LAT perdió la concesión municipal se quedó sola para hacer frente a este servicio que se da viernes, sábado y vísperas de festivos, de 22 a 6 horas. El precio del billete es de 2 euros. Es un servicio utilizado por varios cientos de jóvenes que, en los días más fuertes, han llegado a 2.000 usuarios y que como media usan de 500 a 600 jóvenes.

Un portavoz de la Consejería de Fomento indicó ayer que «la Comunidad Autónoma está estudiando, junto a la empresa y al Ayuntamiento, distintas propuestas que aportan varias alternativas en cuanto a itinerarios y que implicarían diferentes aportaciones económicas, con el objetivo de alcanzar una solución que sea satisfactoria para todas las partes (empresa, empleados y usuarios) y que permita seguir prestando este servicio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos