El Consistorio realizará 3.600 mediciones del ruido en entornos conflictivos del centro

Navarro y Ballesta, que presidió la sesión constitutiva del Consejo Sectorial del Ruido, con el resto de representantes invitados. /
Navarro y Ballesta, que presidió la sesión constitutiva del Consejo Sectorial del Ruido, con el resto de representantes invitados.

Los controles se harán en lugares con bares y terrazas, donde habrá dispositivos fijos en 20 ubicaciones al menos durante tres semanas

MANUEL MADRIDMurcia

El Consejo Sectorial del Ruido del Ayuntamiento, un órgano aprobado por unanimidad en el Pleno de febrero de 2016, quedó ayer constituido. En su primera reunión en el Salón de Plenos, el alcalde, José Ballesta, en calidad de presidente, informó de las próximas medidas a adoptar para reducir la contaminación acústica, entre ellas la elaboración del Mapa de Ruido en zonas de ocio. En cuanto pasen los días de fiestas se harán mediciones con equipos fijos en 20 ubicaciones que se corresponden con puntos conflictivos, donde estarán al menos tres semanas, y también se instalarán equipos de monitorización itinerantes para realizar un mínimo de 3.600 controles.

La elaboración de la cartografía acústica en zonas de ocio del centro de la ciudad se adjudicó a finales de junio, pero el Consistorio suspendió el contrato en agosto para que empezara a contar el plazo de seis meses a partir de septiembre. En principio, esta toma de datos se hará en cinco entornos preferentes: Alfonso X y Pérez Casas -en ambos casos los vecinos han demandado a la administración por la concentración de locales y por niveles de ruido que consideran intolerables-; Enrique Villar; plaza de la Universidad y Jacobo de las Leyes; Doctor Fleming y Saavedra Fajardo. El colectivo No Más Ruido, integrante del consejo -en el que están presentes asociaciones vecinales, organizaciones del sector de hostelería y discotecas, y colegios profesionales, y también se invitará a la Consejería de Medio Ambiente-, ha solicitado que se realicen mediciones en la plaza de las Flores.

El ruido tiene incidencias en la calidad de vida de los vecinos, y en el desarrollo de las actividades. «El Consejo Sectorial del Ruido va a ser el instrumento idóneo de canalización y de participación para llevar a cabo las medidas que entre todos adoptemos para reducir sus consecuencias», expuso el edil de Urbanismo y Medio Ambiente, Antonio Navarro, quien resaltó que Murcia no parte de cero, pues ya contaba con mapas de ruido estratégicos en los que se han medido otras fuentes de contaminación acústica como el tráfico, el tren y la industria. Con los resultados de las nuevas mediciones en zonas de ocio consolidadas del centro donde se concentran bares y terrazas se llevarán a cabo planes sectorizados con medidas específicas que buscarán conciliar el negocio y el descanso.

980 sanciones en año y medio

Los datos se publicarán en la web del Ayuntamiento para que los ciudadanos puedan conocer los niveles sonoros asociados a actividades de ocio y a las fuentes de ruido nocturno, fundamentalmente aglomeraciones de gente en la vía pública, entrada y salida de bares, terrazas y música interior de los bares. Jesús Jiménez, representante de bares y discotecas de Hostemur, manifestó en el foro de ayer sus dudas sobre la baja económica en el contrato, ya que salió a licitación por 59.780 euros, y se ha adjudicado por 37.856 euros, por lo que pidió información sobre la empresa que realiza el trabajo y su experiencia.

Entre 2015 y lo que llevamos de 2016 el Ayuntamiento ha abierto 980 expedientes relacionados con molestias por ruidos, de los que 254 se referían a ruidos por actividades, como exceso de música en locales de ocio, molestias por aparatos de aire acondicionado, carecer de licencia para emitir música, y molestias procedentes de carpinterías, lavaderos, panaderías, supermercados, gimnasios, campanas y talleres. En estos casos, las sanciones oscilan entre los 601 y 12.000 euros, además de las correspondientes medidas correctoras para adecuar las emisiones a la normativa ambiental vigente. Sin embargo, las molestias por ruidos vecinales siguen siendo las más habituales (341 en 2015 y 272 en 2016), mientras que el resto de expedientes se refieren a actividades ejercidas con puertas o ventanas abiertas; megafonía en la vía pública; ciclomotores y motocicletas, y animales. En el caso de las molestias vecinales, que conllevan sanciones desde 90 a 400 euros, la mayoría (228) son por fiestas con música, gritos, obras fuera de horario o aparatos reproductores a gran volumen, mientras que 71 expedientes fueron por gritos, instrumentos musicales y alarmas; y 314 por música elevada en coches con puertas, ventanas y maleteros abiertos (por botellones).

El presidente de No Más Ruido presentó al Consejo una guía de buenas prácticas frente al ruido, que será estudiada. El representante de los bares de Atalayas, Marcos Martínez, pidió que el Consistorio fomente esta zona sin afección vecinal -pero sí hotelera-, y la de Mariano Rojas.

La oposición recela de la utilidad del Consejo, y pide que no se quede en propaganda del Gobierno para acallar las quejas por el proceso penal en Pérez Casas. Además, pide que no se meta todo el ocio en el mismo saco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos